publicidad
.

Emocionante encuentro de náufragos logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272b...

Emocionante encuentro de náufragos

Emocionante encuentro de náufragos

Los familiares y los sobrevivientes de un naufragio de migrantes se abrazaron con emoción en este puerto ecuatoriano.

"Nos enteramos que sobrevivió por la prensa, no sabíamos nada", dijo César Lalbay, 65 años, padre de Angel, de 17, que logró sobrevivir al naufragio de un barco que transportaba a 104 migrantes, presumiblemente todos ecuatorianos. Nueve sobrevivieron --siete hombres y dos mujeres -- y 104 están desaparecidos.

En las afueras de unidad de quemados del hospital público de este puerto, 260 kilómetros al suroeste de Quito, Lalbay espera ver a su hijo, internado desde el miércoles con graves quemaduras de sol en el rostro y torso, tras ser rescatado del mar el domingo.

Wilma Castro, y Rosa Cuzco, las dos mujeres que lograron salvarse del hundimiento, tienen gravísimas quemaduras en alrededor del 60 por ciento de su piel, informó el director del área de quemados, Eduardo López.

Lalbay admitió que "sí, se pagó 10 mil dólares por el viaje".

Contó que entregaron el dinero a una persona, no identificada, en Cuenca, la tercera ciudad del país, 310 kilómetros al sur de Quito, donde se registra un creciente éxodo de sus habitantes.

Dijo que son oriundos de Santa Isabel, pueblo a 30 kilómetros de Cuenca, de donde provenían al menos otras 10 personas desaparecidas tras el naufragio, ocurrido en el Pacífico en aguas colombianas, entre la medianoche del viernes y la madrugada del sábado

Acompaña a César Lalbay, Diana Eras, esposa de Silverio Lalbay, nieto de César, quien es uno de los desaparecidos.

publicidad

La joven, de 22 años, mordiéndose los labios, conteniendo sus lágrimas, explica que su marido quiso viajar a Estados Unidos "para conseguir más dinero, porque de agricultores no conseguíamos nada".

En medio de esta angustia, hubo alegría para Milton Pucha, de 20 años, sobreviviente, que se reencontró con su hermano Carmelo Pucha, de 27, que llegó a verlo a Manta.

Ambos se abrazaron en el patio de la cárcel en la que se encuentra Milton, en una indagatoria de la oficina de migración.

Con sus dos brazos fuertemente lacerados por quemaduras de sol, Milton asegura que no intentará salir del país a otra aventura similar.

"Ahora sí no lo volveré a hacer", dijo, explicando que ha intentado tres veces el viaje ilegal a Estados Unidos.

"La primera vez me cogieron en Guatemala, la segunda me botaron de México, y ahora ésta... nunca más lo intentaré", reitera, afirmando que volverá a su trabajo de mecánico.

Julio Sisalema, de 25 años, otro de los sobrevivientes, cuenta feliz que encontró un salvador pedazo de tabla al naufragar la nave.

"Vi niños en la bodega en la que viajaba, muchachas, muchachos, y nadie se salvó", señaló.

El jefe de migración de la jurisdicción de Manta, teniente coronel Eduardo González, refiriéndose a los viajes clandestinos dijo que "esto del 'coyoterismo' está en auge en todas las playas del país".

publicidad

Lamentó que nadie denuncie a las bandas que ofrecen llevar a gente a Estados Unidos con pagos de entre cinco y diez mil dólares.

"Es el momento de hablar. Todo el mundo acusa, pero cuando la justicia quiere investigar, nadie sabe nada, ni nadie dice nada", acotó el oficial.

Por su parte, el capitán del Puerto de Manta, Armando Elizalde, informó que en el área de búsqueda, en las aguas limítrofes entre Colombia y Ecuador, está destacado un buque de guerra ecuatoriano con un helicóptero, entre otras embarcaciones locales para seguir buscando los restos de la embarcación hundida.

Dos buques, una lancha patrullera y un avión colombianos participan en las tareas de búsqueda a unos 1,100 kilómetros al suroeste de Bogotá, en los alrededores de Malpelo, una remota isla colombiana en el Pacífico hasta la que puede llegarse tras treinta horas de navegación desde el puerto de Buenaventura.

Ecuador también ha pedido colaboración a las embarcaciones pesqueras artesanales, industriales, de turismo y mercantes "para que, en sus tránsitos por el sector, informen si divisan algo".

Tres de los rescatados se encuentran en el hospital, donde reciben atención por las quemaduras causadas por el sol en su rostro, brazos, pecho y espalda.

Los socorristas no han conseguido divisar ningún vestigio de las cinco personas con las que los supervivientes aseguran haber estado durante varias horas, asidos a boyas en alta mar.

publicidad

La tragedia que ha enlutado a Ecuador, un país rico en recursos naturales en el que el 80 por ciento de la población vive en situación de pobreza, no es la primera de este tipo, según recuerda la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos (ALDHU), que desde hace cinco años ha hecho varias reclamaciones por la desaparición de otras naves con emigrantes.

Por ello, el secretario general de la ALDHU, Juan de Dios Parra, calificó el suceso de "tragedia anunciada en la ruta de la muerte", de la que se conocen detalles porque hubo supervivientes.

"En los últimos cuatro años, hay más de mil ecuatorianos que han transitado por esta ruta y cuyo paradero se desconoce", dijo Parra al reclamar "una política de Estado" en esta materia.

Para Parra, una labor de información preventiva de las fuerzas del orden sería suficiente para identificar los barcos potencialmente utilizables "en este transporte inhumano, los potenciales emigrantes y las redes que habilitan el negocio".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad