publicidad
Las dos turistas francesas fueron encontradas en un parque natural en Argentina. Investigan el móvil de su crimen.

Fotos revelan los últimos momentos de las turistas francesas asesinadas en Argentina

Fotos revelan los últimos momentos de las turistas francesas asesinadas en Argentina

Unas fotos recuperadas de una cámara de las turistas francesas asesinadas en la provincia argentina de Salta (noroeste) muestran sus últimos momentos con vida.

Las dos turistas francesas fueron encontradas en un parque natural en Ar...
Las dos turistas francesas fueron encontradas en un parque natural en Argentina. Investigan el móvil de su crimen.

Cámaras fueron confiscadas

SALTA - Unas fotos recuperadas de una cámara de las turistas francesas asesinadas en la provincia argentina de Salta (noroeste) muestran sus últimos momentos con vida y podrían incluso determinar el momento en que fueron atacadas, señalaron fuentes judiciales y policiales.

"Los investigadores recuperaron tres fotos de la cámara confiscada (a una joven que fue detenida), que sitúan el ataque el 15 de julio, a las 18h53 (21h53 GMT)", afirmó una de las fuentes de la investigación.

El 15 de julio fue el día en que ingresaron las turistas y estudiantes Cassandre Bouvier (29) y Houria Mounmi (24) a la reserva natural Quebrada de San Lorenzo, donde sus cadáveres fueron hallados el 29 de julio.

publicidad

Por el crimen están detenidos como sospechosos el empleado de una oficina de medio ambiente y guía turístico ocasional Gustavo Lasi (24) y su padre, Walter Lasi (54), además de la novia de Gustavo, la mesera María Fernanda Cañizares (24), y el hermano de ésta, el aspirante a policía Federico Cañizares (23).

También están detenidos el albañil Daniel Vilte (23), el jardinero Santos Vera (32) y el guía turístico Omar Ramos (47).

La Justicia espera el resultado de nuevas autopsias debido a que las primeras databan las muertes entre dos y tres días antes del hallazgo de los cuerpos.

Una fuente policial indicó que “la última foto recobrada fue captada desde el suelo a las 18h53 locales del 15 de julio, aparentemente cuando la cámara se accionó al caer”.

“La caída del sol en el fondo del panorama, una serie de árboles y troncos delimitarían y brindarían más detalles para permitir establecer el momento y el lugar donde comenzó el ataque”, subrayó.

María Cañizares, en cuyo poder fueron encontrados la cámara de fotos y un teléfono móvil de las turistas, declaró el lunes al juez Martín Pérez que los recibió como regalo de su novio, Gustavo Lasi.

Además, “la joven dijo que sabía que su novio tenía en su poder una carabina que pertenecía a su abuelo y que intentó deshacerse de esa arma”, según fuentes de la Justicia de Salta.

publicidad

Los peritos están estudiando la carabina de 22. encontrada en poder de uno de los sospechosos para cotejarla con las muestras de las heridas de ese calibre que recibieron las turistas, de acuerdo con los voceros.

Mounmi murió de un disparo en la espalda y Bouvier de uno en la cabeza.

Investigan a los acusados

María Cañizares “deslizó que Lasi le habría entregado la carabina a su padre Walter, quien la habría desarmado, para luego entregársela a Omar Ramos, con la intención de que la hiciera desaparecer”, agregó la fuente judicial.

Supuestamente Ramos intentó esconder el arma en la casa de su patrón en la Villa de San Lorenzo, según los indicios en este caso de violación seguida de muerte tras un presunto intento de robo.

El arma también sirvió para incriminar a Vilte, de quien el juez dijo que trataba de hacer un negocio con ella.

La primera de las fotos recuperadas por la división judicial informática muestra “una de las jóvenes fotografiada durante un descanso del ascenso” y “otra retrata una panorámica de la quebrada, para mostrar el paisaje”, señaló la fuente.

“La muchacha (Cañizares) además declaró que su pareja le entregó un celular (teléfono móvil) que dijo adquir a un compañero de trabajo. Dos días después le regaló la cámara, que dijo haber encontrado en un bar”, agregó.

publicidad

El vocero judicial, Marcelo Báez, señaló de su lado que “María Fernanda argumentó que las memorias (de la cámara y el teléfono) estaban vacías y que en ningún momento sospechó cual sería su origen”. Las memorias fueron recuperadas por expertos.

Ramos admitió ante el juez que recibió el arma y que la escondió, pero aseguró haber actuado de buena fe y que era inocente.

Según el diario Clarín, Ramos, Walter Lasi y Vera, conocedores de la zona, “simularon colaborar en los ratrillajes”, haciendo de guías de los investigadores e incluso de algunos medios de comunicación, y en “la noche en que aparecieron los cuerpos acompañaron a la policía a la escena del crimen”.

En tanto, la prensa local se pregunta por qué los acusados no hicieron desaparecer las pruebas y por qué dejaron los cuerpos a la intemperie en la Quebrada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad