publicidad

Guillermo Solórzano y Salín Sanmiguel fueron liberados por las FARC

Guillermo Solórzano y Salín Sanmiguel fueron liberados por las FARC

Guerrilla colombiana de las FARC libera a dos rehenes

Reencuentro con la familia

BOGOTÁ -  La guerrilla de las FARC liberó este miércoles en el sur de Colombia al mayor de la policía Guillermo Solórzano y al cabo del ejército Salín Sanmiguel, quienes se reencontraron con sus familiares en el aeropuerto militar de Bogotá.

Solórzano y Sanmiguel, entregados a una misión humanitaria en una zona rural de la provincia de Cauca (sur), llegaron a Bogotá vestidos con sus respectivos uniformes, y de inmediato se fundieron en abrazos con los suyos.

A Sanmiguel, de 25 años, le esperaban su esposa Angélica y sus dos hijas Tatiana y Samanta, con las que caminó por la pista, cargadas cada una en un brazo, hasta una sala donde se reunieron en privado.

Solórzano, de 34 años, era esperado también por su esposa Julia María, que se le arrojó en brazos apenas descendió del avión, y su hija Laura Sofía.

Siempre encadenado

Antes de llegar a Bogotá, en el lugar donde fue entregado, el mayor de la policía contó a la televisora Caracol que durante los tres años y medio de su secuestro estuvo siempre encadenado, aparentemente porque intentó una fuga.

Sin embargo, ni en Cali (500 km al suroeste de Bogotá), el primer punto al que llegaron, ni en Bogotá ofrecieron más declaraciones.

Estas dos personas debían haber quedado en libertad el pasado domingo, pero el operativo para buscarlos falló porque la misión humanitaria, que integran la ex senadora Piedad Córdoba, delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y del comité Colombianos y colombianas por la paz, recibió coordenadas erradas del lugar de la entrega, según dijo el gobierno.

publicidad

Sólo el patrullero de la policía Carlos Ocampo quedó en libertad en ese operativo que debía recogerlos a los tres.

Solórzano fue secuestrado en junio de 2007 y Sanmiguel en mayo de 2008.

La guerrilla había publicado un comunicado más temprano este miércoles aseverando que "desde el momento en que se hizo el anuncio de la liberación (8 de diciembre) no han cesado los combates diarios con el Ejército en la zona donde permanecen" los rehenes, al reiterar su disposición a ponerlos en libertad.

El operativo humanitario contó con la autorización del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que ordenó un cese de acciones militares por 36 horas en la zona para permitir la entrega.

El martes, el gobierno de Santos pidió a la guerrilla "no hacer shows mediáticos" y dejar en libertad a los otros uniformados que mantiene en su poder.

Última fase

Las liberaciones de Solórzano y Sanmiguel son la última fase de un operativo que comenzó la semana pasada y que permitió, entre el 9 y 11 de febrero, que también los concejales Marcos Baquero así, como  Armando Acuña y Henry López quedaran en libertad.

Tras estas liberaciones, las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal guerrilla del país con unos 8,000 combatientes, mantiene cautivos al menos a 16 policías y militares a los que considera "canjeables" por sus guerrilleros presos, y a cerca de un centenar de civiles secuestrados por motivos económicos.

publicidad

Córdoba, que desde 2007 ha mediado en la liberación de 20 rehenes de las FARC, se había mostrado confiada al inicio de este proceso de liberaciones de que todos los uniformados podrían ser entregados a mediados de año, e incluso pidió autorización para hablar con la guerrilla en busca de un diálogo de paz.

Santos rechazó permitir acercamientos con la guerrilla, y exigió la liberación de todos los rehenes.

Estas últimas liberaciones fueron anunciadas por las FARC como un gesto hacia Córdoba, destituida de su curul en el Congreso en noviembre de 2010, luego de que la Procuraduría (justicia administrativa) la sancionó por considerar que se había extralimitado en su papel de mediadora y tenía vínculos con la guerrilla.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad