publicidad

Juicio a ex presidente de Costa Rica

Juicio a ex presidente de Costa Rica

El juicio, sin precedente en la historia del país, lo enfrenta Rafael Calderón Fournier por cargos de corrupción y desvío de fondos.

Este caso, nunca antes visto en el país centroamericano, consternó a la población desde 2004, cuando se revelaron irregularidades en un préstamo de $39.5 millones obtenido por la estatal Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) con el gobierno de Finlandia para la adquisición de equipo médico a una empresa de esa nación.Ahora, después de pasar incluso algunos meses en prisión preventiva entre 2004 y 2005, Calderón regresa a la palestra no solo por su inédito juicio, sino por sus abiertas aspiraciones a una nueva postulación presidencial para el 2010 al frente de la Unidad Social Cristiana (PUSC).En noviembre, tras cuatro años de investigación por parte de la Fiscalía, Calderón llegó finalmente a un tribunal penal para tratar de "limpiar su nombre"."Esto es algo tedioso, hay que tener una gran paciencia, sentarse a escuchar la cantidad de mentiras que dice la Fiscalía. Yo garantizo que todo lo que han dicho en relación a mí y la comisión de un delito es falso y no tienen una sola prueba que pueda demostrar lo que han afirmado", declaró el ex gobernante a la prensa el día que inició su juicio.¿Pago de favores?Calderón se vio envuelto en la polémica cuando la prensa sacó a la luz pública que el ex diputado del PUSC y entonces presidente de la CCSS, Eliseo Vargas, vivía en una mansión que era propiedad de la Corporación Fischel, uno de los principales proveedores del seguro social costarricense.Semanas después se reveló que la lujosa vivienda había sido parte de una "comisión" que Fischel pagó a diversos jerarcas de la CCSS y políticos a cambio de aprobar el préstamo con Finlandia, pues la empresa era la representante en Costa Rica de la compañía europea que vendió los equipos médicos.Pero el caso de Vargas, que era uno de los hombres más cercanos a Calderón, fue la punta del iceberg. La televisión local informó en septiembre de 2004 que Sultana Panamá, una sociedad de familiares del ex presidente, y controlada por él mismo, había recibido $520 mil provenientes de la Corporación Fischel.Calderón ha reconocido que recibió este dinero, pero sostiene que se trató del pago por una "consultoría política" que brindó a Fischel, y que por lo tanto son recursos legítimos.'Un plan delictivo'Por su parte, la Fiscalía asegura que el ex mandatario fue el artífice de un "plan delictivo" para promover y aprobar el préstamo finlandés con el objetivo final de beneficiarse con la comisión prometida por la corporación, mientras que el Estado deberá seguir pagando el crédito contraído por equipos que en muchos casos resultaron defectuosos o innecesarios.El juicio por corrupción y hurto de caudales públicos incluye, además de Calderón, a otros siete implicados, entre los que destacan Eliseo Vargas; el ex presidente de la Corporación Fischel, Walter Reiche, y otros ex funcionarios públicos y empleados de la empresa.Según la acusación de la Fiscalía, del crédito aprobado por el Congreso costarricense en 2001 para la compra del equipo médico a la firma finlandesa "Instrumentarium Medko Medical", Calderón, y el resto de sospechosos, repartieron cerca de $8 millones en comisiones."En el transcurso de este largo proceso verán como vamos con argumentos claros, pruebas efectivas, testimoniales, periciales y documentales, a destrozar todo lo que ellos (los fiscales) tratan de señalar como delito de mi parte", subrayó Calderón al inicio del juicio.La versión del ex gobernante es respaldada por Reiche, quien ha declarado que Calderón les brindó una "asesoría política" para agilizar los trámites del crédito, tanto en la CCSS, como en el Congreso, donde en efecto la ley para autorizar el préstamo se tramitó en un tiempo récord de solo tres días.Sin embargo, Vargas responsabilizó al ex mandatario del reparto de las comisiones, mientras ambos pertenecían al PUSC, que gobernó el país entre 1998 y 2006.Aunque se espera que el juicio se extienda al menos un año, Calderón insiste en que esto no le impedirá participar en política de cara a las elecciones de 2010, y que aun podrá "visitar comunidades en las noches y los fines de semana".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad