publicidad

Ladrón fue condenado a asistir a misa

Ladrón fue condenado a asistir a misa

Un joven ladrón de un parroquia en un poblado de Chile fue condenado por un juez a asistir durante un año a misa.

Claudio Araneda, de 18 años, un estudiante de la sureña ciudad de Ercilla, a unos 700 kilómetros al sur de esta capital, deberá pintar la parroquia y asistir a misas dominicales durante un año por haber robado hace unos meses cuatro cilindros de gas.

Junto a dos amigos, menores de edad, sustrajeron las especies y las vendieron por el equivalente a unos 74 dólares.

Como el muchacho resultó conocido del párroco de la localidad, el sacerdote propuso la insólita condena, lo que fue acogido por el juez de garantía de Collipulli. Sus compinches no fueron imputados por ser menores.

"Hay que dar alternativas a los jóvenes para que reparen los daños", dijo el sacerdote en declaraciones al diario Las Ultimas Noticias de esta capital.Conforme con castigo

La pena, sin embargo, tuvo detractores por considerar que la fe no se puede usar para sancionar delitos, pero el fiscal de la causa, Ricardo Traipe, dijo que el muchacho estaba arrepentido y conforme con el castigo que se le aplicó.El castigo alternativo fue propuesto por el Ministerio Público y Araneda aceptó sin titubear a instancias de su abogado defensor.

De acuerdo a los antecedentes del proceso, el joven robó tubos de gas licuado, que la parroquia utiliza para su calefacción, y causó daños a sus instalaciones cuando la noche del 13 de abril volvía de una fiesta junto a sus amigos, en manifiesto estado de ebriedad.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad