publicidad

Incidente campo Argentina

Incidente campo Argentina

Un bloqueo de camioneros complicó el conflicto que mantienen con el Gobierno desde hace casi tres meses.

Forcejeos y tensión

BUENOS AIRES - Un camionero de la provincia argentina de Córdoba fue detenido hoy durante un bloqueo de ruta para reclamar que se ponga fin al conflicto entre el Gobierno y el campo, lo que derivó en forcejeos e insultos con la Policía.

Luego de los incidentes, los camioneros decidieron bloquear totalmente la carretera 8, lo que generó una extensa fila de buses y vehículos, en medio de un clima de tensión.

Mientras, productores rurales continuaban a 1.25 millas de allí con uno de los cortes parciales de rutas que llevan adelante en varios puntos del interior del país, en el marco del conflicto que mantienen con el Gobierno desde hace casi tres meses.

El incidente de Córdoba se añade a otros ocurridos en los últimos días a raíz de los bloqueos de carreteras que realizan los dueños de camiones de transporte de cereales, que piden al campo y al Gobierno el fin del conflicto para volver a trabajar.

En algunas de las decenas de cortes de rutas se produjeron forcejeos entre productores rurales y choferes de camiones, quienes por las protestas tardan días en realizar trayectos que normalmente hacen en horas.

Además, un camionero fue herido ayer con un arma blanca cuando participaba de una protesta en la localidad bonaerense de Roque Pérez, por lo que se recuperaba en un hospital de la zona.

Para evitar nuevos incidentes, numerosos efectivos se apostaron esta mañana en los alrededores de la protesta de camioneros.

publicidad

Por su parte, la Mesa de Enlace conformada por las cuatro mayores asociaciones del campo anunciaron el viernes que en la medianoche de hoy levantarán las protestas y la huelga comercial que realizan en rechazo a la presión fiscal sobre el sector, la cual consiste en no comercializar granos con destino a la exportación.

Las asociaciones levantarán el paro con el objetivo de retomar el diálogo con el Gobierno durante una reunión convocada para este lunes por el defensor del Pueblo, Eduardo Mondino, a quien recurrieron las entidades para que oficie de mediador con el Gobierno.

Sin embargo, el secretario argentino de Agricultura, Javier de Urquiza, manifestó el viernes que el Gobierno no acepta "ningún tipo de mediación".

Cristina no da un paso atrás

Frente a este panorama, las bases del sector rural se resisten a suspender las medidas de fuerza sin ver que haya "realmente un camino hacia la solución", indicó hoy el vicepresidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Juan Echevarría, en declaraciones radiales.

El dirigente anticipó incluso que los productores de esa provincia seguirán mañana sin dejar pasar a los camiones con granos, aunque las bases de Entre Ríos definirán las medidas a seguir durante una asamblea que se realizará hoy en la ruta 14.

En tanto, productores de la provincia de Santa Fe resolvieron anoche no acatar la decisión de los máximos dirigentes del sector, con lo que continuarán allí con la huelga y los bloqueos parciales de la carretera 9.

publicidad

Sin embargo, el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati, confió hoy en que tanto los productores como los transportistas "lentamente irán descomprimiendo la situación" y abandonarán las rutas en las próximas horas.

De todas formas, consideró que la reanudación del diálogo "será muy difícil" si no se discute sobre la aplicación de las retenciones móviles, que hicieron estallar el conflicto.

En declaraciones publicadas hoy, la presidenta argentina, Cristina Fernández, afirmó que "las retenciones a la soja no se negociarán" y aclaró que "el Gobierno ha hecho ya las correcciones que debía hacer a la primera resolución sobre las retenciones".

El conflicto se inició el 11 de marzo pasado, cuando el Gobierno impuso un nuevo esquema tributario para las exportaciones de granos, que movió al campo a realizar bloqueos de rutas y tres huelgas comerciales, solo interrumpidas por dos períodos de tregua en los que las negociaciones no fructificaron.

Por los bloqueos de carreteras, que llevan tres días consecutivos, prácticamente está en jaque el transporte de ómnibus de pasajeros y también corre peligro la distribución de alimentos hacia los centros urbanos.

La prensa asegura hoy que el conflicto derivó en un descenso de expectativas y en un incremento del temor de la población, por lo que bajaron el mes pasado un 11 por ciento las ventas con tarjetas de crédito, mermó la venta de propiedades, camionetas y maquinarias, las tasas de interés subieron entre 5 y 8 puntos, y el sector turístico sufrió pérdidas millonarias.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad