publicidad
Una mujer recibe cantidad racionada de papel hiegiénico en un automercado administrado por el gobierno venezolano.

Hoteles venezolanos piden a huéspedes traer su propio papel higiénico

Hoteles venezolanos piden a huéspedes traer su propio papel higiénico

“Tenemos más de un año que no tenemos papel higiénico, jabón, cualquier tipo de leche, café y azúcar”.

Una mujer recibe cantidad racionada de papel hiegiénico en un automercad...
Una mujer recibe cantidad racionada de papel hiegiénico en un automercado administrado por el gobierno venezolano.

Por: Manuel Rueda 

La escasez de productos en Venezuela ha llegado a tal extremo, que algunos hoteles de ese país les están pidiendo a sus huéspedes que lleven su propio jabón y papel higiénico, denunció un vocero del gremio turístico de ese país.

En Mérida, un estado del occidente de Venezuela conocido por sus bellas montañas, los pequeños hoteles se ven en aprietos para suplir sus cuartos con lo más básico. Esta lucha se intensifica al iniciar las vacaciones de Semana Santa, una de las temporadas de mayor actividad turística.

“Vivimos una situación extrema” dice Xinia Camacho, dueña de una posada de 20 habitaciones en las faldas del parque nacional Sierra Nevada. “Nosotros tenemos más de un año que no tenemos papel higiénico, jabón, cualquier tipo de leche, café y azúcar”, denunció la hotelera.

publicidad

Según Gerardo Montilla, presidente de la Cámara de Turismo de Mérida, la escasez golpea más fuerte a los hoteles pequeños sobre todo durante esta intensa temporada.

“Me han llegado comentarios de cinco hoteles que se encuentran en esta situación, en la que sugieren a sus huéspedes que lleven su propio papel toilet,” Montilla dijo a Univision por vía telefónica. “Nosotros estamos en el eje fronterizo a solo dos horas y media de Colombia, y a allá se llevan muchos productos [venezolanos] porque allá se venden por un precio más alto.”

Montilla explicó que las cadenas hoteleras se ven forzadas a comprar sus productos a revendedores en el mercado negro, donde el precio de algunos insumos es hasta seis veces más alto. Para los hoteles pequeños sin embargo, estos precios no siempre son accesibles lo que obliga a algunos establecimientos a trabajar con grandes restricciones.

Xinia Camacho se reúsa a buscar productos para su hotel en el mercado negro.

“En el mercado negro usted tiene que pagar 110 ($0.50) bolívares por un rollo de papel toilet que costaría 17 bolívares en un supermercado,” señaló.

Pero dice que cuando el papel higiénico y otros insumos llegan a los mercados legales, las filas son interminables.

“Yo no puedo hacer una fila de 4 horas para que me vendan 8 rollos de papel que no me alcanzan para nada, y tampoco voy a entrar a la corrupción del mercado negro,” dijo la hotelera.

publicidad

Desde hace tres meses Camacho les pide a sus clientes que lleven su propio papel higiénico.

Pero ahora eso también se está complicando ya que se le prohíbe a los venezolanos llevar ciertos productos de una parte del país a otro, en un esfuerzo por combatir el contrabando.

Esto quiere decir que a los clientes de Camacho que vienen de otras partes de Venezuela, se les podría confiscar su papel higiénico, antes de que lleguen al hotel.

“Es una situación absurda,” dice la hotelera.

Los hoteles merideños no son los únicos que han presentado quejas por la escasez.

Antes de las vacaciones de carnaval, el Concejo Superior de Turismo, una entidad que opera  a nivel nacional, también reportó que algunos hoteles en el oriente de Venezuela piden a sus huéspedes que lleven su propio papel higiénico.

Hasta el momento, el gobierno central no ha respondido a estos reclamos.  

En Mérida, el gobierno local rechaza las afirmaciones de la cámara de turismo y acusa a la entidad de liderar una “campaña de desprestigio y difamación” contra el estado.

El gobernador del estado, el oficialista Alexis Ramírez  incluso ha amenazado con demandar a Gerardo Montilla, y a la cámara de turismo por hablar sobre la escasez de productos.

“Nosotros hasta ahora no tenemos ninguna información ni por la vía formal, ni  siquiera por mensajes de Twitter, señalando esa situación,” dijo Ramirez el jueves.

publicidad

Camacho por su parte, afirma que en los 18 años que ha operado su hotel, nunca ha visto un problema de escasez tan grave.  La crisis económica la ha obligado a ser más creativa y a usar ingredientes locales en el restaurante de su posada.

“No tenemos casi carne o pescado de mar, que se pide mucho en semana santa,” señaló. “Entonces cocinamos trucha y pato, y cordero, que sí se produce acá en Mérida.”

A pesar de las dificultades Camacho y su pareja, Peter Lauterbach, han podido sobrevivir la crisis. Pero esta hotelera no se siente optimista sobre el futuro de su país.

“Yo amo a Mérida y amo a Venezuela, pero no puedo ser irresponsable y yo no le puedo decir a un turista extranjero que venga para acá,” opinó. “Desde que el turista baja del avión entra en una situación absoluta de riesgo”.

La escasez de productos no es el único reto que enfrentan los turistas en Venezuela.  El país, liderado desde 1999 por un gobierno socialista, ha visto crecer sus índices de inseguridad y ahora tiene la tasa de homicidios más alta de Suramérica. 

Además, Venezuela cuenta con un sistema de control de cambios que hace que pagar con tarjeta de crédito o sacar dinero de un cajero sea muy caro para los turistas extranjeros. Para evitar los altos cargos de la tasa de cambio oficial, el turista extranjero debe llevar grandes cantidades de dólares en efectivo, y cambiarlos por bolívares en el mercado negro.

publicidad

Para la versión en inglés de esta historia haga click aquí 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad