publicidad

Feminicidio: pandemia de Centroamérica

Feminicidio: pandemia de Centroamérica

La tasa de asesinatos de mujeres en la región se ha elevado de modo tal que la OMS podría considerarla una epidemia.

De acuerdo al estudio Feminicidio en Centroamérica, del Consejo de Ministras de la Mujer en Centroamérica (COMMCA) y el Centro Feminista de Información y Acción (CEFEMINA), este desalentador panorama para las mujeres de la región se va expandiendo y fortaleciendo.En seis años, las cifras de feminicidios prácticamente se han duplicado: mientras durante 2003 hubo 1006 homicidios de mujeres en toda la región, en Guatemala se registraron 721 tan solo entre el 1 de enero y el 22 de noviembre de 2009; en El Salvador se dieron más de 511 y Honduras superó los 325.Este estudio, que se restringe a las "muertes violentas intencionales de mujeres causadas por hombres derivadas de relaciones desiguales de poder entre géneros", especifica que las relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres en contextos socioeconómicos, políticos y culturales, favorecen la comisión del delito.Cifras oficialesLos verdugos de las mujeres son diversos: pareja, familiares, acosadores sexuales, pretendientes, mafia, venganza entre hombres, misoginia, ensañamiento, etc.En los feminicidios registrados en 2003, la pareja cometió el 34.7 por ciento; pandillas, atacantes sexuales y ex parejas son los siguientes en la comisión de estos ataques. Entre los años 2000 y 2006, la tasa de feminicidio por cada 100,000 mujeres creció de manera alarmante en El Salvador –se encontraba por arriba de las seis mujeres y terminó por encima de las 12--. Caso similar es el de Guatemala –que fue de cuatro a más de ocho.República Dominicana, por su parte, fue de dos a cuatro mujeres víctima por cada 100,000; Honduras fue de más de tres a cinco.En el mismo lapso, Nicaragua, Costa Rica y Panamá mantuvieron su tasa de feminicidio en menos de tres asesinadas por cada 100,000 mujeres. Aunque las cifras en esta fecha eran bajas, no era una cuestión ajena a estos países centroamericanos.

publicidad

En El Salvador, Guatemala y Honduras, entre el año 2000 y el 2006, fue asesinado un porcentaje mayor de mujeres que de hombres, detalló el estudio. De los homicidios de 2003 con los que se cuenta con suficiente información, el 71 por ciento fueron feminicidios; las víctimas más frecuentes son mujeres entre 20 y 29 años, seguidas por las de 10 a 19. Las de 30 a 39 ocupan el tercer lugar.La investigación asegura que el arma de fuego fue la más usada en el periodo de estudio, en un 37.6 por ciento de las ocasiones. Las armas blancas, en segundo lugar, se usaron en un 24.7 por ciento de las ocasiones. El 11 por ciento de las víctimas murió de estrangulamiento.Esta investigación asegura, sin embargo, que los feminicidios están adquiriendo nuevas características, donde las mujeres más jóvenes se están volviendo las víctimas predilectas. El armamentismo en la región ha provocado que cada vez más personas recurran al uso de armas de fuego.La inseguridad que se vuelve constante en la región, favorece entre otros, este tipo de crímenes. Los grupos delictivos de cada país –que a su vez se expanden más allá de sus fronteras—hacen parte de sus organizaciones y por ende, sus víctimas, a las mujeres. Cada vez las calles de nuestra región son menos seguras, por lo que crece el número de feminicidios cometidos en lugares públicos.¿Qué hacer al respecto?Los males a nivel de gobierno que permiten que estos asesinatos proliferen son la corrupción y la impunidad. Las crisis económicas y las pérdidas de garantías en los Estados de derecho amparan estos crímenes. Hechos como el golpe de estado en Honduras y riesgos similares representan toda una amenaza para la condición de la mujer.El caso de México que ha destacado por su frecuencia e impunidad, es el de la violenta Ciudad Juárez. Organismos nacionales e internacionales han emitido a la entidad unas 300 recomendaciones para esclarecer los crímenes que durante años se han dado en la entidad contra el género femenino.De acuerdo al Instituto Nacional de las Mujeres mexicano (Inmujeres), durante más de diez años han muerto más de 400 mujeres en Ciudad Juárez; sin embargo, los feminicidios no son privativos de esa localidad; se dan en todo el país.Al respecto, las 32 entidades federativas que componen el país pidieron que este delito se tipifique dentro de los códigos penales del país, en un afán por contrarrestar la impunidad de la que gozan los pocos feminicidas que son capturados.Contra el feminicidio, además, es necesario realizar profundas transformaciones estructurales. Es necesaria "la transformación del andamiaje jurídico del país, en el que aún se identifican disposiciones misóginas y machistas", señala Inmujeres en un comunicado.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad