publicidad

Gobernador venezolano inició su campaña para elecciones de 2012

Gobernador venezolano inició su campaña para elecciones de 2012

Henrique Capriles, gobernador de Miranda, inició su campaña para convertirse en el candidato opositor.

Encuestas lo ubican como uno de los opositores favoritos

CARACAS- El gobernador de Miranda (centro), Henrique Capriles, oficializó su precandidatura para enfrentar al presidente Hugo Chávez en las elecciones de 2012 y convertirse en el mandatario más joven del país, en momentos en que varias encuestas le sitúan como uno de los opositores favoritos.

Capriles, de 39 años, se comprometió a trabajar por una Venezuela "para todos", "de progreso" y de talante "social" en un acto con centenares de personas celebrado en un centro deportivo del este de Caracas.

"Yo quiero una vida mejor para todos y cada uno de los venezolanos, una vida de progreso", dijo el dirigente que selló con el acto su postulación a las primarias opositoras del 12 de febrero, donde se elegirá el candidato de la oposición a los comicios del 7 de octubre de 2012.

El opositor se definió como "progresista" y dijo que cree en un Gobierno "orientador, no controlador" y que "esta no es la hora ni de la izquierda ni de la derecha" sino la hora de Venezuela y los venezolanos.

En este sentido, el gobernador de Miranda apuntó que la educación, la salud, el empleo y la seguridad serán puntuales de su proyecto de Gobierno, que estará marcado por el "progreso" y la vista puesta en el "futuro".

Su trayectoria

En las elecciones regionales del 23 de noviembre de 2008, Capriles arrebató la gobernación de Miranda al oficialista Diosdado Cabello, que ha ejercido como titular de varios ministerios y de la Vicepresidencia del Ejecutivo de Chávez.

publicidad

Previamente, durante su gestión como alcalde, Henrique Capriles estuvo preso durante 119 días acusado de inacción durante el ataque que sufrió la embajada de Cuba por grupos radicales antichavistas durante el golpe de Estado que logró derrocar a Chávez durante dos días en abril de 2002.

El entonces embajador cubano en Venezuela, Germán Sánchez, indicó que Capriles, en ese momento alcalde de la zona donde se encuentra la sede diplomática, no intentó evitar los desmanes, que incluyeron el destrozo de siete vehículos, el corte de los suministros de agua y electricidad, el lanzamiento de piedras y "cocteles molotov", según datos judiciales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad