publicidad
Hay en varios países de América Latina altas tasas de homicidios, por lo que si se comparase, podría decirse que la violencia en la región es una epidemia.

La violencia en América Latina es una 'epidemia', dice el secretario de OEA

La violencia en América Latina es una 'epidemia', dice el secretario de OEA

La violencia en algunos países de América Latina con altas tasas de homicidios puede ser comparada con una "epidemia", declaró José Miguel Insulza.

Hay en varios países de América Latina altas tasas de homicidios, por lo...
Hay en varios países de América Latina altas tasas de homicidios, por lo que si se comparase, podría decirse que la violencia en la región es una epidemia.

Ciudades peligrosas

SAN JOSÉ - La violencia en algunos países de América Latina con altas tasas de homicidios puede ser comparada con una "epidemia", declaró el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

Insulza dijo en San José que entre los 10 países donde se cometen más crímenes en el mundo "más de la mitad" están en América Latina y que si en las tasas de homicidios de algunas ciudades de la región se usaran los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se catalogaría como epidemia.

"Hay una cantidad de ciudades (latinoamericanas) en que (la violencia) es una verdadera epidemia que alguna vez debemos enfrentar", declaró Insulza al dictar la noche de este lunes una clase magistral en el Instituto Interamericano de Derechos Humanos, con sede en la capital costarricense.

publicidad

Ola criminal sin precedentes

América Latina vive "una ola de criminalidad como nuestra región no había conocido", dijo el secretario de la OEA.

Expresó que la OMS declara una epidemia cuando en un país una enfermedad causa más de 100 muertos por un millón de habitantes, y que los homicidios superan esa cifra en nueve ciudades de la región, que no especificó.

Insulza dijo que si bien América Latina no ha sufrido guerras prolongadas entre dos países desde que Bolivia y Paraguay se enfrentaron en la guerra del Chaco en la década de 1930, las cifras de homicidios cada año en algunos países superan a las de algunos conflictos bélicos.

Mejora relativa

Aunque evitó mencionar países o ciudades, dijo que si bien "en parte sí" ha mejorado la situación de los derechos humanos en Honduras luego del fin del régimen de facto que gobernó tras el golpe de Estado de 2009, la tasa de 59 homicidios por cada 100,000 habitantes en ese país pone en entredicho tales avances.

"Cuesta saber cuál es el origen" de tantas muertes en Honduras, afirmó Insulza, quien agregó que la violencia "atenta contra la seguridad, la salud y corrompe nuestra democracia" latinoamericana.

Violencia de género

Insulza, hizo también un llamado para que los países de la región mejoren sus mecanismos de lucha contra la violencia de género.

publicidad

Insulza manifestó que los Estados deben poner como "prioridad la promoción de los derechos de género hasta lograr sociedades con verdadera igualdad".

"La violencia contra la mujer en la región es una lacra que tenemos que esforzarnos por erradicar", añadió, y detalló que, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 40 por ciento de las mujeres del continente es víctima de violencia física, y el 60 por ciento sufre violencia emocional.

Enormes carencias

"Hay consenso político regional sobre este tema, pero muchas carencias en cuanto al acceso a la justicia de las mujeres", dijo Insulza.

"A pesar del reconocimiento formal de los Estados existe una gran brecha entre el problema y la calidad de la respuesta ofrecida, lo que se traduce en inseguridad, indefensión y desconfianza, además de la indeseable impunidad en estos casos", agregó.

Para el secretario de la OEA, el mayor problema en cuanto a la violencia contra las mujeres es la impunidad.

Por su parte, la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, manifestó que "la violencia contra la mujer está en el corazón de los derechos humanos y marca el pulso de los avances" de los países en democracia.

Grandes desafíos

"La violencia contra la mujer concentra los más grandes desafíos de nuestros Estados, desnuda las lagunas de nuestros sistemas judiciales, educativos y las brechas sociales", señaló.

publicidad

Chinchilla destacó la importancia de "reforzar los mecanismos de prevención, los programas para el tratamiento de los agresores y de mejorar los mecanismos de sanción y reparación" como métodos para disminuir la violencia de género en el continente.

La Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, conocida como Convención de Belem do Pará, se firmó en 1994 y compromete a los Estados partes a transformar las estructuras socioculturales que justifican, legitiman y perpetúan la violencia de género.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Terrorismo
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad