publicidad

FARC liberaron al soldado Josué Daniel Calvo, tras un año de secuestro

FARC liberaron al soldado Josué Daniel Calvo, tras un año de secuestro

El soldado Josué Daniel Calvo, de 23 años y quien quien estuvo cautivo casi un año en poder de las FARC, quedó libre.

FARC liberaron al soldado Josué Daniel Calvo, tras un año de secuestro 7...

Confirmaron entrega

VILLAVICENCIO, Colombia - El soldado Josué Daniel Calvo, de 23 años y quien quien estuvo cautivo casi un año en poder de las FARC, ya está libre y se reunió con su familia.

Así lo confirmó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que dijo que el uniformado bajó del helicóptero a la 1:11 p.m. donde se fundió en un abrazo con su padre. A pesar de sus problemas de salud, Calvo caminó, con la ayuda de un bastón, por la pista del aeropuerto Vanguardia en compañía de sus familiares."En el día de hoy en horas de la tarde, en zona rural del departamento del Meta, el soldado Josué Daniel Calvo fue entregado por las Farc-Ep a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja, a la señora Piedad Córdoba y a monseñor Leonardo Gómez Serna, representante de la Iglesia. Después de esa operación de entrega, el militar liberado fue trasladado a bordo de un helicóptero proporcionado por el gobierno de Brasil (...) a la ciudad de Villavicencio", dice un aparte del comunicado emitido por el CIRC.

publicidad

Calvo, junto a la senadora Piedad Córdoba, dos delegados del CICR y monseñor Leonardo Gómez, en representación de la Iglesia Católica, integrantes de la comisión humanitaria eran esperados en la terminal aérea de Villavicencio, desde donde partieron pasadas las nueve de la mañana en un helicóptero militar de Brasil, país garante del operativo de entrega, para recoger al militar en un punto no revelado de la selva colombiana.

El delegado dijo que "no tenemos noticias preocupantes" sobre la salud del soldado Calvo.

Las FARC han dicho que Calvo está enfermo, pero no han dado detalles de sus dolencias.

Lo trasladan a hospital

El Alto Comisionado para la Paz, Frank Pearl, dijo a reporteros en el aeropuerto de Villavicencio, que tan pronto Calvo llegue, el soldado será trasladado al Hospital Militar en Bogotá en una nave castrense.

El militar es el primero en ser liberado unilateralmente por las FARC en 13 meses y luego que los guerrilleros dejaran a lo largo de varios días, a inicios del 2009, libres a seis hombres, entre ellos dos políticos y varios militares con más de seis años de cautiverio.

Con la entrega de Calvo y la próxima semana del sargento viceprimero Pablo Emilio Moncayo, uno de los que mayor tiempo de cautiverio tiene superando ya los 12 años, las FARC, según ha dicho Córdoba, detendrían las liberaciones unilaterales y reactivarían su vieja demanda de negociar con el gobierno un intercambio de rebeldes presos a cambio de entregar a una veintena de militares y policías que siguen retenidos.

publicidad

Esperan a Moncayo

El CIRC también confirmó que el día martes 30 de marzo será liberado el sargento Moncayo.

"Para el próximo 30 de marzo se tiene previsto efectuar la liberación del cabo Pablo Emilio Moncayo, según lo anunciado por las Farc-Ep. Como institución humanitaria neutral, imparcial e independiente el CICR no escatimará esfuerzos para dar con todos los mecanismos posibles que faciliten la pronta liberación de más rehenes, así como de otras personas privadas de la libertad", agrega el comunicado.

El Alto Comisionado para la Paz anunció que aún no se tiene un tiempo estimado de llegada del helicóptero al aeropuerto de Villavicencio. Pearl agregó que la lluvia no impedirá la realización del operativo.

No quiso hablar

Pese a que se había dicho que su estado de salud no era bueno a causa de la herida en la pierna, el que fue durante un tiempo el rehén más joven de las FARC bajó del helicóptero por su propio pie y caminó por la pista tan solo ayudado por un bastón.

En una mano llevaba una caja en la que según dijeron después los que participaron en la misión de entrega había un pajarito que fue su mascota durante el cautiverio.

Calvo llegó vestido de civil, pero al poco tiempo apareció con uniforme de camuflaje en su primera rueda de prensa como hombre libre, donde no quiso pronunciar una palabra.

publicidad

No sabían nada de él

El soldado cayó en manos de las FARC en el caserío El Encanto, en el departamento oriental del Meta, y solo se supo de su paradero por un anuncio de la guerrilla en el que aseguraba que el militar había sido abandonado herido por las tropas después de un combate.

Su padre, Luis Alberto Calvo, un campesino de 50 años que a lo largo de su vida ha sido además arriero y comerciante, explicó a Efe que "Josue acabó primaria y estando en el Ejército acabó el bachillerato".

"Él nunca dijo que quería irse para el Ejército, pero un día llegó y me dijo que se iba a prestar el servicio militar", reveló Luis Alberto Calvo, quien sacó adelante a Josué y a su otra hija, María, después de que la madre de los niños los abandonara cuando éstos tenían cuatro y cinco años, respectivamente.

Millones de víctimas

Esta familia es una más entre los cinco millones de víctimas del desplazamiento forzoso en Colombia a causa del conflicto armado.

Josué y María vinieron al mundo en El Tambo, una pequeña población del departamento del Cauca (suroeste) considerada la mayor productora de chontaduro, una fruta a la que se le atribuyen poderes afrodisíacos.

Pero El Tambo ha sido también objetivo de los ataques de las FARC durante años, tanto así que actualmente en una sola semana se pueden producir hasta tres incursiones rebeldes, al considerarlo un punto estratégico para mover drogas ilícitas, especialmente cocaína.

publicidad

"No muy ilustrado"

Luis Alberto Calvo se considera "no muy ilustrado" sobre el conflicto interno de su país, pero reconoce que la guerrilla lo hostigó durante un tiempo porque, según los insurgentes, le vendía productos al Ejército.

Esa fue una de las razones por las que empaquetó lo poco que tenía y se fue a vivir a Popayán, capital del departamento del Cauca, donde reside desde el año pasado.

En un comunicado difundido el pasado 2 de marzo, las FARC aseguraban que el soldado Calvo estaba muy enfermo y que debía ser cargado continuamente por los guerrilleros.

Las imágenes que hoy se vieron en el aeropuerto de Villavicencio mostraron a un joven sonriente con una leve cojera, pero sin señales aparentes de enfermedad, lo cual será determinado por los médicos del Ejército que empezarán a examinarlo hoy mismo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad