publicidad

Escenas de dolor y muerte en la desesperada Haití

Escenas de dolor y muerte en la desesperada Haití

El drama de la supervivencia y la muerte en el desastre en Haití aumenta por la desesperación de quienes quieren vivir.

Matan a saqueador

PUERTO PRÍNCIPE - Las escenas más recientes del drama de la supervivencia y de la muerte en el desastre de Haití son un saqueador muerto a tiros por irrumpir en un comercio y grupos de ilusos construyendo viviendas sobre terreno inestable.

Más de dos semanas han pasado desde que un terremoto destruyó gran parte de la capital haitiana y dejó un vacío de poder acerca de quién y cómo reconstruirá el país.

En una muestra de la creciente desesperación, un guardia de seguridad privado mató a un saqueador que junto con otros entró en un dañado comercio de electrodomésticos en el distrito comercial el viernes.

Un contingente de soldados estadounidenses contuvo la escaramuza violenta entre saqueadores y un guardia de seguridad, quien mató a tiros a un hombre dentro de una tienda de electrodomésticos y parecía dispuesto para dispararle a otros.

La reyerta devino en caos frente a varios periodistas en un distrito comercial del centro de Puerto Príncipe que fue destruido en gran parte por el terremoto del 12 de enero. Los jóvenes se reúnen en grupos para hurgar entre los escombros en busca de algo de valor, y en ocasiones se han enfrentado a la policía haitiana.

Querían llevarse de todo

Un periodista de Associated Press atestiguó cuando decenas de hombres levantaron por la fuerza una parte de la reja metálica de seguridad de una tienda de electrodomésticos, ingresaron arrastrándose y tomaron carritos para llevarse hornos, refrigeradores e incluso un aparato de aire acondicionado que estaba en una pared.

publicidad

Entonces, apareció el guardia de seguridad privada y abrió fuego con una pistola automática a los desvalijadores.

Mientras los desvalijadores huían en masa, el vigilante --que vestía una camiseta negra y portaba una insignia de guardia privado-- disparó y mató a un joven que subía por las escaleras de la tienda para escapar. Parecía que iba a dispararle a un niño cuando se frenó al notar la presencia de periodistas en la tienda.

Otros dos vigilantes de seguridad, con armas desenfundadas, ingresaron al establecimiento y empezaron a detener a otros saqueadores ocultos en un cuarto y en un piso superior. Los guardias entonces golpearon con pies y manos a los aprehendidos, que habían obedecido la orden de tirarse al piso en medio de trozos de vidrio.

Unos 12 soldados estadounidenses patrullaban en las cercanías y observaron la conmoción de la gente frente a la tienda. Acudieron de inmediato al lugar y calmaron pronto la situación. Entre gritos de "basta ya", retiraron a los guardias que golpeaban a sus cautivos.

La situación 'solo empeora'

Los curiosos frente al establecimiento aclamaron la actuación de las fuerzas estadounidenses.

Los soldados, con el gesto adusto, entregaron a los saqueadores a agentes de la Policía Nacional de Haití, que acudieron al llamado de las tropas de Estados Unidos.

Otros haitianos tratan de sobrellevar la situación, aunque prevalecía un ánimo sombrío.

publicidad

"La situación solo empeora", se lamentó Josielle Noel, de 46 años, que estaba entre un grupo de docenas de personas dispuestas a reconstruir el barrio de tugurios de Canape Vert, una zona devastada por el temblor.

La casa de Noel quedó parcialmente destruida por el terremoto del 12 de enero. Otros dos remezones estremecieron el viernes partes de la capital, aunque es difícil distinguir los daños nuevos en medio de un panorama desolador de edificios resquebrajados, semidestruidos o aplastados.

Imploran ayuda

Cansadas de esperar la ayuda del gobierno, las familias recogían maderos y estaño en las colinas para empezar a construir nuevas viviendas sobre las ruinas de las anteriores.

Pocas carpas han sido distribuidas a los sobrevivientes, los escombros están por doquier y en casi cada esquina de Puerto Príncipe se ven carteles que imploran ayuda en inglés, y no en el idioma local, el creole.

Podría tomar semanas para conseguir las 200,000 carpas que necesitan los desamparados en Haití, dijo Marie-Laurence Jocelyn Lassegue, ministra de cultura y comunicaciones. Haití tiene ahora menos de 5,000 carpas donadas y la coordinación de la ayuda sigue siendo difícil.

Las casas en una ladera de una montaña quedaron casi totalmente destruidas, mientras las viviendas en la ladera opuesta quedaron intactas.

Las casas de granito se desplomaron o rodaron colina abajo. Algunas familias manifestaron preocupación por la inminente temporada de lluvias y temen perder sus lotes después de las demoliciones por carecer de títulos en regla o porque el gobierno les impida reconstruir en terrenos que considere inseguros.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad