publicidad

Jimmy Sánchez, el más joven a 700 metros bajo tierra

Jimmy Sánchez, el más joven a 700 metros bajo tierra

El más chico dentro de la mina fue Jimmy Sánchez. Y lo demostró al hacer alarde de fuerza e inocencia.

Quinta de '33 historias de esperanza'

El más chico dentro de la mina era Jimmy Sánchez. Y así fue como se comportó, como un chiquillo aficionado del fútbol y que no podía esperar más para fundirse en un abrazo con su padre tras pasar 69 días bajo tierra, y que tampoco podía aguardar para saber la suerte del equipo de sus amores, la Universidad de Chile.

Este es el quinto artículo de la serie "33 historias de esperanza" que serán publicados durante 33 días, con la vida de cada uno de los mineros rescatados en Chile.

Su padre, sabedor del amor que le profesa a este equipo, lo recibió ataviado con una playera del club, y con los brazos abiertos en el límite de la jornada de histórico rescate de los días 12 y 13 de octubre.

Jimmy estuvo dentro del primero de los tres grupos de mineros que salieron a la superficie; fue el último del sector de los considerados como hábiles.

Tiene 19 años de edad y su rostro no puede disimular su juventud.

“El 5 de agosto estaba perdiendo un hijo, hoy estoy ganando un hombre”, declaró su padre a la salida de Jimmy, de 19 años y con el mágico número cinco para salir de su refugio obligado.

Sin embargo, Sánchez a su edad ya es padre de un niño de apenas tres meses, y pretende casarse con su novia, Helen Ávalos, de escasas 17 primaveras.

Jimmy ya rindió su declaración ante el fiscal regional de Atacama, con la intención de aclarar qué fue lo que provocó lo que pudo convertirse en una de las peores tragedias mineras. Y lo que alcanzó a decir a la prensa, tras el asedio de los micrófonos sobre un joven inexperto, fue que pediría al presidente Piñera que la cápsula Fénix 2 --su paso de la oscuridad de la incertidumbre a la luz del rescate"se quedara en Chile.

publicidad

Razones tendría. Al interior de esa mina, Jimmy conservó buen estado de salud, quizá en mucho favorecido por la juventud de sus años. Pero también recibió una inyección de ánimo al recibir una camiseta firmada por los jugadores del equipo de fútbol de la Universidad de Chile.

Y al volver a la superficie, Jimmy llevaba en sus manos como el mayor de sus tesoros una bandera del equipo de su equipo, bien tatuada con la frase “Más que una pasión, un sentimiento”.

Al momento del accidente que le provocó a estos 33 vueltos héroes nacionales el encierro, el joven llevaba apenas algunos meses trabajando en la mina.

Ahora, a más de una semana de su vuelta a la vida "que no a la normalidad"mientras muchos de sus compañeros llaman la atención de médicos y prensa por sus problemas psicológicos o relaciones extramaritales, Jimmy parece recuperar gota a gota su vida, cumpliendo con el vaticinio de los médicos que aseguraron que solo se trataría de una cuestión de tiempo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad