publicidad
La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, junto al presidente Otto Pérez Molina.

Escándalo de corrupción remece los cimientos del gobierno de Otto Pérez Molina

Escándalo de corrupción remece los cimientos del gobierno de Otto Pérez Molina

La desarticulación de una red dedicada a defraudar al fisco salpicó a la vicepresidenta Roxana Baldetti.

La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, junto al presidente Ott...
La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, junto al presidente Otto Pérez Molina.

La desarticulación el jueves de la semana pasada de un a estructura criminal en el país dedicada al fraude fiscal aduanero, una de las mayores operaciones de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), remeció los cimientos del gobierno del ex general Otto Pérez Molina.

Hasta ahora las autoridades guatemaltecas han arrestado a 21 personas acusadas de realizar cobros ilegales a empresarios y usuarios de los distintos servicios aduaneros, entre ellos el titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Omar Franco, y su antecesor, Carlos Enríquez Muñoz Roldán.

La lista también incluye a Juan Carlos Monzón, el secretario privado de la vicepresidenta de la República, Roxana Baldetti.

publicidad

En el momento de los arrestos Monzón no se encontraba en Guatemala; había viajado días antes con Baldetti a Corea del Sur. Dos días después la vicemandataria regresó al país para “dar la cara”, según dijo en una rueda de prensa. Pero sin Monzón, quién se encuentra con paradero desconocido con orden de captura.

Según Baldetti, ella y Monzón salieron del país el lunes de la semana pasada para participar en Seúl, Corea del Sur, en una actividad académica privada y para gestionar becas para universidades guatemaltecas.

"El acuerdo fue que me acompañaba a la universidad y luego él podía viajar a donde él quisiera", explicó.

Baldetti negó cualquier conocimiento previo a la trama fraudulenta denunciada por la CICIG. En referencia a Monzón, su secretario privado, dijo que "yo no puedo hacerme responsable de nadie más que de mí".

La vicepresidenta guatemalteca confirmó que en una cena el pasado jueves tuvo conocimiento de la implicación de su secretario privado en el escándalo de fraude al fisco, por lo que lo destituyó en aquel momento y lo exhortó a que regresara a Guatemala para entregarse a las autoridades.

"Después de decirle eso no volví a tener comunicación y yo regresé al país para dar la cara. Aquí estoy", apuntó.

publicidad

Baldetti también negó que vaya a renunciar a causa del escándalo y rechazó cualquier vínculo con el grupo criminal que controlaba la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

“No tengo por qué renunciar, yo no tengo nada que ver” con la estructura criminal de la SAT y las aduanas, puntualizó.

La semana pasada el Ministerio Público (MP) y la CICIG "misión de las Naciones Unidas que colabora en la lucha contra el crimen organizado en Guatemala- declararon prófugo a Monzón.

Pero el escándalo no finalizó con el desmarque de Baldetti. Alejandro Sinibaldi, virtual abanderado presidencial del partido oficialista, anunció el domingo su renuncia a la candidatura por disputas con la vicepresidenta.

El extitular del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (MICIVI) dijo en rueda de prensa que respetaba “a su amigo” el presidente Otto Pérez Molina, pero que no podía continuar como aspirante presidencial.

Afirmó que rompía con el Partido Patriota (PP), en el poder, y renunciaba a la candidatura presidencial por el partido en el gobierno ante la actitud de Baldetti.

Sinibaldi no entró en detalles, pero dijo que Baldetti se dedicó a chantajearlo y a sabotear su candidatura presidencial y que la situación era insostenible para continuar.

El político ratificó su respeto y lealtad al presidente Pérez Molina, aseveró que el Partido Patriota (en el poder) perdió sus principios y que el país no iba por el camino correcto (bajo el actual gobierno).

publicidad

Baldetti y Pérez fundaron el PP en 2001. Ambos asumieron como diputados en 2004. En 2012 ganaron la elección presidencial tras dos fallidos intentos.

Sinibaldi también criticó el último escándalo que salpica a la oficina de Baldetti y en el que está involucrado su secretario privado.

En septiembre los guatemaltecos elegirán a un nuevo gobernante para reemplazar a Pérez, un ex general que dirigió el servicio de inteligencia G-2.

Durante una rueda de prensa la semana pasada sobre la denuncia de la CICIG, Pérez dijo que la defraudación tributaria y la financiación ilícita de los partidos políticos son dos hechos que siempre preocuparon al actual equipo de Gobierno.

Agregó que la denuncia de fraude al fisco no quedará en el limbo, y aseguró que se recogerá en el informe de análisis que evalúa el trabajo de la CICIG para prorrogar su mandato, que vence el próximo septiembre.

Pérez Molina añadió que este caso abre un punto y a parte dentro de la SAT y que es el momento para que la institución, que calificó como "independiente", se reorganice.

"Nosotros somos un Gobierno que seguirá trabajando en esta misma línea", afirmó, y concluyó que la ley será igual para todos, y que el Gobierno no tendrá ninguna actitud de ocultar información o interferir en la investigación.

publicidad

"Estamos apegados a la ley y todas las personas que salieron y saldrán involucradas, no las vamos a ocultar, ni interferir el camino de la investigación, como lo hicimos durante este año y dos meses que duró la investigación", expresó el jefe del Ejecutivo.

Organismos e instituciones celebraron la desarticulación de una estructura criminal de defraudación aduanera y contrabando y tras ello solicitaron la continuidad de la CICIG, que participó en la investigación.

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) aseguró que la defraudación se ha convertido en "un cáncer" para el Estado.

En tanto, el sector empresarial guatemalteco manifestó su "beneplácito" con las actuaciones realizadas y expresó su deseo de que ahora se determine "a fondo" las autorías materiales e intelectuales de estos hechos.

"Es importante asegurar todas las evidencias materiales necesarias para que estas acciones concluyan en condenas efectivas", sostiene un comunicado del CACIF.

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI) felicitó a los investigadores y lamentó "la significativa penetración" de los grupos criminales en el Estado guatemalteco.

"Esta realidad obliga a reiterar la importancia que tiene la CICIG en este momento para la sociedad guatemalteca, siguiendo los objetivos plasmados en su mandato", proclamó el ICEFI en un comunicado.

publicidad

Asimismo, aseguró que esta operación constata lo denunciado por el organismo en cuanto al proceso de descomposición "aguda" que sufren las diferentes instituciones del Estado, que en el caso particular de la Superintendencia de Administración Tributaria "es dramático".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad