publicidad

Favelas con casas a "prueba de balas"

Favelas con casas a "prueba de balas"

Las autoridades brasileñas han empezado a construir casas "a prueba de balas" en las favelas de Río de Janeiro.

Las paredes de las viviendas, cuya construcción forma parte de un

ambicioso plan de inversiones en infraestructuras del Gobierno, son

levantadas con una mezcla especial de cemento que impide que

penetren las "balas perdidas" en los tiroteos."Son paredes de cemento de 5.5 pulgadas", explicó al diario O

Globo el presidente de la empresa Ultra Greten, Pedro Moreira Leite,

responsable por el proyecto, quien aseguró que "ni una bala de fusil

penetra esos muros".Las paredes también tienen un adecuado aislamiento acústico, dado

por capas de .7 y 2.3 pulgadas de un polímero termo-plástico.Víctimas de balas pérdidasSegún los últimos datos oficiales, entre enero y septiembre del

año pasado, once personas murieron y otras 167 resultaron heridas

por "balas perdidas" en las barriadas populares de Río de Janeiro.Esas estadísticas sobre víctimas de "balas perdidas" fue la

última difundida por las autoridades, que en 2007 registraron un

total de 16 muertos y 218 heridos por las mismas causas.Las casas "a prueba de balas" están siendo construidas en una

primera fase en la favela de Manguinhos, en la zona norte de la

ciudad, pero la intención de las autoridades es ampliar el proyecto

a otras áreas de Río de Janeiro.En el marco del mismo plan, las autoridades cariocas decidieron

levantar muros en torno a algunas favelas, para evitar su expansión

publicidad

en reservas ambientales delimitadas en las montañas que rodean la

ciudad.Polémica por murosLa construcción de los muros ha levantado polémicas, que incluso

han traspasado las fronteras de Brasil.La semana pasada, el escritor portugués José Saramago criticó el

proyecto en su sitio en internet, al comparar esa iniciativa con el

Muro de Berlín y con obras similares construidas por Israel en su

frontera con Palestina."En la Ciudad Maravillosa, la de la samba y el Carnaval, la cosa

no es mejor. La idea es rodear a las favelas de un muro de cemento

armado de tres metros de altura", mientras "el crimen organizado

campea y las complicidades verticales y horizontales penetran el

Estado y la sociedad en general", escribió Saramago.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad