publicidad
Los medios oficiales como el Granma han ignorado la información sobre la encuesta en Cuba.          

La encuesta publicada ayer… que llegará a Cuba en una semana

La encuesta publicada ayer… que llegará a Cuba en una semana

Los medios oficiales ignoran el estudio de Univision y los independientes sufren las limitaciones tecnológicas

Los medios oficiales como el Granma han ignorado la información sobre la...
Los medios oficiales como el Granma han ignorado la información sobre la encuesta en Cuba.          

Dos de la tarde del 8 de abril de 2015: Univision publica una exclusiva encuesta realizada secretamente en Cuba con datos que por primera vez revelan lo que opinan los cubanos de la isla sobre política, el embargo, su visión de los líderes de la revolución… Segundos más tarde, medios nacionales e internacionales, en diferentes idiomas, se hacen eco de ella, y el hashtag #EncuestaCuba se vuelve trending topic.

publicidad

Mientras que en lugares tan alejados como Madrid, Washington u Oslo, la gente comenta sobre unos resultados que muestran el hartazgo de la sociedad cubana, a 90 millas al sur de Estados Unidos, justo en la isla objeto de estudio, los ciudadanos no tienen acceso a dicho sondeo, lo que confirma precisamente la situación que describe el sondeo: el apagón informativo que existe en Cuba, con una penetración de Internet que la sitúa en la cola de los países del continente. Tan sólo 16 personas de cada 100 pueden conectarse a la Red.

La realidad de la isla es tan kafkiana que incluso algunos de los redactores de los pocos medios que se hicieron eco del estudio (como 14ymedio, el sitio de noticias independiente de la bloguera Yoani Sánchez) desconocían este sondeo aún al día siguiente de su publicación.

“Yo ayer no pude entrar al  periódico”,  confiesa Luz Escobar, quien cubre aspectos culturales para dicho medio. “Tal vez los que están fuera de la isla la han podido leer, pero recuerde que aquí nosotros trabajamos offline”, se justifica.

Y si los periodistas independientes tuvieron dificultad para acceder a la información, es difícil pensar que llegara masivamente a la población: la televisión guardó total silencio y el Granma, el órgano de comunicación oficial del Partido Comunista, hoy salía a la calle son dos grandes titulares que ignoraban por completo el malestar revelado en las cifras.

publicidad

Esta sequía informativa es la que padece Oscar Elías Biscet, presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos, quien corrobora que “la información ha llegado solo a algunas personas, porque tienen en sus correos informaciones que les envían amigos”.

Las vías por las que se está distribuyendo la encuesta son escasas aunque, Biscet revela que los resultados fueron publicados por Cubanews, un pequeño folleto publicado por la SINA, la Oficina de Intereses de Estado Unidos en La Habana, que se distribuye “entre las personas que van allá”.

Métodos tradicionales

La inexistencia de una internet libre hace que la información fluya de manera paralela a los canales oficiales, alimentada por los datos que llegan desde el exterior que se difunden poco a poco, a través de conversaciones entre amigos y vecinos.

“La gente no tiene acceso a internet. Algunos cargan informaciones de Cuba y la hacen circular, pero eso se toma tiempo. Si la noticia de la encuesta salió ayer, quizás en una semana circule algo en la calle y la gente se entere”, explica Antonio Rodiles, disidente creador del proyecto Estado de Sats. “Aquí es muy baja la penetración de la información”, remacha.

“No me sorprendieron los resultados porque el cubano, cuando no hay una cámara, cuando no hay una identificación de alguien oficialista, realmente expresan su sentir libremente”, declara al teléfono la líder cubana Elsa Morejón.

publicidad

Estos tres opositores tuvieron ayer dificultad para poder conocer en profundidad todos los detalles de la encuesta. Rodiles pudo leer “muy poco de ella, porque es difícil abrir una página porque la conexión es lenta y el internet aquí es muy precario”. Biscet se informó gracias a un amigo con el que viajaba en el autobús.

Encuesta secreta a cubanos sobre los Castro /Univision

Precisamente, para acelerar el proceso de transmisión de la información, y vencer la falta de medios tecnológicos, este activista recurre a los métodos tradicionales: las conversaciones en espacios públicos.

“Lo que hacemos generalmente en el ómninbus es hablar alto para que las personas oigan. Muchas veces la gente se introduce en la conversación, comentamos estos temas para que la gente hable”, declara. Su percepción sobre el estado de la libertad de expresión entre la gente es muy similar al que se desprende del estudio: sólo dos de cada 10 encuestados tienen el valor de expresar libremente sus opiniones, frente a un abrumador 75% que declaró que se reprimía a la hora de expresar sus ideas.

“Aquí la gente ahora habla mucho, pero según el tema”, aclara, porque “la gente tiene mucho miedo. La gente habla de una crítica de un mercado, una cola… pero hablar del sistema o de las figuras, es más difícil. La gente hace críticas generales pero no específicas a las personas o el sistema”. “Generalmente en la calle la gente no habla de eso, uno oye de esto en los círculos opositores. En la calle la gente desconoce completamente estas cosas”, recalca Rodiles.

publicidad

¿Merece Obama estar bien valorado?

Ellos, que al menos brevemente pudieron acceder a los principales titulares, no están sorprendidos de que tanto Fidel Castro como su hermano Raúl no gocen de una gran aceptación entre los cubanos -ambos tienen una valoración negativa del 50% y del 48%, respectivamente- porque “cualquier ser humano estaría harto de dos personas que llevan tantos años en el poder”, sostiene Rodiles.

Mayor diferencia existe al interpretar los datos sobre la imagen tan positiva de la que disfruta Barack Obama, cuya apertura hacia Cuba ha traído “esperanza” para algunas personas y “desesperanza”, para otras, según Elsa Morejón, porque  “no creen que con el sistema actual vaya a haber mucha mejoría, ni económica ni política”.

Más crítico es Rodiles. Esa falta de acceso a la información cree que es la base de la fuerte aceptación del presidente estadounidense en Cuba. “ En el tema de Obama, creo que la gente no tiene mucha información”, sostiene para mostrar su sorpresa con ese 80% de personas que han manifestado una valoración positiva del presidente estadounidense que ha dado los primeros pasos para acabar con décadas de enemistad entre Washington y La Habana.

“Yo, en particular, no estoy a favor de las medidas que está tomando y la mayoría de la gente no tiene información” y explica esta alta aceptación porque “las personas creen que eso puede resultar, se ponen optimistas porque tienen que tener algo de optimismo porque si no aquí todo el mundo se suicidaría”.

publicidad

“La gente está cansada, desesperanzada: el pasado fue muy triste, el presente es difícil y el futuro es incierto. Lo que quieren es, sobre todo, irse, escapar. Para cualquier lugar”, resume Elsa Morejón. Efectivamente: el 55% de los cubanos quiere irse de la isla. Pero puede que de ello se enteren la semana que viene. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad