publicidad

Haitianos a la espera de noticias de sus familiares

Haitianos a la espera de noticias de sus familiares

Mientras la ayuda mundial va camino a Haití, cientos de personas siguen a la espera de noticias de sus seres queridos.

Esperanzas entre las cenizas

HAITI - Mientras la ayuda mundial va camino a Haití, donde los muertos siguen llenando las calles por el terremoto del martes, Alourrde Pierre esperaba desesperada en un centro comunitario de Miami novedades sobre sus padres y 15 hermanos que viven en Puerto Príncipe.

Si tienes video del terremoto de Haití envíalo aquí

Un llamado de ayuda para Haití

Sus niños le preguntaban que le pasó a la abuela, pero ella no tenía una respuesta.

"Es tan difícil saber", dijo Pierre, de 37 años. "¿Qué podemos hacer?".

Esta es una situación que se repite entre muchas de las cerca de 800 mil personas de ascendencia haitiana que viven en Estados Unidos, desesperadas por información sobre sus seres queridos tras el terremoto.

En medio del desastre surgen esperanzas cuando alguna llamada es contestada en Haití y se hallan a familiares a salvo, pero la mayoría de llamadas, mensajes de texto y mensajes electrónicos no son contestados debido a que no está funcionando el sistema que enlaza las diferentes redes telefónicas.

El Departamento de Estado norteamericano estableció un número gratuito, 888-407-4747, al que la gente puede llamar pidiendo información sobre familiares en el país devastado. El gobierno avisa que puede que algunas personas escuchen un mensaje grabado si es que hay una fuerte cantidad de llamadas.

publicidad

Estados Unidos movilizó una ayuda militar masiva para asistir a las víctimas y anunció que barcos, helicópteros, aviones de transporte y una unidad de 2 mil infantes de Marina viajan rumbo al empobrecido país o están preparándose para partir.

Manos a la obra

La comunidad haitiana de Florida, la más numerosa fuera de su país, se movilizó conmocionada para socorrer a los miles de damnificados del terremoto que asoló el país y que ha causado una tragedia de proporciones "inimaginables".

La conocida como Pequeña Haití, ubicada en el corazón de Miami, un barrio que alberga los colores, sonidos y tradiciones de la isla antillana, despertó hoy con la tristeza reflejada en sus calles y gente.

"No hay palabras para expresar nuestro dolor tan profundo. Todo está destruido allí (Haití), edificios desplomados, gente en las calles... la catedral y el palacio nacional hundidos...", dijo Robes Charles, sacerdote católico haitiano de la Archidiócesis de Miami.

Charles pidió encarecidamente a los residentes de Florida que recen por el pueblo haitiano y que apoyen por medio de donaciones a la Archidiócesis la urgente labor de ayuda a las miles de víctimas del sismo.

"Por ahora estamos recogiendo dinero, pero se va a necesitar medicinas y equipo médico", agregó el sacerdote, quien indicó que la gran mayoría de los miembros de la comunidad haitiana de Florida tienen familiares que viven en Puerto Príncipe, la capital.

publicidad

La comunidad de haitianos residentes en Estados Unidos supera el millón, del que más de 200 mil viven en el estado de Florida, aunque no se contabilizan los indocumentados.

"Es una catástrofe, la peor catástrofe ocurrida nunca en una nación caribeña", aseguró por su parte el médico haitiano Rudy Moise.

Moise explicó con la voz quebrada que el número de víctimas mortales a causa del terremoto pude superar los cientos de miles y se quejó amargamente de que todavía el país no se había recuperado de los últimos desastres naturales sufridos.

El médico residente en Miami señaló que todavía disponen de escasa información sobre la situación y que algunos miembros de la comunidad haitiana han podido comunicarse con sus seres queridos en la isla, mientras que a otros les ha resultado imposible.

"Nosotros estamos buscando a algunos primos que todavía no han aparecido", indicó compungido, al tiempo que resaltó la necesidad de transporte y envío de agua y sangre para transfusiones que tiene la población haitiana.

Solidaridad mundial

El gobernador de Florida, Charlie Crist, expresó  su solidaridad con los afectados y aseguró que el estado se encuentra "listo para ofrecer su asistencia a los haitianos golpeados por el devastador terremoto".

En un comunicado, Crist indicó que la División del Control de Emergencias del estado ha notificado al Departamento de Estados de EU su disposición para "ayudar de cualquier manera posible".

publicidad

"Nuestros corazones y oraciones están con ellos", agregó.

En Haití, su presidente, René Préval, señaló que los fallecidos en el país podrían ser cientos de miles, mientras que edificios importantes de Puerto Príncipe, entre ellos el Palacio Nacional, el Parlamento, hospitales y escuelas se han venido abajo.

Centenares de sepultados podrían encontrarse bajo los escombros de los numerosos edificios desplomados en la ciudad, que cuenta con cuatro millones de habitantes.

Para atender las necesidades más inmediatas de los damnificados, la organización "Step by Step" del condado de Broward, al norte de Miami, trasladará esta tarde en un avión cedido por la Guardia Costera de EU un cargamento de agua embotellada y equipo médico.

La fundadora de la organización, Liliane Stransky, comentó que resulta esencial mantener una acción coordinada para no enviar artículos que no sean de primera necesidad a Haiti, la nación más pobre del hemisferio occidental.

Además, prosiguió, un equipo de médico de la Universidad de Miami (UM) se encuentra ya en Haiti para participar en las tareas de socorro.

Por otro lado, los congresistas cubanoamericanos Lincoln y Mario Diaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen pidieron al presidente estadounidense, Barack Obama, que se le conceda el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los haitianos residentes en Estados Unidos.

publicidad

En una carta dirigida a Obama, los legisladores republicanos solicitaron ayuda humanitaria inmediata al pueblo haitiano y la concesión del TPS a los haitiano que viven en Estados Unidos.

"Estados Unidos debe parar las deportaciones de haitianos, tras la crisis que se ha producido en ese país devastado" por el terremoto, indicó Ros-Lehtinen.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad