publicidad

Honduras se hunde en la crisis desatada tras el golpe de estado

Honduras se hunde en la crisis desatada tras el golpe de estado

Tras el fracasado intento de retorno de Zelaya, Honduras se hunde en una crisis política que puede conducir al país a una guerra...

Encuentro con Clinton

TEGUCIGALPA - Un día después de que el depuesto presidente Manuel Zelaya intentó llegar a Tegucigalpa para retomar el poder, Honduras se hunde en una crisis que comenzó la madrugada del domingo 28 de junio -cuando el ejército dio un golpe de estado- y que, a juicio de analistas, puede conducir al país a una guerra civil.

Luego del fracasado intento, el gobierno de facto de Roberto Micheletti anunció el envío de una comisión a Washington para dialogar con la administración de Barack Obama, pero un vocero del Departamento de Estado pidió que el grupo regrese a Tegucigalpa porque no será recibido por las autoridades estadounidenses. Simultáneamente, Zelaya viajó rumbo a Washington donde, dijo, se reunirá el martes con la Secretaria de Estado Hillary Clinton.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

Charla en vivo con otros hondureños

Tras una reunión la noche del domingo en San Salvador entre Zelaya y los presidentes de El Salvador, Mauricio Funes; de Argentina, Cristina Fernández; de Paraguay, Fernando Lugo; y de Ecuador, Rafael Correa; además del Secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y del Presidente de la Asamblea General de la ONU, embajador Miguel D'Escoto, el siguiente paso anunciado es la capital estadounidense.El propio Zelaya dijo a un grupo de periodistas en Managua que viaja la noche del lunes a Estados Unidos a reunirse con la secretaria Clinton y con otros funcionarios del gobierno de Obama.

publicidad

"Estamos saliendo hoy (lunes) a las 19:00 horas locales (01:00 GMT) para Washington a una entrevista con el departamento de Estado y además a una entrevista con la secretaria Hillary Clinton", indicó Zelaya en improvisadas declaraciones a la prensa en un centro comercial de la capital nicaragüense.

Poco antes, una fuente oficial hondureña citada por la Agencia Mexicana de Noticias ( Notimex) había confirmado el viaje , pero no dio detalles.

A su vez, el Secretario General de la OEA anunció en la capital salvadoreña que "seguirán los esfuerzos" para reinstalar a Zelaya como Presidente de Honduras, pero no explicó los pasos que dará la Organización.

Como una película

El avión que lo condujo desde Washington a Tegucigalpa -un jet ejecutivo con matrícula venezolana propiedad de la empresa Citgo- ingresó sin autorización del gobierno interino a espacio aéreo hondureño e intentó dos aterrizajes en la pista del Aeropuerto Toncontín. No pudo hacerlo porque tropas del ejército apostaron soldados y cruzaron camiones militares para impedir el arribo.

Como si se tratase de un film bélico al puro estilo de Hollywood, Zelaya emitió órdenes desde el cielo para que las tropas no escucharan las ordenes emitidas por el gobierno de facto y le permitieran el descenso, y recuperar el poder que le quitaron la semana anterior.Pero los soldados no escucharon -no tenían cómo- y Zelaya continuó su errático viaje, primero a Managua, Nicaragua -donde se entrevistó con el Presidente Daniel Ortega- y después a San Salvador, donde lo esperaban Fernández, Correa, Lugo, Funes e Insulza.

publicidad

Atrás, en Tegucigalpa, sonaban los disparos, las bombas lacrimógenas y los gritos de miles de simpatizantes del depuesto mandatario que exigían su regreso, y las órdenes de militares y policías que reprimieron las manifestaciones de júbilo y rabia a la vez, al tiempo que un niño ya muerto con un disparo en la cabeza era trasladado a un hospital para que los médicos intentaran revivirlo.

¿Debería el depuesto presidente Manuel Zelaya intentar nuevamente regresar a Honduras? Comente aquí.

Serias acusaciones

"Los criminales no pueden dirigir un país", sostuvo Zelaya, arropado por la solidaridad socialista del anfitrión Funes, de Fernández de Kirchner, de ex obispo católico Lugo, de Correa y del ex canciller chileno Insulza, quien aseguró estar dispuesto a proseguir "todas las gestiones diplomáticas que correspondan para obtener el objetivo", que no es otro que "cumplir con las normas que todos los países han adoptado"."Nuestra tarea va a seguir siendo buscar todos los medios diplomáticos posibles para restablecer al presidente Zelaya", subrayó Insulza con su característica voz ronca.

Mientras la OEA afina los detalles de su nueva estrategia, el presidente interino Roberto Micheletti trató de ganar tiempo y construir un puente para sostener un diálogo con Washington.

Representantes de su gobierno viajaron el lunes a Estados Unidos para intentar abrir una puerta de comunicación con los países de la OEA sobre la crisis política que vive el país por el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya.Fuentes de Tegucigalpa confirmaron el viaje de la comisión, dijo la Agencia Española de Noticias ( EFE), pero no precisaron quiénes la integraban, ni detallaron sus actividades en Washington.

publicidad

Filtración de nombres

Según medios locales, entre los miembros de la comisión figuraban los ex cancilleres hondureños Guillermo Pérez-Cadalso y Leónidas Rosa Bautista, y el candidato presidencial de la Democracia Cristiana para las elecciones de noviembre próximo, Felícito Ávila.La comisión viajó en un avión privado desde el aeropuerto de Tegucigalpa, escenario el domingo del fallido intento de regreso de Zelaya, el que sigue cerrado por órdenes del gobierno de facto.

El embajador de Honduras en Estados Unidos, Roberto Flores Bermúdez, confirmó desde Washington a la radio HRN de Tegucigalpa que la OEA dio "una respuesta positiva" a la propuesta de diálogo hecha el domingo por el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Honduras, Jorge Rivera.

Flores Bermúdez indicó que él se iba a sumar a la comisión, pero no dijo quiénes son los demás integrantes, y subrayó que las vías del diálogo "están abiertas".

De qué hablarían

El diálogo previsto el lunes entre la comisión de Micheletti sería entre representantes de "los poderes del Estado de Honduras y una delegación de representantes de Estados miembros de la OEA junto con funcionarios de menor rango de la Secretaría General" de ese organismo, según la propuesta enviada el domingo por el presidente de la CSJ al representante de la OEA en Tegucigalpa, Jorge Miranda.

publicidad

La carta indicó que "una vez que las conversaciones alcancen el nivel apropiado, la Secretaría General elevaría el rango de su representación".

Además, "mientras el diálogo de buena fe esté en curso no han de producirse actos o situaciones que puedan poner en peligro la paz social de la República y comprometer el esfuerzo en las conversaciones", puntualizó la nota.

Micheletti  propuso el diálogo el sábado, horas después de que la OEA suspendiera a Honduras por negarse a reinstalar a Zelaya en el poder.

El mandatario de facto no es reconocido por la comunidad internacional, mientras que la OEA, según la resolución que sanciona al país, continuará las gestiones diplomáticas para resolver la crisis en Honduras.

El país hierve

Simultáneamente, simpatizantes de los presidentes Zelaya y Micheletti anunciaron este lunes nuevas movilizaciones, las que pudieran desembocar en desórdenes similares o peores a los registrados el domingo en los alrededores del aeropuerto y que terminaron con un saldo de dos muertos y decenas de heridos y detenidos.

A diferencia de lo actuado hasta ahora, los seguidores de Zelaya anunciaron un cambio en su estrategia para protestar. "Nuestra decisión es seguir la movilización", dijo el lunes a The Associates Press Rafael Alegría, del Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado. "La lucha es que se vaya (el presidente interino Roberto) Micheletti y regrese Zelaya", afirmó.

publicidad

Alegría agregó que su grupo decidió realizar menos concentraciones callejeras en la capital y se han girado "instrucciones para que se hagan tomas de carreteras, bloqueo de transporte de combustible y mercaderías, y cierre de fronteras, entre otros".

Ante la advertencia de la continuación de las actividades callejeras, el canciller del gobierno interino, Enrique Ortez, dijo a la radio colombiana Caracol que "la Constitución lo garantiza y, si son manifestaciones pacíficas, tienen el perfecto derecho de ser".

"Solo hay una cosa que no es negociable, es el regreso del ex presidente Zelaya", subrayó el jefe interino de la diplomacia hondureña.

Apoyos a Micheletti

En respuesta al anuncio de Alegría, simpatizantes del gobierno interino de Micheletti también comenzaron a concentrarse este lunes en diferentes sectores de la capital para continuar con las manifestaciones callejeras.

De acuerdo al último balance de la policía, las protestas de las últimas horas han dejado dos muertos y más de 30 heridos.

Uno de los fallecidos, Isis Obed Murillo Mencía, de 19 años, murió el domingo de un impacto de bala en la cabeza cuando intentó saltar la cerca metálica del aeropuerto internacional. El gobierno ordenó investigar las circunstancias en que ocurrió el deceso.

Tras el deceso, Zelaya pidió a las Fuerzas Armadas de su país que bajen sus rifles y no los apunten contra sus hermanos.

publicidad

"Yo llamo a los soldados de la patria que nacen de las propias entrañas del pueblo y los llamo con el grito de batalla que hizo el arzobispo ("scar) Arnulfo Romero aquí en El Salvador cuando decía: 'Soldados ustedes son hijos de El Salvador no maten, no persigan a los propios salvadoreños'", afirmó.

Cientos de arrestados

Unas 820 personas han sido detenidas en Tegucigalpa y en otras dos ciudades vecinas por incumplir el toque de queda decretado desde la semana pasada por la crisis política que vive Honduras, informó una fuente oficial.

El portavoz de la Policía, Germán Rivera, dijo a periodistas que las detenciones se registraron en los últimos días y que la mayoría han sido liberados.

Agregó que los detenidos suman 771 en Tegucigalpa, 24 en Sabanagrande y 25 en Talanga, municipios cercanos a la capital hondureña, donde ayer decenas de miles de manifestantes se concentraron frente al Aeropuerto Toncontín para exigir el regreso del depuesto presidente Manuel Zelaya.

Al final de la protesta se produjo un enfrentamiento entre militares y manifestantes que pretendían ingresar a la pista para facilitar el aterrizaje del avión venezolano en el que pretendía arribar Zelaya, que dejó dos muertes y una decena de heridos, según fuentes oficiales.

A raíz de los incidentes, el Gobierno de Micheletti extendió el toque de queda de las 18:30 a las 05:00 hora local (00.30 a 11.00 GMT).

publicidad

Llamado de la ONU

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió el lunes la restauración, bajo los auspicios de la OEA, del "orden constitucional" en Honduras.

La OEA debe asumir "un papel de líder para encontrar una solución pacífica gracias a la cual se pueda restaurar el orden constitucional", dijo Ban, preguntado en una conferencia de prensa.

El jefe de la ONU, que se declaró "muy entristecido por la pérdida de vidas humanas" en la represión de los partidarios del presidente derrocado, subrayó que "todo cambio inconstitucional de poder es inaceptable".

El secretario general evocó un "principio fundamental de la democracia", al señalar que "cuando un líder ha sido elegido según procesos legales, constitucionales, su autoridad y su mandato a la cabeza del país deben ser protegidos".

Por otra parte, Ban llamó a las nuevas autoridades, dirigidas por el jefe de Estado designado Roberto Micheletti, a "proteger las vidas humanas, la seguridad de todos los ciudadanos que deben poder expresar su voluntad libremente sin ser intimidados, sin ser amenazados".

EU cerró la puerta

Pocas horas después de conocerse el envío a Washington de la comisión de Micheletti para entre otros objetivos para dialogar con el gobierno estadounidense, Ian Kelly, vocero del Departamento de Estado, dijo a periodistas que la administración del presidente Obama "pidió su regreso".

publicidad

Kelly dijo desconocer reportes sobre el eventual viaje a Washington de una delegación proveniente de Honduras con el propósito de buscar un acercamiento con la administración estadounidense.

Dicha delegación estaría encabezada por el ex presidente de Honduras y líder del Partido Liberal, Carlos Flores.

Paso "infructuoso"

En ese mismo sentido, el vocero dijo que cualquier intento del gobierno de facto por buscar acreditar un representante ante la Casa Blanca resultará infructuoso.

"Quien quiera que este representando a un régimen que no reconocemos, tendrá muchas dificultades para obtener credenciales", precisó en rueda de prensa.

La respuesta aludió al ahora ex embajador hondureño ante la Casa Blanca, Roberto Flores, quien de acuerdo con algunos reportes, estaría preparando su retorno a Washington como representante del gobierno de facto.

Temor latente

El vocero renovó el llamado de su gobierno tanto al gobierno de facto como a los simpatizantes de Zelaya en Honduras a fin de evitar situaciones que puedan avivar las tensiones.

"Deploramos el uso de la fuerza contra manifestantes en Tegucigalpa en los días recientes, y una vez mas llamamos al gobierno de facto y todos los actores a abstenerse de todo acto de violencia", dijo Kelly.

Llamó también a los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) a actuar "individual y colectivamente" para proteger y mejorar el bienestar de los hondureños.

publicidad

Kelly justificó también la suspensión de Honduras del sistema interamericano adoptada el sábado por le Asamblea General de la OEA, aunque dijo que su gobierno "lamenta la necesidad de este medida".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad