publicidad

Ingrid Virgen Lourdes rehenes

Ingrid Virgen Lourdes rehenes

Visitó el santuario de Lourdes en busca de un milagro que devuelva la libertad a los cautivos en la selva colombiana.

Al ritmo del 'Ave Marìa'

LOURDES, Francia - Ingrid Betancourt, que hace días calificó de "milagro" su liberación, imploró hoy a la Virgen, desde el santuario de Lourdes, para que haya otro, que devuelva la libertad a los cautivos que permanecen en la selva colombiana.

"Los rehenes necesitan tu fuerza (...). Haznos rápidamente el milagro de devolverles la libertad", dijo la ex rehén de las FARC en un mensaje a su "María, querida", desde la gruta de Massabielle, al suroeste de Francia.

La ex candidata a la Presidencia de Colombia, que lleva en la muñeca el rosario de cáñamo y botones que fabricó en su cautiverio, dio las gracias a la Virgen por "la oportunidad de estar aquí".

El pasado día 2, después de más de seis años de cautiverio en la selva, Betancourt fue liberada junto a otros 14 rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en una operación del Ejército colombiano.

"He esperado tanto este momento", dijo hoy Betancourt, que proclamó tres veces "te quiero" a la Virgen.

María fue "fundamental" para ella en la selva: en el ambiente de "soledad espiritual" en que se hallaba y rodeada de "enemigos agresivos", la "única persona" a la que podía "hablarle, interiormente, era la Virgen", ha explicado en diversas ocasiones desde su llegada a Francia hace ocho días.

publicidad

La ex rehén, que descubrió la Biblia y la Virgen durante su secuestro, se recogió en dos iglesias emblemáticas de París el pasado domingo y el mes próximo será recibida en Italia por el Papá.

Betancourt, que llegó el viernes a Lourdes con su madre, sus dos hijos y su hermana tras una semana de torbellino mediático y de homenajes en París, fue a rezar hoy sola en la capilla de la Adoración antes de acudir con sus familiares a la gruta de las apariciones de la Virgen en torno al mediodía.

Rezó el "Ave María" por los rehenes y la libertad, junto al obispo de Lourdes, Jacques Perrier, y puso las manos en la roca de la gruta, como hacen los peregrinos en este santuario, que celebra este año el 150 aniversario de las apariciones de la Virgen a Bernadette Soubirous.

Bajo la lluvia

La visita de Betancourt, seguida por una nube de fotógrafos y cámaras bajo una lluvia diluviana, estuvo rodeada de un impresionante despliegue policial, pero no interrumpió la procesión de peregrinos, entre los que su presencia generó mucha curiosidad. Hubo quienes la aplaudieron al reconocerla de inmediato, mientras que otros, como un grupo de chinos, preguntaron quién era.

En una breve declaración a la prensa, en francés y español, tras su visita a la gruta, explicó que había venido a "dar las gracias" y "pedir por la liberación" de los que siguen cautivos en la selva.

publicidad

"Pienso en todos los que quedaron" y que necesitan "una voz" que hable de ellos, indicó.

Su hijo, Lorenzo, dijo a Efe que es "un momento muy emocionante".

"Pensamos evidentemente en los rehenes que siguen en la selva: en los 25 'políticos' y los muchos otros", señaló el joven.

El obispo de Lourdes, por su parte, indicó que explicó a Betancourt cómo transcurren las cosas en el santuario y que ella hizo todos los ritos de los peregrinos en la gruta, tal como hará el papa Benedicto XVI en su visita a Lourdes el próximo septiembre.

Monseñor Perrier se declaró sorprendido de que, después de más de seis años en la selva, Betancourt pareciera tan acostumbrada a moverse dentro de una multitud, como la que hoy se veía en Lourdes.

A juicio del obispo, hay "tres pilares muy fuertes" en Betancourt que son "la fe, la familia y su compromiso".

La ex cautiva, que almorzó con Perrier y autoridades de Lourdes, emprendió por la tarde viaje de regreso a París para seguir su cruzada por la liberación de sus compañeros de cautiverio.

En su reunión mañana en París con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se prevé que le pida que España siga implicándose en los esfuerzos por los rehenes.

También se reunirá con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien, al igual que Zapatero y cuarenta y tantos jefes de Estado o Gobierno, asistirá en París al lanzamiento de la refundación de la relación entre Europa y el sur del Mediterráneo.

publicidad

El lunes, Betancourt recibirá la Legión de Honor de manos del presidente francés, Nicolas Sarkozy, después del desfile militar de la fiesta nacional de Francia en los Campos Elíseos al que está invitada, como los líderes participantes en la "cumbre de París por el Mediterráneo".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad