publicidad

Fidel Castro defendió destitución

Fidel Castro defendió destitución

El ex presidente Fidel Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba, afirmó Luis Ignacio Gómez "había perdido energía".

"Apoyo resueltamente la decisión del Partido y el Consejo de

Estado de sustituir al Ministro de Educación", dice un artículo de

Castro publicado por la prensa de la isla, toda oficial.

Gómez "estaba realmente agotado -explica el líder cubano-. Había

perdido energía y conciencia revolucionaria. No debió pronunciar los

últimos discursos y hablar de futuros encuentros de educadores del

hemisferio y del mundo, exaltando una obra que fue fruto genuino de

numerosos cuadros revolucionarios y no personal, como pretendía

hacer creer a los invitados".

"En el transcurso de diez años (Gómez) ha viajado al exterior más

de 70 veces -continúa-. Durante los tres últimos lo hizo con la

frecuencia de un viaje por mes, utilizando siempre el pretexto de la

cooperación internacional de Cuba. Por este y otros elementos de

juicio, no se tiene ya confianza en él; más claro todavía: ninguna

confianza".

Fidel Castro, de 81 años, cedió la Presidencia de Cuba a su

hermano Raúl, de 76, el pasado 24 de febrero, pero mantiene el

publicidad

liderazgo de la revolución y sigue siendo primer secretario del

Partido Comunista, el único permitido en la isla (Raúl es segundo

secretario).

"En este especial e importante caso, aparte de mis apreciaciones

personales, fui consultado e informado plenamente", asegura el

artículo de la serie "Reflexiones" tras alabar a la nueva ministra

de Educación, Ena Elsa Velázquez.

"Espero que mis compatriotas comprendan que el trabajo forzoso

que me impuso la naturaleza en esta etapa de mi vida me obliga, ante

amigos y adversarios, a expresar lo que pienso sin subterfugios y

con pruebas morales a mi alcance que son irrebatibles. Asumo, por

tanto, la responsabilidad plena por esta decisión, sean cuáles

fueren las reacciones y consecuencias", agrega Castro.

"Los libelos enemigos me acusarán de aplicar terror psicológico a

partir de la autoridad moral -prosigue-. No lo es en absoluto para

publicidad

los que tengan conciencia de que el verdadero terror psicológico y

físico -con infinitos sufrimientos humanos y morales para nuestro

pueblo- sería el regreso del dominio imperial sobre Cuba".

"En ese triste caso, la causa sería no la falta de alfabetización

o de cultura, sino de conciencia", añade el ex presidente.

Fidel Castro asegura en su artículo que también participó en

nombramientos de jefes militares para el máximo órgano ejecutivo de

Cuba, el Consejo de Estado.

"No vacilé en proponer que prestigiosos jefes militares que

llenaron de gloria y autoridad moral a nuestro heroico pueblo (...)

fuesen propuestos a la Asamblea Nacional como candidatos a miembros

del Consejo de Estado", dice el líder cubano.

Menciona en particular a "Leopoldo Cintras Frías y Álvaro López

Miera, maduros, modestos, llenos de experiencia y energía, con menos

edad de quien con rango militar es uno de los más fuertes y

publicidad

amenazantes candidatos a la jefatura del imperio" (el republicano

John McCain, frecuente blanco de ataques de Castro).

"Expresaré mi modesta opinión mientras pueda y necesite hacerlo.

¡Los vivos y los muertos lucharemos!", concluye el artículo.

La destitución de Gómez fue el primer cambio en el gobierno que

Raúl Castro recibió de su hermano mayor hace dos meses.

Durante los 19 meses en los que fue presidente interino, por la

enfermedad intestinal que postró a Fidel Castro en julio de 2006,

hubo cambios en cuatro ministerios: Informática y Comunicaciones,

Transportes, Justicia y Recursos Hidráulicos.

Además, al asumir la Presidencia el 24 de febrero, el general

Raúl Castro, hasta entonces ministro de las Fuerzas Armadas, dejó en

ese cargo a Julio Casas Regueiro.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad