publicidad

Honduras se juega su futuro

Honduras se juega su futuro

Los hondureños acudirán a las urnas este 29 de noviembre de 2009 en medio de la incertidumbre y tensión.

Los candidatos

Los hondureños acudirán a las urnas este 29 de noviembre de 2009 en medio de la incertidumbre y tensión desatadas por el derrocamiento de Manuel Zelaya, con la esperanza de resolver la crisis política y ver un futuro alentador para su país.

Aunque algunos esperan que los resultados electorales sean la salida a esta crisis, otros se encargan de desacreditar el proceso que se organizó antes de la ebullición del conflicto. Sin embargo, nadie sabe qué pasará con Honduras después del tan esperado domingo de elecciones.

Los candidatos que luchan por Honduras son: Porfirio Lobos del Partido Nacional; Elvin Santos del Partido Liberal; Felicito Ávila, ex dirigente obrero por el Partido Democracia Cristiana; Bernard Martínez, ex dirigente sindical por el Partido Innovación y Unidad; y César Ham, seguidor de Zelaya, por Unificación Democrática.

"Hay un panorama de optimismo porque, lógico la gente esta preocupada por lo que ha pasado en los últimos meses  y diversas organizaciones están llamando a la población a ejercer su derecho al voto", aclaró Senén Villanueva, rector de la Universidad San Pedro de Sula.

Todos los candidatos, excepto Ham, apoyaron el golpe de Estado, se oponen al retorno de Zelaya al poder y la publicidad de sus campañas está basada en ofrecer a los hondureños empleo, seguridad, educación y salud.

publicidad

"Las propuestas son más viables porque fueran hechas antes de lo que pasó el 28 de junio en nuestro país, pienso que pudiesen hacer un análisis más a fondo y hacer una propuesta no en base a lo que sentían antes sino en base a las necesidades que están surgiendo en el pueblo y eso ha llegado a plantear algo más real y menos político", aseguró Gerardo Núñez, experto en política de la Universidad San Pedro de Sula en Honduras.

En medio de la presión internacional por la declaratoria de que no reconocerían los comicios hasta que Zelaya no fuera restituido, los favoritos de la planilla, Lobos y Santos, han mostrado su interés porque se resuelva esta crisis e incluso han expresado su preocupación porque no se reconozca el triunfo de el ganador.

"El principal reto es que sea un éxito las elecciones y que las mismas se den con la transparencia que Honduras requiere en este momento histórico", explicó Villanueva.

¿Polarización política?

"Estamos todos expectantes de ese día, porque mientras unos creen que con las elecciones sería  la salida, hay otros del grupo de Zelaya e incluso analistas independientes que dicen que la polarización va a continuar en tanto Zelaya no sea restituido. Eso es lo que la facción de él dice, que aún con las elecciones no sería suficiente para que exista la tranquilidad y paz total en este país", dijo Eris Gallegos, reportero experto en política del diario La Tribuna, de Honduras.

publicidad

"Debe haber mucha influencia de la izquierda en el mundo en el sentido de que no aceptan lo que pasa en Honduras y tratan de mostrar que haber sacado al presidente fue un error. Y posiblemente haberlo sacado del país lo fue, no se puede expatriar a un hondureño, pero nuestra sociedad no entiende por qué lo quieren de vuelta", comentó a Univision.com Luis Enrique Raudales, académico de la Universidad Tecnológica de Honduras.

Aunque la crisis fue en principio política, no tardó en llegar al nivel social. Miembros de una misma familia, vecinos, compañeros de trabajo se han enfrentado por defender a sus ideales, sin darse cuenta de que han puesto en juego la paz de su país.

"Están derribando el orden, estamos viendo incremento de delitos y de violencia ciudadana que nunca habíamos tenido, al punto que ahora estamos entre los países más violentos del mundo con un alto índice de secuestros y de asesinatos. Es lo peor que nos ha pasado, además de  los choques internos. No habíamos tenido pleitos tan marcados, a diferencia de lo que se veía con el presidente Zelaya", aseguró Raudales.

Principales retos

Los expertos coincidieron en que el principal reto del  próximo presidente será unir al pueblo que ahora está enfrentado.

"Tiene que volver a unir a la familia hondureña, y sobre todo a la familia liberal que es donde se han dado dos grupos diferentes en cuanto a opiniones y propuestas propias que estaban unidas antes del 28 y ahora están separadas.  El reto es volver a tener la credibilidad del pueblo en haber elegido un presidente que rija en nuestra nación y pueda llevar al país por el buen camino", explicó Núñez.

publicidad

Las relaciones de Honduras fuera del país también están en juego. La comunidad internacional mostró su desacuerdo por la expulsión de Zelaya e incluso algunos le han retirado el apoyo económico y comercial a la nación centroamericana. Se ha llegado al grado de retirar a algunos embajadores extranjeros y suspender visas.

"Las relaciones no se han deteriorado sólo con los vecinos, sino con el resto del mundo; creo que recomponerlas también es algo que está en juego. En nuestro país la paz va a venir a través de las elecciones y, en cuanto a afuera, en la medida en que se reconozcan y se acepten las elecciones, va a haber apertura esperanzadora para el pueblo de Honduras", comentó Núñez.

El tema educativo también debe llamar la atención al futuro mandatario de Honduras.

"El gobierno tiene que tomar muy en serio este tema. Nuestra población es eminentemente joven, un 50% de la población está entre los 15 y 29 años. Hay  muchos riesgos con el tema de darle calidad educativa a la gente. Este año tuvimos un año tormentoso en cuanto al sistema educativo, el problema de los paros, las huelgas, los docentes que no daban clases por toda la situación política que se dio", explicó Ana Bertha Rodríguez de la Universidad José Cecilio del Valle en Honduras.

¿Y Zelaya y Micheletti?

publicidad

Ante la incógnita de los dos principales actores políticos de esta crisis, el futuro político de cada uno suele ser incierto.

"Aquí se estila que después de las elecciones al presidente en función ya nadie "le para bola", ya nadie le hace caso. Sin embargo, es difícil aventurarse a hacer una predicción. Lo único cierto es que, más allá del resultado, probablemente va a quedar demostrado el deseo de los hondureños de un cambio, de respirar nuevos aires y de que se asuma otro gobierno, y por supuesto esto automáticamente le daría validez al candidato ganador.  Sería una muestra de que no quieren ya ni a Micheletti ni a Mel Zelaya. Los dos pasarían a la historia", comentó Jessica Figueroa, reportera del diario La Prensa, de Honduras.

Lo que tampoco es predecible es que pasará con Honduras después del 29 de noviembre. "Yo creo que una herida de esta naturaleza va a ser difícil quitarla", finalizó Raudales.

4.7 millones pueden votar

El Tribunal Supremo Electoral anunció que, con una población de 7.7 millones de habitantes, Honduras tiene habilitados para los comicios a 4.7 millones de ciudadanos. Sin embargo esto también representa algunas dudas.

"Las estadísticas en los procesos electorales desde el 81 para acá que se han sucedido cada cuatro años, ha sido notorio el abstencionismo. Para este periodo están contados 4.7 millones de hondureños mayores de 18 Años, pero dentro de ese padrón electoral hay aproximadamente todavía un millón de hondureños registrados pero que no viven en Honduras, sino en el exterior, la mayoría de ellos en los Estados Unidos. Entonces el padrón electoral es hasta cierto punto irreal desde el punto de vista estadístico, puesto que es obvio que esa gente no va a votar", indicó Gallegos.

publicidad

La democracia y el futuro de Honduras están en juego.

"El reto es modernizarse no postergar lo que había ya desde el siglo 19 cuando el presidente Morazán buscaba la modernización del país, y estos siguen siendo hasta nuestros días, en los inicios del siglo 21, los retos de Honduras. Un país que es muy vulnerable a su desarrollo económico y social y en lo político", finalizó Adalberto Santana, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Los jóvenes dreamers dicen que con la situación que vive EEUU y la nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda de dinero para poder realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les pueda costar su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
publicidad