publicidad
Protestas por mapuches en huelga

Líder mapuche encarcelado reinvidica "vía de la confrontación"

Líder mapuche encarcelado reinvidica "vía de la confrontación"

"Queremos que se nos reivindiquen nuestras tierras, y si es necesario, lo haremos por la vía de la confrontación", aseguró un miembro de la cúpula mapuche.

Protestas por mapuches en huelga
Protestas por mapuches en huelga

ANGOL, Chile - "No buscamos negociar con el gobierno, queremos que se nos reivindiquen nuestras tierras, y si es necesario, lo haremos por la vía de la confrontación", aseguró a la AFP desde la cárcel donde cumple una condena de ocho años, Ramón Llanquileo, miembro de la cúpula del grupo radical mapuche Coordinadora Arauco Malleco (CAM).

La CAM, según el gobierno, estaría detrás de algunos de los incendios forestales que se registraron recientemente en el sur de Chile, uno de los cuales mató a siete brigadistas cuando combatían las llamas en un predio privado en la comuna de Carahue, en la región de La Araucanía, al sur de Santiago.

Para sindicar al grupo, el gobierno señaló contar con información de inteligencia y le dio validez a un comunicado de prensa difundido en medios locales, en el que la CAM se atribuye -antes de los incendios- el ataque a un helicóptero forestal.

publicidad

"Nosotros no provocamos los incendios en Carahue y en Quillón. El comunicado que reivindicó el ataque a un helicóptero no lo escribió la CAM. Nuestra gente afuera (de la cárcel) nos lo confirmó. La forma de escribir no se ajusta a nuestra línea", dijo Llanquileo, quien dijo no saber quiénes podrían ser los autores de los incendios.

Llanquileo, de 30 años, fue condenado el año pasado a ocho años de prisión junto a otros líderes de la CAM, José Huenuche y Jonathan Huillical, por el ataque a un fiscal y el robo de madera en 2008. El considerado líder de la organización, Héctor Llaitul, recibió una condena de 14 años por los mismos delitos.

Para los cuatro, el gobierno pidió la aplicación de una severa ley antiterrorista que data de la dictadura de Augusto Pinochet, aunque en el juicio no se pudo comprobar que actuaran como una "asociación ilícita terrorista", por lo que fueron condenados por delitos comunes.

Para exigir la abolición de esta normativa, aplicada casi exclusivamente contra indígenas mapuches en los últimos años y que hoy el gobierno volvió a invocar en la investigación por los incendios forestales, Llanquileo, Llaitul, Huenuche y Huillical protagonizaron el año pasado una huelga de hambre que se extendió por 86 días, en la que perdieron un promedio de 20 kilos de peso.

publicidad

Reclaman su restitución de tierras

Hoy todos cumplen sus condenas en la cárcel de la ciudad de Angol, un recinto penitenciario que cuenta con 475 reos y al cual la AFP accedió en un día de visita, tras pasar estrictos controles y sin la posibilidad de ingresar cámaras.

Llaitul no accedió a la entrevista por miedo a represalias.

Los mapuches -o gente de la tierra en su idioma original- son la principal etnia chilena. Reducidos hoy a unos 700 mil habitantes, sobre una población total de 16 millones de habitantes, tienen niveles de pobreza que doblan a los del resto de la población.

La mayoría de las comunidades reclaman la restitución de tierras que consideran suyas por derechos ancestrales y que hoy están en manos privadas, fundamentalmente de poderosas empresas forestales.

La CAM -creada en 1998- "recupera tierras que son mapuches, pero nosotros no atacamos a personas ni hacemos incendios¨, explicó Llanquileo, quien anadió que el grupo "defiende a su pueblo que ha sido golpeado y discriminado por los españoles y luego por el Estado chileno".

"Rechazamos la educación occidental, que coloniza a nuestros niños, no queremos la interculturalidad, no tenemos corrientes políticas ni simpatizamos con la izquierda, ni movimientos extranjeros, ni gobiernos socialistas en la región. Nos sustentamos solos", afirmó Llanquileo.

El dirigente mapuche, de tez morena, pelo negro y un daño permanente en el ojo derecho producto de un enfrentamiento con la policía, reveló además que "organismos de resistencia de la CAM" han estado detrás de decenas de tomas a predios privados donde se han "usado armas que han sido recuperadas", bajo la premisa de recuperar tierras que consideran propias.

publicidad

Luego de los incendios, denuncia Jose Huillical -el menor del grupo con 23 años y también presente al momento de esta entrevista- la policía de prisiones "realizó un violento allanamiento a las celdas y ha negado los permisos para dar entrevistas a la prensa".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad