publicidad

Guatemala, lista para los comicios presidenciales

Guatemala, lista para los comicios presidenciales

El general retirado Otto Pérez Molina aspira por segunda ocasión consecutiva a convertirse en presidente.

Otto Pérez Molina es el favorito

GUATEMALA - El general retirado Otto Pérez Molina aspira por segunda ocasión consecutiva a convertirse en el primer presidente de Guatemala procedente de las Fuerzas Armadas desde que se instauró la era democrática, en 1986, con su propuesta de "mano dura".

Este ex miembro del grupo de elite Kaibil del Ejército, que se especializó en temas políticos y de inteligencia, por su formación militar y su propuesta de "mano dura" figura como favorito en los sondeos de la mayoría de los guatemaltecos, que lo consideran el más capacitado para reducir la violencia que agobia al país.

Nació en la ciudad de Guatemala el 1 de diciembre de 1950, en el seno de una familia de clase media, y desde sus inicios en las filas castrenses, a los 16 años, cuando ingresó a la Escuela Politécnica, hasta su retiro 30 años después, ocupó los más importantes puestos de la estructura militar, excepto el de Ministro de la Defensa.

Desde 1971 está casado con la maestra Rosa María Leal, con quien tuvo a sus hijos Lisseth y Otto Pérez Leal.

Éste último, además del nombre, heredó de su padre la vocación militar, carrera en la que llegó a capitán del Ejército, y ahora, en la vida política, busca ser elegido alcalde del municipio de Mixco, uno de los más grandes e importantes del país.

publicidad

Tras causar baja en las filas castrenses, Pérez Molina fundó el Partido Patriota (PP), una agrupación integrada por exmilitares y figuras identificados con las tendencias más radicales de la derecha guatemalteca, con el objetivo de llegar al poder por la vía de las urnas.

Perdió ante Álvaro Colom

En las elecciones de 2003 fue elegido diputado, y en las de 2007 perdió por unos pocos miles de votos ante el socialdemócrata Álvaro Colom, de la Unidad Nacional de la Esperanza.

Alumno destacado de la Escuela de las Américas, la academia estadounidense creada en Panamá para adiestrar a los militares del continente en técnicas contrainsurgentes, durante los años más cruentos de la guerra interna que vivió Guatemala entre 1960 y 1996, Pérez Molina estuvo destacado en el área de Ixil.

Esa fue unas de las regiones más conflictivas y escenario de sangrientas matanzas de civiles atribuidas a las Fuerzas Armada.

Sin embargo, aunque hubo denuncias de que supuestamente participó en violaciones a los derechos humanos, ninguna acusación ha sido comprobada y él asegura tener las "manos limpias" respecto a la represión militar.

Como parte de su carrera militar, Pérez Molina, conocido durante la guerra como "Comandante Tito", se destacó como oficial de operaciones y de inteligencia, paracaidista y instructor de Kaibiles, una fuerza de lucha antiguerrillera creada en Guatemala en 1974 y considerada una de las más "letales" de América.

publicidad

En 1982, con el grado de capitán, fue clave para el relevo del general golpista José Efraín Ríos Montt, y en 1993, siendo coronel, encabezó un movimiento militar contrario al autogolpe de Estado promovido por el presidente Jorge Serrano Elías (1991-1993).

Fue jefe de la temida dirección de Inteligencia Militar (G2), y del desaparecido Estado Mayor Presidencial (EMP) en el gobierno de Ramiro de León Carpio (1993-1996), unidades a las que se les atribuyen cientos de violaciones a los derechos humanos.

El sistema de la 'mano dura'

En representación del Ejército, durante el gobierno del presidente Álvaro Arzú, Pérez Molina negoció y suscribió los acuerdos de paz con la guerrilla guatemalteca que en 1996 pusieron fin a la guerra interna de 36 años.

Ese mismo año fue Inspector General del Ejército y entre 1998 y 2000 estuvo en la Junta Interamericana de Defensa, en Washington.

Pérez Molina promete seguridad y justicia mediante una estrategia de "mano dura".

Además, se propone impulsar el desarrollo económico para generar empleo y contrarrestar la pobreza que afecta al 51 por ciento de los 14.4 millones de habitantes que tiene Guatemala.

Como candidata a la vicepresidencia, Pérez Molina eligió a la diputada Roxana Baldetti, la secretaria general y cofundadora de su partido, quien en la última legislatura se destacó como la más férrea opositora de la administración de Colom.

publicidad

Según las encuestas, Pérez Molina es quien más posibilidades tiene de convertirse en el séptimo presidente electo en las urnas de la era democrática de Guatemala, y el primer militar en regresar al poder desde 1986, cuando se puso fin a la racha de gobiernos militares en este país.

Segunda vuelta

Aunque las últimas encuestas otorgan el triunfo  a Pérez Molina,  vaticinan una segunda vuelta con el empresario Manuel Baldizón.

Según el más reciente estudio, publicado por el diario Prensa Libre, ubica a Pérez Molina, candidato del derechista Partido Patriota (PP), con el 42.6 por ciento de la intención de voto de los guatemaltecos.

Esa suma no le alcanza a Pérez Molina para hacerse de la primera magistratura del país para lo que, según la legislación electoral de Guatemala, necesita del 50 por ciento más uno de los votos válidos a su favor.

Detrás de Pérez Molina, con una diferencia de 19.2 puntos, el estudio ubica al abogado populista Manuel Baldizón, del partido Líder, con una intención de voto del 23.4 por ciento, suficiente para disputarse la Presidencia del país en una segunda ronda electoral con el general retirado.

En tercera posición, pero ampliamente rezagado respecto a los dos primeros lugares, aparece el académico de derechas, Eduardo Suger, del partido Creo, con una intención de voto del 12.6 por ciento.

publicidad

Hasta medidos de agosto pasado, cuando Sandra Torres quedó definitivamente fuera del proceso, todas las encuestas las ubicaban en la segunda posición con porcentajes de entre 14 y 19 por ciento.

La exesposa del presidente, Álvaro Colom, no ha manifestado su apoyo a ninguno de los tres candidatos punteros.

Baldizón, el populista que ofrece pena de muerte, becas y Mundial de Fútbol

Los singulares ofrecimientos con los que Manuel Baldizón busca convencer a los guatemaltecos para que lo elijan presidente del país, lo pintan como el candidato más populista.

A pesar de que análisis económicos, políticos y hasta deportivos coinciden en asegurar que la mayoría de las promesas que este abogado, empresario y político hace a los electores son inviables, en lugar de dar marcha atrás en sus ofertas, Baldizón las incrementa.

El candidato ofrece, por ejemplo, eliminar todos los impuestos y establecer uno solo del cinco por ciento que pagarían todos los ciudadanos por igual; dar becas de estudio a todos los niños y jóvenes pobres; aplicar la pena de muerte a los delincuentes para reducir la violencia; llevar a la selección de fútbol a un campeonato Mundial y otorgar una decimoquinta paga anual a todos los trabajadores.

Garantiza también que ampliará los programas de combate a la pobreza que inició la administración del presidente Álvaro Colom, así como que creará una Guardia Nacional en la que fusionará a la Policía Nacional y al Ejército, y que su Gobierno estará integrado solo por "cristianos creyentes".

publicidad

Nacido en la ciudad de Flores, la cabecera del norteño departamento de Petén, el 6 de mayo de 1970, este disidente del oficialismo y fundador y máximo dirigente del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), ocupa la segunda posición en las encuestas.

Bajo el lema de "Solo la familia unida salva a Guatemala", Baldizón participa por primera vez como candidato presidencial con la exprimera dama del país Raquel Blandón, quien fue esposa del expresidente Vinicio Cerezo (1986-1990), como candidata a la vicepresidencia.

El competidor más joven

Baldizón, el más joven de los candidatos presidenciales, se licenció de abogado y notario en la evangélica Universidad Mariano Gálvez de Guatemala, y se doctoró en derecho en la estatal Universidad de San Carlos.

También concluyó las maestrías en Gestión de Organizaciones y de Administración de Negocios en la Universidad de Valparaíso (Chile), y cursó estudios de postdoctorado en la Universidad de Salamanca (España), donde se especializó en Derecho Parlamentario y Derecho en Comercio Internacional.

Además, en 2009 cursó la especialización en Administración Pública en la Escuela de Administración Pública L-ENA, de París.

En las elecciones de 2003 fue elegido diputado al Congreso por la Unidad Nacional de la Esperanza, partido con el que se reeligió en 2007 y del que se desligó unos años después por discrepancias con la entonces primera dama del país, Sandra Torres.

publicidad

Junto a un grupo de diputados y líderes del partido oficial Baldizón fundó Líder, organización con la que ahora pretende llegar a la Presidencia.

Los estudios de educación media los cursó en el instituto militar Adolfo V. Hall de la ciudad de Guatemala.

Es miembro fundador de la Academia de Filosofía y Teoría del Derecho; catedrático universitario, coordinador de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Mariano Gálvez, e investigador ad honorem del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Su más significativo aporte entre 2004-2008 como diputado en el Congreso fue haber impulsado la aprobación de la Ley del Programa del Adulto Mayor, que otorga una pensión mensual a los mayores de 65 años que no gozan de cobertura social.

Baldizón está casado con Rosa María Vargas con quien tiene dos hijos, Manuel Antonio y Jorge Eduardo.

Mujeres, pieza clave

Por primera vez en la historia política de Guatemala, las mujeres son protagonistas en un proceso electoral: por ser mayoría, por la polémica participación de algunas y porque la vicepresidencia del país quedará en sus manos.

La frustrada candidatura presidencial de la ex primera dama Sandra Torres, que después de una larga batalla legal quedó fuera de la contienda, y la participación de la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, en representación de la izquierda y que según los sondeos no tiene ninguna posibilidad de triunfo, ilustran la polémica y la tenacidad femenina en esta campaña electoral.

publicidad

Según el padrón electoral, el 51 por ciento de los más de 7.3 millones de guatemaltecos aptos para votar en los comicios del 11 de septiembre son mujeres, algo no visto antes en este país centroamericano.

Los expertos atribuyen ese crecimiento a los programas de combate a la pobreza impulsados por la administración del presidente Álvaro Colom, en los que las mujeres son las principales beneficiadas, lo cual ha fomentado su empadronamiento con fines electorales.

Aunque solo el 14.5 por ciento de los 31,795 candidatos son mujeres, la participación en la contienda de destacadas líderes "modifica los paradigmas políticos" de Guatemala, según analistas.

"La cantidad de candidatas no es muy significativa, pero en este proceso la participación de las mujeres es de una relevancia simbólica porque existen posibilidades reales de posicionarse en puestos importantes", dijo a Efe el sociólogo y especialista en temas electorales, Gustavo Berganza.

De los diez candidatos que competirán por la Presidencia, tres son mujeres, aunque ninguna con posibilidades de hacerse con la primera magistratura.

Sin embargo, los tres aspirantes presidenciales que encabezan las encuestas llevan como candidato a la vicepresidencia a una mujer.

Eso supone, según Berganza, que si las encuestas no fallan, el próximo segundo al mando de este país centroamericano será una mujer.

publicidad

El general retirado Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota, quien figura como favorito en los sondeos, lleva como candidata a vicepresidenta a la diputada Roxana Baldetti, quien se destacó como la principal opositora de la administración de Álvaro Colom.

El abogado y empresario Manuel Baldizón, del populista partido Líder, y el académico Eduardo Suger, del partido Compromiso Renovación y Orden, llevan como compañeras de candidatura a Raquel Blandón, quien fue primera dama del país en la presidencia de Vinicio Cerezo (1986-1990), de quien luego se divorció, y la abogada indígena Petrona Laura Reyes, respectivamente.

Datos básicos de Guatemala

Los guatemaltecos acuden el próximo domingo a las urnas para elegir a su séptimo gobernante desde el retorno a la democracia, en 1986, entre una decena de candidatos que aspiran a suceder al socialdemócrata Álvaro Colom.

Unos 7.3 millones de guatemaltecos podrán elegir el domingo presidente y vicepresidente, 158 diputados al Congreso y 20 al Parlamento Centroamericano, así como 333 corporaciones municipales, para un período de cuatro años (2012-2016).

Estos son los datos básicos del país:

SUPERFICIE: 108,889 kilómetros cuadrados.

POBLACI"N: 14.4 millones de habitantes, con una densidad de 132.2 personas por kilómetro cuadrado.

El 52.2 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza y la media de asesinatos diarios en el país es de 16.

publicidad

IDIOMA: español (oficial) y otras 23 lenguas indígenas de origen maya. Las mayoritarias son el quiché, cakchiquel, kekchí y mam.

MONEDA NACIONAL: El quetzal.

SISTEMA POLÍTICO: República presidencialista. La Constitución Política, vigente desde el 14 de enero de 1986 y reformada el 30 de enero de 1995, delega el Poder Ejecutivo en el presidente de la República, que junto con el vicepresidente, es elegido para un período de cuatro años sin poder optar a la reelección.

El Poder Legislativo reside en el Congreso, integrado por 158 diputados elegidos para un período de cuatro años.

FUERZAS ARMADAS: El Ejército está integrado por 15.000 soldados y su comandante general es el presidente de la República.

ECONOMÍA: Guatemala es un país eminentemente agrícola y sus principales productos de exportación son café, azúcar y banano. Las exportaciones de 2010 superaron los $8,000 millones.

Las remesas familiares del extranjero superaron los $4,126 millones en 2010 y el turismo dejó $1,378 millones.

La deuda exterior, al cierre de 2010, fue de $5,560 millones, y el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) fue del 2.6 por ciento.

PARTIDOS: 23 partidos políticos se inscribieron ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para buscar cargos públicos en las elecciones generales del 11 de septiembre.

Las principales fuerzas políticas son el Partido Patriota (PP, derecha), la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE, socialdemócrata, en el poder) y el de Libertad Democrática Renovada (Líder, derecha).

publicidad

EVOLUCI"N POLÍTICA: Durante 36 años (1960-1996) Guatemala vivió una cruenta guerra interna que causó más de 200 mil muertos, 45 mil desaparecidos y un millón de desplazados.

El conflicto concluyó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno y la guerrilla.

A partir de 1954, cuando el presidente Jacobo Arbenz Guzmám fue derrocado por el coronel Carlos Castillo, con el apoyo de Estados Unidos, se inició una larga sucesión de dictaduras militares que concluyó en 1985, cuando el gobierno de facto del general golpista "scar Humberto Mejía Víctores convocó elecciones democráticas en las que venció el democristiano Vinicio Cerezo Arévalo.

El 14 de enero de 1991 asumió el poder Jorge Serrano tras ganar las elecciones presentándose por el Movimiento de Acción Solidaria (MAS), pero a raíz del autogolpe que protagonizó el 25 de marzo de 1993, fue depuesto y en su lugar fue nombrado por el Parlamento Ramiro de León Carpio, quien asumió el 6 de junio de ese año.

El 14 de enero de 1996 asumió la presidencia Alvaro Arzú, del Partido de Avanzada Nacional (PAN), tras vencer en una segunda vuelta electoral a Alfonso Portillo, del Frente Republicano Guatemalteco (FRG), quien lo sustituyó el 14 de enero de 2000, tras vencer al candidato del PAN Oscar Berger.

A su vez, Berger ganó las elecciones de diciembre de 2003, apoyado por la Gran Alianza Nacional (GANA), una coalición de tres pequeños partidos de derecha que se disolvió a mediados de 2004.

publicidad

Las elecciones generales de 2007 fueron ganadas por el actual presidente Álvaro Colom.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad