publicidad

La canción religiosa que ha puesto de cabeza a Brasil

La canción religiosa que ha puesto de cabeza a Brasil

Se llama “Yo creo en la juventud” y la visita del Papa por la Jornada Mundial de la Juventud disparó su popularidad.  Miles de personas lo bailan.

Suena en las bocinas de los autos, de los negocios y en las radios. Se acerca la llegada del Papa Francisco a Río de Janeiro y la canción religiosa “Yo creo en la juventud” ha puesto a vibrar al país. Con un ritmo súper pegadizo y una letra digna de cualquier hit musical, el tema se ha vuelto un boom de cara a la Jornada Mundial de Juventud.

Es tiempo de alegría y esperanza

Es tiempo de amar y ser amado

Es tiempo de soñar

Es de tiempo de compartir

De construir un mundo mejor

Con letra y música del intérprete religioso Nilton Junior, la canción lleva más de 50 mil page views solo en el canal oficial del músico en YouTube y en su versión en portugués. Es que, rodeado de países hispano-parlantes y de miles de peregrinos de América latina que viajan a Río de Janeiro para ver al Papa, el intérprete lanzó la semana pasada también una versión en castellano de su hit (ver video).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad