publicidad

Ingrid está viva

Ingrid está viva

La ex candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt "escribe mucho", "se enfrenta" a su secuestradores y "no llora jamás".

Atados con cadenas al cuello

PARÍS, Francia - La ex candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt "escribe mucho", "se enfrenta" a su secuestradores y "no llora jamás", según John Frank Pinchao, el policía que se fugó tras casi nueve años en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Entrevista con la madre de Betancourt

"Ella no llora jamás, es demasiado fuerte para eso. No exterioriza el dolor", asegura Pinchao en una entrevista en el semanario francés "Paris-March" efectuada en un hospital de Bogotá donde está ingresado.

Señaló que la vida de secuestrado en la jungla es muy dura: Cambian de emplazamiento cada seis meses aproximadamente, permanecen recluidos en un recinto de unos 10 metros cuadrados "como los cerdos" y sufren la "infamia" de ser atados con cadenas al cuello todas las noches "como animales salvajes".

"¡En absoluto!. Es, incluso, el mayor enemigo de los guerrilleros. Les habla duramente y no duda en afrontarlos", aseguró.

Los guerrilleros "la tratan como a los otros (secuestrados), es decir, mal, y a veces, incluso más brutalmente, precisamente debido a su enorme fuerza de carácter", añadió.

Pinchao desmintió rotundamente que Betancourt haya tenido una relación amorosa con Alfonso Cano, uno de los principales comandantes de las FARC.

publicidad

Dijo que ha pasado con Betancourt, a la que considera su "amiga", los últimos dos años y nueve meses.

Asilo político

Según Pinchao, hacían gimnasia juntos y ella le daba cursos de francés, aunque dice que lo único que aprendió a decir es "je t'aime" con la esperanza de poder decírselo a una mujer cuando recuperase la libertad.

Sus custodios -añadió- son "muy jóvenes e insensibles", y "no manifiestan ningún sentimiento por el dolor de sus rehenes".

El día comienza siempre con el ritual de levantarse a las 5 de la mañana para escuchar el programa de radio en el que los familiares de los secuestrados les mandan mensajes.

Ahora que ha recuperado su libertad, Pinchao desea conseguir "asilo político en algún sitio" porque tiene miedo por su familia.

En el campamento, del que Pinchao huyó el pasado 28 de abril, quedaron los estadounidenses de Keith Stansell, Thomas Howes y Marc Gonsalves, el ex senador Luis Eladio Pérez, y siete oficiales y suboficiales de la Policía Nacional, además de la ex candidata colombiana, todos parte del grupo de 56 rehenes de los rebeldes que las FARC quieren canjear por guerrilleros presos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad