publicidad

El Salvador afectado por lluvias busca reestablecer vías de comunicación

El Salvador afectado por lluvias busca reestablecer vías de comunicación

El Salvador trata de restablecer las comunicaciones terrestres tras derrumbes de lodo y piedras, que dejaron las lluvias.

Van 160 muertos

EL SALVADOR -  Los pobladores comienzan a enterrar a sus muertos y a remover las toneladas de escombros, lado y piedras que arrasaron sus viviendas en esta pequeña población afectada por las lluvias que han dejado más de 160 muertos en todo el país.

Instituciones gubernamentales y empresas privadas trataban de restablecer este martes las comunicaciones terrestres con unos 37 municipios salvadoreños aislados por derrumbes de lodo y piedras. 

Recibe noticias de El Salvador en tu móvil

Según Protección Civil, las torrenciales lluvias han dejado 144 muertos, mientras que el número de personas en albergues pasó de 13,680 a 12,930, repartidas en 119 centros de acogida en los departamentos de San Salvador, La Libertad, Cuscatlán, San Vicente, La Paz, Cabañas y Usulután.

El presidente Mauricio Funes informó en conferencia de prensa que se contabilizan "un poco más de 160 personas fallecidas, la mayoría de ellas concentradas en la zona paracentral del país, particularmente en el municipio de Verapaz".

"La situación todavía es grave (...). Nos hace falta desbloquear calles de acceso a unos 37 municipios que por ahora están cubiertas de toneladas de lodo, piedras y árboles", declaró a la AFP el director de Protección Civil, Jorge Meléndez.

Los equipos de socorro y numerosos voluntarios removían toneladas de lodo y escombros en busca de decenas de desaparecidos. Según la prensa, podría haber hasta 500 personas enterradas.

publicidad

Según una evaluación preliminar, 14 puentes colapsaron y otros diez presentan algún grado de daño; asimismo, otras 167 obras viales como túneles, pasos a nivel o tramos de carretera presentan daños.

Costosa reconstrucción

La reparación o reconstrucción costaría unos 80 millones de dólares, según estimaciones preliminares del ministro de Obras Públicas (MOP), Roberto Góchez.

Asimismo, 1.835 viviendas quedaron dañadas y 209 totalmente destruidas, según un informe de Protección Civil.

El presidente, Mauricio Funes, adelantó la víspera que destinaría 150 millones de dólares para hacer frente a la emergencia.

Muchas empresas han aportado voluntariamente sus equipos para retirar escombros de las carreteras que impiden el acceso a comunidades rurales afectadas.

Entierran a sus muertos

Mientras tanto, los familiares han empezado a enterrar a sus muertos, a menudo, en ceremonias colectivas.

En Verapaz, a unos 70 km de San Salvador y epicentro de la tragedia, los velatorios se hacen en la iglesia Concepción y los entierros se realizan en el único cementerio de la localidad devastada por segunda vez luego de ser destruida por el terremoto del 13 de febrero de 2001.

"¿Por qué Dios te llevó antes que a mí?", se lamentaba Catarino Arévalo frente al pequeño ataúd color café de su hija Besy, de cinco años, uno de los siete que iban a ser enterrados.

publicidad

Búsqueda incansable

Arévalo todavía no ha encontrado a otras dos pequeñas hijas y su esposa Ana está recuperándose en un hospital.

Unas 150 personas se agolpaban en el cementerio de San Vicente para reconocer a cinco cadáveres, pero ante la imposibilidad de identificarlos estaban siendo enterrados en bolsas negras de plástico en una fosa común.

Otros han salvado la vida, pero las aguas que dejaron tres días de intensas lluvias, los dejaron con lo puesto.

Es el caso de Josefa Moreno, de 55 años, y de sus dos hijos de 10 y 12 años que salvaron la vida milagrosamente tras salir de la casa al oír el ruido de "tablas quebradas" y refugiarse en la zona más alta.

Patrimonio perdido

"Después sólo vi que el agua se llevó mi casita", narró Josefa en medio de un llanto incontenible en el albergue donde ha recibido ropa y comida.

"Se está trabajando intensamente para lograr atender las diferentes necesidades que tienen los albergues. Se necesita establecer un control de calidad mediante un diagnóstico", precisó Jorge Meléndez, quien durante la pasada guerra civil (1980-1992) fue un connotado comandante guerrillero.

En los improvisados albergues que funcionan en escuelas, casas comunales y algunas iglesias, las autoridades del ministerio de Salud han comenzado a adoptar medidas para prevenir eventuales epidemias.

Se presume que decenas de cadáveres de personas y animales todavía enterrados en el lodo empiecen a descomponerse con el consiguiente riesgo para la salud pública.

publicidad

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) estimó que en los próximos días alrededor de 10.000 personas necesitarán asistencia alimentaria urgente.

El representante del PMA en El Salvador, Dorte Ellehammer, declaró que "las fuertes inundaciones han destruido cosechas enteras, casas y se han llevado la vida de varias personas. Este desatre ha comprometido la seguridad alimentaria de miles de personas para los próximos meses".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad