publicidad

Fariñas dispuesto a morir por libertad de presos políticos en Cuba

Fariñas dispuesto a morir por libertad de presos políticos en Cuba

El disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre desde el 25 de febrero, pide la libertad de los presos políticos.

En estado delicado

BOGOTÁ - El disidente cubano Guillermo Fariñas aseguró al diario colombiano El Tiempo que su huelga de hambre continuará en pié así tenga que inmolarse por la causa de la libertad de los presos políticos en la isla.

"La huelga de hambre continúa. El gobierno (cubano) no quiere ingresarme para que no muera en una institución de salud del Estado cubano", dijo Fariñas, en huelga de hambre desde el pasado 25 de febrero, en entrevista que publicó este sábado el periódico colombiano.

Puntualizó que "si me tengo que inmolar, hay un listado de hermanos que se declarará en huelga de hambre. Mi único temor es que mi conciencia quede sucia ante la necesidad que tiene mi patria de ser liberada".

Las autoridades cubanas, precisó, saben "que aquí no hay instituciones (de salud) privadas, así que seguiremos. Según los médicos, dentro de seis u ocho días debo tener otro shock".

El miércoles pasado el disidente fue hospitalizado tras sufrir el primer choque hipoglucémico desde que comenzó este ayuno, pero recuperó la consciencia y regresó a su casa tras recibir por vía intravenosa ocho litros de sueros fisiológicos con azúcares.

"Sólo Dios sabe cuánto podré resistir, pero estoy preparado para seguir sin comer ni beber hasta el próximo colapso. Entonces veremos que hacen las autoridades", apuntó el periodista cubano, de 48 años, quien estuvo 19 años en prisión y ha realizado 23 huelgas de hambre.

publicidad

Fariñas admitió que teme a la muerte, que tiene "miedo, pero más miedo tengo a que quede impune en mi conciencia el crimen de Orlando Zapata Tamayo".

Llamó 'cínico' a Castro

"El objetivo de la huelga es la liberación de los 26 presos políticos y de conciencia que se encuentran muy mal de salud, diagnosticados por los médicos del Ministerio del Interior", enfatizó.

Agregó que por un "problema de principios pedimos la liberación de los 200 presos de conciencia que hay en Cuba".

"Si el señor Raúl Castro, general del ejército y presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, no fue cínico al decir a la prensa extranjera que lamentaba la muerte de un preso político cubano, entonces esos 26 estarían en la casa", dijo.

Sostuvo que el "gobierno no va a perder el poder, ni el Partido Comunista dejaría de ser hegemónico ni se desestabilizaría el país por excarcelarlos".

El médico de Fariñas, Ismeli Iglesias, apuntó en tanto que, al haberse complicado con un catarro, el organismo del disidente, que ha sufrido varias intervenciones quirúrgicas a raíz de otras huelgas, "podría colapsar en cuestión de horas".

Abogó diplomático español

El disidente cubano recibió al diplomático español Carlos Pérez Desoy, que le pidió dejar el ayuno, y le respondió que su protesta es "irreversible" porque ya hay "un muerto" y puede haber otros, dijo el opositor.

publicidad

"Trató de que desistiera del ayuno, pero le expliqué que ya era una cuestión irreversible, porque había un muerto de por medio y es posible que haya otros presos políticos muertos pronto", aseguró Fariñas en referencia a Orlando Zapata, que falleció en la isla el pasado 23 de febrero tras una huelga de hambre de 85 días.

Fariñas elogió a Pérez Desoy, número tres de la embajada española en La Habana, pero indicó que "una cosa son los diplomáticos que están en Cuba y otra es el gobierno español".

"Yo, y todos mis hermanos de lucha, lo que pedimos al gobierno español es que deje de lamentarse por el asesinato de Orlando Zapata Tamayo y comience a condenarlo", resaltó el opositor, quien, al igual que el resto de la disidencia, culpa de esa muerte al gobierno cubano que preside el general Raúl Castro.

"A la Unión Europea le decimos lo mismo", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad