publicidad

José Miguel Insulza llegó a Honduras en busca de una salida diplomática a la crisis

José Miguel Insulza llegó a Honduras en busca de una salida diplomática a la crisis

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, recibió un no en Tegucigalpa. Corte se niega a restituir a Zelaya.

Analizan suspensión de OEA

TEGUCIGALPA - El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, dijo el viernes que no hay disposición en Honduras para restituir al depuesto presidente, Manuel Zelaya, quien decidirá si regresa al país en tales circunstancias.

Zelaya fue destituido el domingo tras un golpe de estado gestado por militares, arrestado y expulsado del país, desatando una dura critica de la comunidad internacional que exige el restablecimiento del orden constitucional en el país.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

Charla en vivo con otros hondureños

Insulza anunció la noche del viernes que "la OEA sigue reconociendo a Zelaya como el legítimo presidente de Honduras, donde se cometió una ruptura grave del orden constitucional".

Insulza expresó que la OEA decidirá el sábado si suspende o no a Honduras como miembro de ese organismo, día en que vence el últimatum de 72 horas (tres días) otorgado por unianimidad por los cancilleres de la organización reunidos de emergencia en Washington DC.

"Lamentablemente en Honduras no hay condiciones para el regreso de Zelaya", subrayó el diplomático.

Insulza se reunió durante hora y media con el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Honduras, Jorge Rivera, y con los magistrados de la Sala de lo Constitucional, quienes le reiteraron su rechazo a la exigencia de la OEA para que Zelaya sea restituido en el poder.

publicidad

Advertencia para Zelaya

La CSJ ratificó que el depuesto mandatario será arrestado en cuanto ingrese a Honduras, debido a que pesa una orden de detención en su contra por delitos como traición a la patria y usurpación de funciones.

Según el vocero de la CSJ, Danilo Izaguirre, la Justicia hondureña desafió a la OEA al advertirle que el organismo continental puede tomar la decisión que desee respecto a Honduras, pero la decisión de destituir a Zelaya no será echada atrás.

"Hagan lo que tengan que hacer", contestó el presidente de la CSJ cuando Insulza le presentó el ultimátum para restituir a Zelaya, junto con la advertencia de expulsión para el país en caso contrario.

La negativa a que Zelaya reasuma la Presidencia, de la que fue expulsado el domingo anterior por militares que lo enviaron al exilio, "es una decisión tomada y no hay marcha atrás", comunicó Rivera al jefe de la OEA.

De acuerdo con el vocero de la CSJ, los magistrados enfatizaron ante Insulza que las leyes hondureñas "no se manosean", por lo cual Zelaya no podrá volver a ejercer la Presidencia debido a que fue destituido por incurrir en delitos.

En busca de solución

Insulza llegó este viernes a Tegucigalpa, en una jornada en la que los seguidores y detractores del depuesto presidente Manuel Zelaya protagonizaron las manifestaciones más numerosas desde el comienzo de la crisis de Honduras.

publicidad

Insulza llegó hacia el mediodía al aeropuerto Toncontín de la capital hondureña a bordo de un avión de la Fuerza Aérea brasileña y en medio de fuertes medidas de seguridad.

Sin dar declaraciones a la prensa, inmediatamente se dirigió a la sede de la Corte Suprema.

Su entrevista con el presidente de esa institución, Jorge Rivera, duró más de una hora y ha sido el primer punto de la agenda de una visita que incluye a diputados y representantes de sectores sindicales y de la sociedad civil, de acuerdo a fuentes diplomáticas.

'Retornar a la normalidad'

Insulza busca que las autoridades que ejercen el poder desde el golpe de Estado contra el presidente Zelaya, el pasado domingo, "cambien lo que han estado haciendo" hasta ahora y "encuentren maneras de retornar a la normalidad", en un país sumido en una profunda crisis política desde entonces.

Zelaya fue detenido y expulsado del país por los militares el domingo, y ese mismo día el Congreso lo destituyó y nombró en su lugar a Roberto Micheletti.

Tras la llegada de Insulza, el nuevo canciller, Enrique Ortez, declaró a medios locales que la presencia del secretario general implicaba "un reconocimiento" del Gobierno de Micheletti, al subrayar que "el mundo sabe que (el secretario) está en Honduras y protegido por el gobierno" que detenta el poder desde el domingo.

publicidad

Ortez también declaró a Efe que si Insulza venía "a exigir la restitución del presidente Manuel Zelaya, mejor que no venga", porque eso "no es negociable".

Mientras tanto, y en un clima de mayor agitación en las calles que en días anteriores, miles de seguidores y detractores de Zelaya se congregaron en sendas manifestaciones multitudinarias.

Hondureños divididos

Cada uno de los grupos logró juntar a entre 10,000 y 15,000 personas para tomar las calles de forma pacífica, en la primera jornada en que ambos bandos han sido capaces de convocar en masa a la población.

Hasta hoy, los seguidores de Zelaya sólo habían congregado a unos centenares de seguidores, mientras que los partidarios del nuevo Gobierno habían reunido a unas 5,000 personas el martes.

Frente a la Casa Presidencial, con carteles de apoyo al presidente y lemas como "estamos con la paz y la democracia", y "viva la constitución", Micheletti encabezó la movilización de los detractores de Zelaya.

'Esto no es un golpe'

"Esto no es un golpe, esto no es un golpe", gritó Micheletti con el resto de manifestantes, a los que agradeció su apoyo a la "sucesión constitucional" que, según mantiene desde el domingo, tiene lugar en el país.

Los seguidores de Zelaya marcharon por las calles muy cerca de la sede de Gobierno, pero evitaron a la otra manifestación y de manera pacífica se dirigieron hacia la sede de la OEA para apoyar a los gremios y organizaciones que tienen previsto reunirse con Insulza.

publicidad

Allí aguardaron con pancartas en las que se podía leer "Queremos a Mel (Zelaya) ya", "Gorilas retírense del poder" y "Bienvenido Insulza, gracias por restituir a Mel como presidente".

Paralelamente, la premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, llegó a Tegucigalpa para acompañar a las organizaciones defensoras de los derechos humanos de Honduras.

A su llegada señaló que espera estar "el tiempo suficiente" en el país y que está abierta a conversar "con todos los que se acerquen", aunque evitó dar más detalles hasta que sostenga alguna entrevista con interlocutores que no precisó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad