publicidad

Intento de golpe de Estado en Ecuador; declaran estado de excepción

Intento de golpe de Estado en Ecuador; declaran estado de excepción

El presidente Rafael Correa calificó como "un intento de golpe de Estado" a las protestas policiales en Ecuador.

¿Correa está secuestrado?

QUITO - Cientos de policías se tomaron el jueves el principal cuartel policial de Quito y otros cuarteles en algunas ciudades como protesta por una nueva ley que les afecta y el presidente Rafael Correa denunció "un intento de golpe de Estado" y que agentes rebeldes buscaron secuestrarlo desde un hospital.

"Tienen prácticamente secuestrado al presidente", indicó Correa a periodistas al denunciar que policías rebeldes rodearon el hospital al que fue conducido tras ser agredido por los sublevados y dijo que intentaron ingresar por la fuerza a su habitación.

Correa consideró la revuelta policial como "un intento de golpe de Estado", y denunció que grupos rebeldes y opositores venían preparando la "conspiración" desde "hace mucho tiempo".

El gobernante acudió al hospital luego de denunciar que una bomba lacrimógena estalló cerca de sus ojos.

"Me quitaron la máscara para que me asfixie... Entonces me trajeron (a la clínica). En verdad que no podía respirar", aseguró el mandatario a los medios de comunicación. "Me tuvieron que ingresar al hospital... ¡Es impresionante nuestra fuerza pública: atacaron al Presidente!", añadió.

Saqueos de comercios

Ante la ausencia de policías en algunas ciudades, se reportaron saqueos de comercios.

publicidad

Miguel Carvajal, ministro de Seguridad Interna y Externa, informó que se declaró el estado de excepción y que las fuerzas armadas y las unidades de la policía garantizan el orden público

"No toda la policía está en una situación de insubordinación. Este tema de la insubordinación de la policía es de algunos sectores, y nosotros estamos tomando las medidas para garantizar la seguridad pública", agregó.

El secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, dijo en una rueda de prensa desde el Palacio de Gobierno que se declara el "estado de excepción por una semana" y que en ese periodo las fuerzas militares asumirán el control de la seguridad.

La medida obedece al ambiente de conmoción que se registra en el país a raíz de una protesta de policías que las autoridades del Gobierno han descrito como un intento de golpe de Estado.

Los sublevados 'serán castigados'

Mera subrayó que los "malos ecuatorianos que han violado la seguridad del Estado y han insultado el uniforme de la Policía nacional (...) serán castigados con todo el rigor de la ley".

Lo de menos, dijo Mera, "son los insultos", pues lo más grave es "el atentado a la democracia".

Precisó que el estado de excepción, de momento, no incluye un toque de queda, y remarcó que tampoco se ha suspendido "ninguna garantía constitucional".

publicidad

"Estamos sorprendidos por esto, que es un golpe de Estado, evidentemente, porque la Policía no tiene ningún motivo para que se subleve", agregó.

"No hay ninguna razón para un malestar, aquí es (hay) un golpe de Estado, que está siendo usado por enemigos del Gobierno, por enemigos de la República", subrayó Mera, que estuvo acompañado por varios ministros.

Además, indicó que varios colaboradores del Ejecutivo se dirigirán al hospital de la Policía para proteger a Correa.

Efectivos de la fuerza aérea procedieron a cerrar las instalaciones del aeropuerto de la capital, dijeron los medios de prensa. Una funcionaria del aeropuerto dijo telefónicamente a la AP que "las operaciones han sido suspendidas". Ella declinó identificarse por no estar autorizada para dar información.

En declaraciones a radio Sonorama, el ejecutivo del aeropuerto, Philippe Baril, dijo que alrededor de 300 militares cerraron las pistas del lugar, y que unos 700 pasajeros se han visto afectados por dicha medida, añadió. Tropas militares mantienen cerrado el aeropuerto, pero sin que se determinara de inmediato si fue para proteger sus instalaciones o en apoyo a la revuelta policial.

'Ingratos y bandidos'

En declaraciones a la prensa, Correa llamó "ingratos" y "bandidos" a los policías rebelados que rechazan la nueva Ley de Servicios Públicos, que les extiende de 5 a 7 años el tiempo para ser ascendidos y les quita algunos beneficios económicos.

publicidad

"Son unos ingratos, bandidos, nadie ha apoyado tanto a la policía como este gobierno", dijo Correa.

Con quema de llantas, bombas lacrimógenas y golpes, los agentes policiales se tomaron cuarteles policiales en Quito, Guayaquil y otras ciudades, cerraron las carreteras de acceso a la capital, según reportes de las radios y canales de televisión, que mostraron imágenes de los incidentes.

Partidarios también se manifestaron

Cientos de partidarios del gobierno se concentraron frente al palacio de Gobierno, en el centro de Quito, para apoyar a Correa, que desde uno de los balcones arengó a la multitud.

"Son unos ingratos, bandidos, nadie ha apoyado tanto a la policía como este gobierno", dijo Correa a la prensa.

"Si quieren matar al presidente, mátenme ... pero este presidente seguirá haciendo lo que tiene que hacer", gritó exhibiendo su pecho a los manifestantes.

Las radios y canales de televisión informaron que en varias ciudades los negocios cerraron para evitar robos y las actividades educativas fueron suspendidas hasta el próximo lunes en Quito.

Caos total en Guayaquil

En la segunda ciudad del país, Guayaquil, a 270 kilómetros al sur de Quito, se vive un caos total. Ante la ausencia de policías en las calles se registraron saqueos a tiendas y al menos a dos sedes bancarias. También se han reportado incidentes entre estudiantes de diferentes colegios.

publicidad

El Coronel, Joel Loaiza, jefe del comando de Guayas, afirmó a la prensa que "acá estamos en un caos... a pesar de que ya no hay mando ni control ... los policías están tratando de dar seguridad a la ciudadanía" .

Dorís Soliz, ministra Coordinadora de la política de Ecuador, exhortó a la ciudadanía "que respalde a su gobierno, que respalde la democracia".

"Este hecho de indisciplina va a ser controlado, esta siendo controlado...el gobierno está unido... los altos mandos están absolutamente respaldando la democracia".

El canciller Ricardo Patiño, en declaraciones a la cadena Telesur señaló que se trata de una "insurrección de algunos grupos de la Policía, que están mal informados".

Apoyo internacional a Correa

En tanto, el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) fue convocado a una reunión de emergencia el jueves para analizar la crisis en Ecuador, mientras líderes de la región expresaban su solidaridad al presidente Rafael Correa y a la democracia ecuatoriana.

Perú, además, ordenó el cierre de sus fronteras con Ecuador hasta que retorne la calma.

La OEA anunció en un comunicado que convocó a una reunión de urgencia en su sede en Washington para analizar la situación en Ecuador, donde cientos de policías tomaron el principal cuartel policial de Quito y otras sedes policiales en ciudades en rechazo a una nueva ley que aducen les quitará beneficios económicos.

publicidad

"Están tratando de tumbar al Presidente Correa. Alerta los pueblos de la Alianza Bolivariana! Alerta los pueblos de Unasur! Viva Correa!!", escribió el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en su cuenta de Twitter.

El presidente de Perú Alan García anunció que el cierre de la frontera con Ecuador hasta que se restablezca la autoridad democrática de Correa.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo que dialogó con su colega ecuatoriano y "le expresé al pueblo ecuatoriano, al orden constitucional y a la democracia en el Ecuador el más absoluto y total respaldo de parte de Chile y del gobierno de Chile".

Argentina, por su parte, "rechaza de manera categórica la sublevación de fuerzas militares y policiales que ponen en riesgo las instituciones democráticas en Ecuador", dijo a través de su cancillería.

En tanto, que España también dio su apoyo al gobierno de Correa.

En Costa Rica, la presidenta Laura Chinchilla dijo no estar al tanto de la situación, al explicar que conocía que Correa estaría en un hospital por una dolencia física. Sin embargo, adelantó que llamaría a su colega, quien fue uno de los mandatarios presentes en su toma de poder en mayo pasado. En agosto ambos sostuvieron una cita bilateral en Bogotá.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad