publicidad
.

El mejor oficio del mundo, un discurso que marcó al periodismo logo-noti...

Gabriel García Márquez.

El mejor oficio del mundo, un discurso que marcó al periodismo

El mejor oficio del mundo, un discurso que marcó al periodismo

Discurso pronunciado por Gabriel García Márquez ante la 52 Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa.  

Gabriel García Márquez.
Gabriel García Márquez.

Discurso pronunciado por el escritor colombiano Gabriel García Márquez ante la 52 Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Discurso pronunciado por el escritor colombiano Gabriel García Márquez ante la 52 Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Los Ángeles, California, 7 octubre 1996

A una universidad colombiana se le preguntó cuáles son las pruebas de aptitud y vocación que se hacen a quienes desean estudiar periodismo y la respuesta fue terminante: “Los periodistas no son artistas”. Estas reflexiones, por el contrario, se fundan precisamente en la certidumbre de que el periodismo escrito es un género literario.

Hace unos cincuenta años no estaban de moda las escuelas de periodismo. Se aprendía en las salas de redacción, en los talleres de imprenta, en el cafetín de enfrente, en las parrandas de los viernes. Todo el periódico era una fábrica que formaba e informaba sin equívocos, y generaba opinión dentro de un ambiente de participación que mantenía la moral en su puesto. Pues los periodistas andábamos siempre juntos, hacíamos vida común, y éramos tan fanáticos del oficio que no hablábamos de nada distinto que del oficio mismo. El trabajo llevaba consigo una amistad de grupo que inclusive dejaba poco margen para la vida privada. No existían las juntas de redacción institucionales, pero a las cinco de la tarde, sin convocatoria oficial, todo el personal de planta hacía una pausa de respiro en las tensiones del día y confluía a tomar el café en cualquier lugar de la redacción. Era una tertulia abierta donde se discutían en caliente los temas de cada sección y se le daban los toques finales a la edición de mañana. Los que no aprendían en aquellas cátedras ambulatorias y apasionadas de veinticuatro horas diarias, o los que se aburrían de tanto hablar de los mismo, era porque querían o creían ser periodistas, pero en realidad no lo eran.

publicidad

El periódico cabía entonces en tres grandes secciones: noticias, crónicas y reportajes, y notas editoriales. La sección más delicada y de gran prestigio era la editorial. El cargo más desvalido era el de reportero, que tenía al mismo tiempo la connotación de aprendiz y cargaladrillos. El tiempo y el mismo oficio han demostrado que el sistema nervioso del periodismo circula en realidad en sentido contrario. Doy fe: a los diecinueve años -siendo el peor estudiante de derecho- empecé mi carrera como redactor de notas editoriales y fui subiendo poco a poco y con mucho trabajo por las escaleras de las diferentes secciones, hasta el máximo nivel de reportero raso.

La misma práctica del oficio imponía la necesidad de formarse una base cultural, y el mismo ambiente de trabajo se encargaba de fomentarla. La lectura era una adicción laboral. Los autodidactas suelen ser ávidos y rápidos, y los de aquellos tiempos lo fuimos de sobra para seguir abriéndole paso en la vida al mejor oficio del mundo... como nosotros mismos lo llamábamos. Alberto Lleras Camargo, que fue periodista siempre y dos veces presidente de Colombia, no era ni siquiera bachiller.

La creación posterior de las escuelas de periodismo fue una reacción escolástica contra el hecho cumplido de que el oficio carecía de respaldo académico. Ahora ya no son sólo para la prensa escrita sino para todos los medios inventados y por inventar.

publicidad

Pero en su expansión se llevaron de calle hasta el nombre humilde que tuvo el oficio desde sus orígenes en el siglo XV, y ahora no se llama periodismo sino Ciencias de la Comunicación o Comunicación Social. El resultado, en general, no es alentador. Los muchachos que salen ilusionados de las academias, con la vida por delante, parecen desvinculados de la realidad y de sus problemas vitales, y prima un afán de protagonismo sobre la vocación y las aptitudes congénitas. Y en especial sobre las dos condiciones más importantes: la creatividad y la práctica.

La mayoría de los graduados llegan con deficiencias flagrantes, tienen graves problemas de gramática y ortografía, y dificultades para una comprensión reflexiva de textos. Algunos se precian de que pueden leer al revés un documento secreto sobre el escritorio de un ministro, de grabar diálogos casuales sin prevenir al interlocutor, o de usar como noticia una conversación convenida de antemano como confidencial. Lo más grave es que estos atentados éticos obedecen a una noción intrépida del oficio, asumida a conciencia y fundada con orgullo en la sacralización de la primicia a cualquier precio y por encima de todo. No los conmueve el fundamento de que la mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor. Algunos, conscientes de sus deficiencias, se sienten defraudados por la escuela y no les tiembla la voz para culpar a sus maestros de no haberles inculcado las virtudes que ahora les reclaman, y en especial la curiosidad por la vida.

publicidad

Es cierto que estas críticas valen para la educación general, pervertida por la masificación de escuelas que siguen la línea viciada de lo informativo en vez de lo formativo. Pero en el caso específico del periodismo parece ser, además, que el oficio no logró evolucionar a la misma velocidad que sus instrumentos, y los periodistas se extraviaron en el laberinto de una tecnología disparada sin control hacia el futuro. Es decir, las empresas se han empeñado a fondo en la competencia feroz de la modernización material y han dejado para después la formación de su infantería y los mecanismos de participación que fortalecían el espíritu profesional en el pasado. Las salas de redacción son laboratorios asépticos para navegantes solitarios, donde parece más fácil comunicarse con los fenómenos siderales que con el corazón de los lectores. La deshumanización es galopante.

No es fácil entender que el esplendor tecnológico y el vértigo de las comunicaciones, que tanto deseábamos en nuestros tiempos, hayan servido para anticipar y agravar la agonía cotidiana de la hora del cierre. Los principiantes se quejan de que los editores les conceden tres horas para una tarea que en el momento de la verdad es imposible en menos de seis, que les ordenan material para dos columnas y a la hora de la verdad sólo les asignan media, y en el pánico del cierre nadie tiene tiempo ni humor para explicarles por qué, y menos para darles una palabra de consuelo. “Ni siquiera nos regañan”, dice un reportero novato ansioso de comunicación directa con sus jefes. Nada: el editor que antes era un papá sabio y compasivo, apenas si tiene fuerzas y tiempo para sobrevivir él mismo a las galeras de la tecnología.

publicidad

Creo que es la prisa y la restricción del espacio lo que ha minimizado el reportaje, que siempre tuvimos como el género estrella, pero que es también el que requiere más tiempo, más investigación, más reflexión, y un dominio certero del arte de escribir. Es en realidad la reconstitución minuciosa y verídica del hecho. Es decir: la noticia completa, tal como sucedió en la realidad, para que el lector la conozca como si hubiera estado en el lugar de los hechos.

Antes que se inventaran el teletipo y el télex, un operador de radio con vocación de mártir capturaba al vuelo las noticias del mundo entre silbidos siderales, y un redactor erudito las elaboraba completas con pormenores y antecedentes, como se reconstruye el esqueleto entero de un dinosaurio a partir de una vértebra. Sólo la interpretación estaba vedada, porque era un dominio sagrado del director, cuyos editoriales se presumían escritos por él, aunque no lo fueran, y casi siempre con caligrafías célebres por lo enmarañadas. Directores históricos tenían linotipistas personales para descifrarlas.

Un avance importante en este medio siglo es que ahora se comenta y se opina en la noticia y en el reportaje, y se enriquece el editorial con datos informativos. Sin embargo, los resultados no parecen ser los mejores, pues nunca como ahora ha sido tan peligroso este oficio. El empleo desaforado de comillas en declaraciones falsas o ciertas permite equívocos inocentes o deliberados, manipulaciones malignas y tergiversaciones venenosas que le dan a la noticia la magnitud de un arma mortal. Las citas de fuentes que merecen entero crédito, de personas generalmente bien informadas o de altos funcionarios que pidieron no revelar su nombre, o de observadores que todo lo saben y que nadie ve, amparan toda clase de agravios impunes. Pero el culpable se atrinchera en su derecho de no revelar la fuente, sin preguntarse si él mismo no es un instrumento fácil de esa fuente que le transmitió la información como quiso y arreglada como más le convino. Yo creo que sí: el mal periodista piensa que su fuente es su vida misma -sobre todo si es oficial- y por eso la sacraliza, la consiente, la protege, y termina por establecer con ella una peligrosa relación de complicidad, que lo lleva inclusive a menospreciar la decencia de la segunda fuente.

publicidad

Aun a riesgo de ser demasiado anecdótico, creo que hay otro gran culpable en este drama: la grabadora. Antes de que ésta se inventara, el oficio se hacía bien con tres recursos de trabajo que en realidad eran uno sólo: la libreta de notas, una ética a toda prueba, y un par de oídos que los reporteros usábamos todavía para oír lo que nos decían. El manejo profesional y ético de la grabadora está por inventar. Alguien tendría que enseñarles a los colegas jóvenes que la casete no es un sustituto de la memoria, sino una evolución de la humilde libreta de apuntes que tan buenos servicios prestó en los orígenes del oficio. La grabadora oye pero no escucha, repite -como un loro digital- pero no piensa, es fiel pero no tiene corazón, y a fin de cuentas su versión literal no será tan confiable como la de quien pone atención a las palabras vivas del interlocutor, las valora con su inteligencia y las califica con su moral. Para la radio tiene la enorme ventaja de la literalidad y la inmediatez, pero muchos entrevistadores no escuchan las respuestas por pensar en la pregunta siguiente.

La grabadora es la culpable de la magnificación viciosa de la entrevista. La radio y la televisión, por su naturaleza misma, la convirtieron en el género supremo, pero también la prensa escrita parece compartir la idea equivocada de que la voz de la verdad no es tanto la del periodista que vio como la del entrevistado que declaró. Para muchos redactores de periódicos la transcripción es la prueba de fuego: confunden el sonido de las palabras, tropiezan con la semántica, naufragan en la ortografía y mueren por el infarto de la sintaxis. Tal vez la solución sea que se vuelva a la pobre libretita de notas para que el periodista vaya editando con su inteligencia a medida que escucha, y le deje a la grabadora su verdadera categoría de testigo invaluable. De todos modos, es un consuelo suponer que muchas de las transgresiones éticas, y otras tantas que envilecen y avergüenzan al periodismo de hoy, no son siempre por inmoralidad, sino también por falta de dominio profesional.

publicidad

Tal vez el infortunio de las facultades de Comunicación Social es que enseñan muchas cosas útiles para el oficio, pero muy poco del oficio mismo. Claro que deben persistir en sus programas humanísticos, aunque menos ambiciosos y perentorios, para contribuir a la base cultural que los alumnos no llevan del bachillerato. Pero toda la formación debe estar sustentada en tres pilares maestros: la prioridad de las aptitudes y las vocaciones, la certidumbre de que la investigación no es una especialidad del oficio sino que todo el periodismo debe ser investigativo por definición, y la conciencia de que la ética no es una condición ocasional, sino que debe acompañar siempre al periodismo como el zumbido al moscardón.

El objetivo final debería ser el retorno al sistema primario de enseñanza mediante talleres prácticos en pequeños grupos, con un aprovechamiento crítico de las experiencias históricas, y en su marco original de servicio público. Es decir: rescatar para el aprendizaje el espíritu de la tertulia de las cinco de la tarde.

Un grupo de periodistas independientes estamos tratando de hacerlo para toda la América Latina desde Cartagena de Indias, con un sistema de talleres experimentales e itinerantes que lleva el nombre nada modesto de Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es una experiencia piloto con periodistas nuevos para trabajar sobre una especialidad específica -reportaje, edición, entrevistas de radio y televisión, y tantas otras- bajo la dirección de un veterano del oficio.

publicidad

En respuesta a una convocatoria pública de la Fundación, los candidatos son propuestos por el medio en que trabajan, el cual corre con los gastos del viaje, la estancia y la matrícula. Deben ser menores de treinta años, tener una experiencia mínima de tres, y acreditar su aptitud y el grado de dominio de su especialidad con muestras de las que ellos mismos consideren sus mejores y sus peores obras.

La duración de cada taller depende de la disponibilidad del maestro invitado -que escasas veces puede ser de más de una semana-, y éste no pretende ilustrar a sus talleristas con dogmas teóricos y prejuicios académicos, sino foguearlos en mesa redonda con ejercicios prácticos, para tratar de transmitirles sus experiencias en la carpintería del oficio. Pues el propósito no es enseñar a ser periodistas, sino mejorar con la práctica a los que ya lo son. No se hacen exámenes ni evaluaciones finales, ni se expiden diplomas ni certificados de ninguna clase: la vida se encargará de decidir quién sirve y quién no sirve.

Trescientos veinte periodistas jóvenes de once países han participado en veintisiete talleres en sólo año y medio de vida de la Fundación, conducidos por veteranos de diez nacionalidades. Los inauguró Alma Guillermo Prieto con dos talleres de crónica y reportaje. Terry Anderson dirigió otro sobre información en situaciones de peligro, con la colaboración de un general de las Fuerzas Armadas que señaló muy bien los límites entre el heroísmo y el suicidio. Tomás Eloy Martínez, nuestro cómplice más fiel y encarnizado, hizo un taller de edición y más tarde otro de periodismo en tiempos de crisis. Phil Bennet hizo el suyo sobre las tendencias de la prensa en los Estados Unidos y Stephen Ferry lo hizo sobre fotografía. El magnífico Horacio Bervitsky y el acucioso Tim Golden exploraron distintas áreas del periodismo investigativo, y el español Miguel Ángel Bastenier dirigió un seminario de periodismo internacional y fascinó a sus talleristas con un análisis crítico y brillante de la prensa europea.

publicidad

Uno de gerentes frente a redactores tuvo resultados muy positivos, y soñamos con convocar el año entrante un intercambio masivo de experiencias en ediciones dominicales entre editores de medio mundo. Yo mismo he incurrido varias veces en la tentación de convencer a los talleristas de que un reportaje magistral puede ennoblecer a la prensa con los gérmenes diáfanos de la poesía.

Los beneficios cosechados hasta ahora no son fáciles de evaluar desde un punto de vista pedagógico, pero consideramos como síntomas alentadores el entusiasmo creciente de los talleristas, que son ya un fermento multiplicador del inconformismo y la subversión creativa dentro de sus medios, compartido en muchos casos por sus directivas. El solo hecho de lograr que veinte periodistas de distintos países se reúnan a conversar cinco días sobre el oficio ya es un logro para ellos y para el periodismo. Pues al fin y al cabo no estamos proponiendo un nuevo modo de enseñarlo, sino tratando de inventar otra vez el viejo modo de aprenderlo.

Los medios harían bien en apoyar esta operación de rescate. Ya sea en sus salas de redacción, o con escenarios construidos a propósito, como los simuladores aéreos que reproducen todos los incidentes del vuelo para que los estudiantes aprendan a sortear los desastres antes de que se los encuentren de verdad atravesados en la vida. Pues el periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En la industria lechera de Wisconsin, en el cinturón oxidado de EEUU donde arrasó Donald Trump, más de la mitad de los trabajadores son inmigrantes y la mayoría de ellos no tienen documentos. Ningún ciudadano estadounidense se ofrece para el trabajo duro que ellos realizan.
In the dairy industry in Wisconsin, at the heart of the Rust Belt where Donald Trump won by a landslide, more than half of the workers are immigrants and most of them are undocumented. No American citizen wants to do the hard work they do.
Brian Latell, former chief analyst at the CIA, talks about his work tracking Fidel Castro and how the revolutionary leader placed agents in his classroom to spy on him.
Cómo el exdirigente cubano logró llevar a la gloria el béisbol de la isla y cómo no pudo evitar que todo se echara a perder por la huida de algunos de los mejores peloteros.
How Fidel Castro's plan to save Cuban baseball unraveled. The once mighty amateur baseball champions have lost much of their talent in recent years to U.S. Major League Baseball. Now the Cuban government is in discussions with MLB to stop the desertions. But will a Trump presidency make that more difficult?
El vicepresidente electo dijo en una entrevista con la cadena ABC que hace años que el Pew Research Center encontró evidencia del voto fraudulento, mientras que el presentador George Stephanopoulos le rebatía sus argumentos.
La aeronave, de la compañía Pakistan International Airlines (PIA), realizaba el trayecto entre la ciudad de Chitral e Islamabad. Por el momento no se saben las causas del accidente, pero las autoridades informaron que no creen que haya sobrevivientes.
El general en retiro apareció en el segundo mitin de la ‘gira de agradecimiento’ del Donald Trump en Fayetteville, Carolina del Norte.
Además, Barack Obama defendió su legado contra el terrorismo y criticó las posturas de Donald Trump, también desechos marinos están afectando a más de 800 especies animales causando pérdidas de 13 mil millones de dólares en todas las costas del mundo.
La fundación Sandy Hook Promise realizó esta emotiva campaña donde una vez más alerta sobre uso de armas en las escuelas.
Según las autoridades, el cuerpo de la pequeña Yuliana Samboní mostraba signos de tortura y violación cuando fue encontrado.
La policía y un asesor del Ministerio de Justicia colombiano hacen efectiva la captura de Rafael Uribe Noguera en una clínica donde está internado el acusado de asesinar y violar a la niña de 7 años Yuliana Andrea Samboní. La casa donde fue hallado el cadáver de la menor es propiedad de la familia del sospechoso. Los agentes llegaron a ella siguiendo la pista de un vehículo que aparece en un video de seguridad.
Además, continúa aumentando el número de víctimas del incendio ocurrido en durante una fiesta en Oakland, California y también, Ben Carson fue nominado por Donald Trump para ocupar el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.
La malinterpretación de una vieja entrevista a su director, Bernardo Bertolucci, generó una gran polémica y llevó a grandes medios a afirmar que Marlon Brando violó a Maria Schneider en la famosa escena de sexo de 'El último tango en París'.
La excandidata presidencial del Partido Verde anunció que le pidió a una corte federal de Pennsylvania un recuento de votos.
Alexander Schultz atravesó los 711 pies que separan la Torre Bancomer y el edificio Torre Reforma a unos 780 pies de altura.
Dictan cadena perpetua a Justin Ross Harris por el asesinato de su hijo
La víctima, de 22 meses de edad, murió en 2014 luego de que su padre lo dejara en un auto por múltiples horas.
Terrorismo
Atacante yihadista de París grabó el asesinato del policía y su pareja
El presidente francés François Hollande atribuyó el ataque a una "acción terrorista".
El "Mannequin Challenge" llegó a la Casa Blanca (y ni Michelle Obama pudo resistirse)
Los campeones de la NBA, los Cleveland Cavaliers, estuvieron de visita en la Casa Blanca y no podían dejar pasar la ocasión para ser tendencia. Tras ser recibidos por el presidente y su esposa decidieron hacer el popular "Mannequin Challenge".
¿Se atreverá? Kate del Castillo ya puede viajar a México sin miedo
Código Segura tiene todos los detalles de cómo va el proceso en contra de la actriz mexicana con respecto a la investigación de su encuentro con el narcotraficante 'El Chapo' Guzmán.
publicidad
Los Bulls cortan racha ganadora de los Spurs con gran actuación de Rondo
Los Spurs buscaban empatar el récord de los Warriors de juegos seguidos ganados como visitantes, pero no pudieron con los Bulls que ganaron 95-91.
A diez años del título de Chivas: Néstor de la Torre asegura que se cumplió con un deber
El que fuera directivo de Guadalajara recordó lo mejor de aquellos días.
A diez años del título de Chivas: ‘Maza’ menciona que se impusieron a todo
El defensa dice que pese a que tenían las cosas en contra, supieron ganar.
A diez años del más reciente título de Chivas en la Liga
Hace una década, Guadalajara consiguió ante Toluca el campeonato y aquí lo recordamos.
Fashion Gurús: Los Detectives de la Moda vs. Milennials ¿quién tiene la razón?
En los Premios Juventud más "retro" enfrentamos las opiniones de los expertos Milennials contra los expertos de la casa, ¿quién te gustó más?
El talento de Univision viajó en el tiempo en Premios Juventud 2016
Una vez más, nuestro talento brilló en la alfombra. ¿Quiénes te gustaron?
El show en fotos: Mira el Mega Reventón Retro de Premios Juventud 2016
Disfruta de una gran retrospectiva que celebra lo mejor de décadas pasadas junto a Pitbull, Gente de Zona, Enrique Iglesias, Chino & Nacho, Daddy Yankee, Prince Royce, CNCO, Magneto ¡y muchos más!
Premio Lo Nuestro 2016: Ganadores, alfombra, musicales, ¡todo el show!
Disfruta lo mejor de la 28va edición de Premio Lo Nuestro y no te pierdas todo lo que ocurrió durante las actuaciones estelares de tus artistas favoritos durante la ceremonia.