publicidad
Manoel Belem, un físico brasileño que se encuentra entre los aspirantes latinoamericanos para irse a Marte.

Los 70 latinoamericanos que quieren colonizar Marte

Los 70 latinoamericanos que quieren colonizar Marte

Estos latinoamericanos pasaron a la segunda fase de la funcación que propone enviar colonos al planeta rojo.

Manoel Belem, un físico brasileño que se encuentra entre los aspirantes...
Manoel Belem, un físico brasileño que se encuentra entre los aspirantes latinoamericanos para irse a Marte.

Unos 70 latinoamericanos integran el millar de personas de todo el mundo que pasaron a la segunda fase de un largo proceso de selección de la fundación holandesa Mars One, que se propone enviar colonos al planeta rojo a partir de 2025 y sin posibilidad de regreso.

Hombres y mujeres de distintas edades de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Perú, República Dominicana y Uruguay están dispuestos a dejar sus estudios o trabajos en informática, periodismo o medicina, entre otras áreas, para asentarse en Marte, a 570 millones de kilómetros de la Tierra.

"Cuando uno tiene un espíritu científico nada mejor que esta oportunidad de conocimiento y de experimentación", aseguró a la AFP Manoel Belem, un físico brasileño de 58 años que vive en Sao Paulo y quiere ir a Marte "para alimentar el alma".

publicidad

Formado como piloto y redactor de un blog con crónicas en formato de poema, Belem se considera apto para ser uno de los 24 elegidos que Mars One espera enviar a Marte desde 2025, en grupos de cuatro astronautas y cada dos años. Para él, que rondaría los 70 años al momento del viaje, "no tiene mucho significado el que sea un viaje de ida".

A otro de los aspirantes en carrera, Yuri López, un uruguayo de 27 años exintegrante de una fuerza policial de élite que actualmente trabaja en una empresa de tecnología, tampoco le molesta la idea de no regresar.

"Me iría con unos 37 años, si estuviera entre los primeros cuatro, con un montón de cosas vividas, para terminar mis días en un horizonte completamente distinto", dijo. "La expansión del ser humano en el universo es fundamental".

Un proyecto que genera escepticismo

Pese al apoyo del holandés Gerard 't Hoofd, premio Nobel de física 1999, el proyecto de Mars One genera mucho escepticismo. Además de su costo, estimado en $6 mil millones de dólares, el proyecto Mars One, que lanzó a inicios de este año una campaña mundial de recaudación de fondos, se enfrenta a numerosos obstáculos.

Tras someterse a peligrosas radiaciones cósmicas durante el largo viaje, los primeros colonos no podrán regresar a la Tierra, deberán vivir en pequeños habitats, hallar agua, producir oxígeno y cultivar sus propios alimentos. Todo ello en un planeta que es un gran desierto, cuya atmósfera está constituida de dióxido de carbono y donde la temperatura promedio es de -63°C.

publicidad

Estas condiciones, sin embargo, no logran amilanar a los latinoamericanos preseleccionados, que debieron mostrar cinco cualidades clave para avanzar en el proceso de selección: resistencia, adaptación, curiosidad, habilidad para confiar en otros y creatividad.

Hasta ahora sólo ha habido misiones robóticas a Marte, todas llevadas a cabo con éxito por la agencia espacial estadounidense NASA. Curiosity, que llegó el 6 de agosto de 2012 y es el vehículo más sofisticado enviado hasta ahora a otro planeta, ya constató que Marte fue propicio para la vida microbiana en un pasado lejano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Como muchos niños en este país, Arlette Espaillat lucha para mejorar su nivel de comprensión de lectura. Esto es particularmente difícil para Arlette, ya que se mudó a Estados Unidos de la República Dominicana hace dos años, y todavía no puede leer al nivel que los expertos recomiendan para su grado. Esta es su historia.
publicidad