publicidad
.

Familia de Alan Gross está esperanzada en su liberación logo-noticias.6b...

La familia del contratista estadounidense Alan Gross espera que el juicio de apelación que celebrará el viernes el Tribunal Supremo permita su liberación inmediata.

Familia de Alan Gross está esperanzada en su liberación

Familia de Alan Gross está esperanzada en su liberación

La familia de Alan Gross espera que el juicio de apelación que se celebrará el viernes, permita su liberación inmediata.

La familia del contratista estadounidense Alan Gross espera que el juici...
La familia del contratista estadounidense Alan Gross espera que el juicio de apelación que celebrará el viernes el Tribunal Supremo permita su liberación inmediata.

Podría ser liberado de inmediato

LA HABANA - La familia del contratista estadounidense Alan Gross, condenado en Cuba a 15 años de cárcel acusado de espía, espera que el juicio de apelación que celebrará el viernes el Tribunal Supremo permita su liberación inmediata, dijo este miércoles su abogado.

"La familia mantiene la esperanza de que el Tribunal (...) tomará una decisión que permitirá a Alan ser liberado de inmediato, después de haber cumplido ya casi 20 meses en una prisión cubana", subrayó en un comunicado el abogado norteamericano de Gross, Pedro Kahn.

Kahn insistió en que Gross, condenado en marzo acusado de "actos contra la independencia o la integridad territorial", ayudaba a la pequeña comunidad judía en Cuba a "mejorar la conexión a internet" y que sus acciones no eran una "amenaza para el gobierno cubano".

publicidad

"La audiencia del viernes permite a Alan otra oportunidad para reiterar, a través de su abogada cubana, que sus acciones en la isla nunca trataron de ser -y de hecho nunca lo fueron- una amenaza para el gobierno cubano", afirmó el abogado en su nota, enviada a la AFP en La Habana.

Kahn comentó que el encarcelamiento de Gross "es una situación cada vez más difícil para toda la familia", por lo que pidió a las autoridades cubanas que lo liberen "inmediatamente por razones humanitarias".

Su esposa no asistirá

La esposa de Gross, Judy, no podrá asistir a la audiencia porque se recupera de una cirugía, su hija se sometió a una operación de cáncer de mama y la madre sufre un cáncer inoperable, precisó el abogado.

Gross, de 61 años, fue detenido en La Habana en diciembre de 2009 cuando según Washington entregaba equipos de comunicación a líderes judíos, y lo reconoce como empleado de la DAI (Development Alternative) subcontratada por la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), del Departamento del Estado.

Cuba acusa al contratista de ser "agente" de Washington que distribuía sofisticados equipos de comunicación a opositores cubanos y, según la justicia, las pruebas "demostraron su participación directa en un proyecto subversivo" para "tratar de destruir la revolución".

publicidad

El caso de Gross frenó el acercamiento que habían iniciado Cuba y Estados Unidos -sin relaciones diplomáticas desde 1961- con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca.

Washington advirtió que no habrá avances hacia una normalización de nexos mientras el contratista siga preso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad