publicidad
Siete soldados murieron y otros cinco resultaron heridos tras un enfrentamiento entre elementos del ejército e integrantes de las FARC.

Enfrentamiento entre el ejército y las FARC dejó siete militares muertos

Enfrentamiento entre el ejército y las FARC dejó siete militares muertos

Un enfrentamiento entre miembros del ejército colombiano e integrantes de las FARC dejó un saldo de siete militares muertos.

Siete soldados murieron y otros cinco resultaron heridos tras un enfrent...
Siete soldados murieron y otros cinco resultaron heridos tras un enfrentamiento entre elementos del ejército e integrantes de las FARC.

Hay otros cinco soldados heridos

Un enfrentamiento entre miembros del ejército colombiano e integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha dejado hasta el momento un saldo de siete militares muertos y cinco más heridos.

De acuerdo con el portal colombiano El Espectador, los hechos se registraron cuando tropas de la Sexta División del Ejército adelantaban una operación en la zona de Caquetá, donde según información de inteligencia, una concentración de varios guerrilleros del Bloque Sur de las FARC planeaban un ataque terrorista.

Los subversivos pretendían atacar con explosivos una estación de Policía ubicada en el sector conocido como San Antonio de Milán.

¿Crees que este enfrentamiento afecte las negociaciones?

publicidad

"Cuando las tropas llegaron al lugar se desencadenó un enfrentamiento donde fallecieron siete soldados, sabemos que hay varias bajas guerrilleras. Sin embargo, las dificultades en la zona y los fuertes choques no nos han permitido llegar a esa zona", señaló un vocero de la Sexta División.

Estos combates se presentan en medio del proceso de paz que adelantan en Cuba delegados del Gobierno y las Farc, en busca de una salida negociada al conflicto.

Los ataques guerrilleros contra la Fuerza Pública y la infraestructura arreciaron después del pasado 20 de enero, cuando las Farc pusieron fin a una tregua unilateral de dos meses.

Iglesia colombiana rechazó invitación de las FARC

Por otra parte, el presidente de la Conferencia Episcopal colombiana, el cardenal Rubén Darío Salazar, rechazó la invitación que las FARC hizo a todos los obispos colombianos para participar en los diálogos de paz con el Gobierno que se llevan a cabo en La Habana.

Según la agencia Efe, en una carta dirigida al presidente de la conferencia Episcopal y firmada por el jefe negociador de las FARC, Luciano Marín, alias "Iván Márquez", la guerrilla invitó a los obispos colombianos a a conversar sobre "la guerra y la paz" en La Habana.

Sin embargo, el cardenal argumentó que no debe ser la guerrilla quien les invite y aseguró que la Iglesia es "muy consciente" de cuál tiene que ser su tarea y "por lo tanto dónde y cómo" debe participar.

publicidad

"Nosotros no tenemos nada que ir a hacer a La Habana. La Iglesia católica cumple su misión fundamentalmente aquí en Colombia y nosotros aquí respondemos por todo lo que significa aclimatar la paz", declaró monseñor Salazar en una rueda de prensa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad