publicidad
.

El hambre y la desesperanza de adueñan de Haití 9 días después del terre...

El hambre y la desesperanza de adueñan de Haití 9 días después del terremoto

El hambre y la desesperanza de adueñan de Haití 9 días después del terremoto

Ancelot Jean no tenía gran cosa antes del terremoto: una casa de concreto en un barrio bajo con un negocio de....

Viven en la calle

PUERTO PRINCIPE - Ancelot Jean no tenía gran cosa antes del terremoto: una casa de concreto en un barrio bajo con un negocio de carpintería en la parte posterior.

Para ayudar a través de Univision y la Cruz Roja llama al 1(800) 842-2200.

Ahora casi no tiene nada material. Vive con su esposa, seis hijos y miles de otras familias en la plaza central de la capital haitiana, Champs de Mars. Cocinan sobre la acera y ponen a secar la ropa sobre los portones del derrumbado palacio presidencial. La única sombra que los protege es la de una sombrilla verde.

"Esta es nuestra casa ahora", dice su esposa, Roselaine Dolce.

La familia duerme unos junto a otros para protegerse de ladrones, entre tiendas de campaña pobladas mayormente por sus vecinos -que también quedaron sin vivienda- del barrio conocido como Marche Solomon, unas cuadras al oeste.

Pobreza extrema

Su jueves comenzó con la primera luz de la mañana aproximadamente a las 6 a.m. en una plaza salpicada de estatuas de héroes revolucionarios de Haití que es con mucho el lugar más amplio de la muy sobre poblada capital, así como uno de los pocos espacios abiertos en la ciudad.

El hijo de Roselaine, Michel Lafleur, de 22 años y nacido de un matrimonio anterior, emergió repentinamente de su tapete de cartón y cruzó la calle para comprar una taza de café por cinco gourdes -aproximadamente 13 centavos de dólar-.

publicidad

A Jean le hubiera gustado también tomar una taza, pero no había dinero para dos, así que sólo se lavó la cara y dijo sus oraciones matutinas.

De hecho, esa taza matutina sería lo último que alguien de ellos tomaría hasta la tarde.

¿Debería la comunidad internacional redoblar los esfuerzos para ayudar en la reconstrucción de Haitì? Comente aquí.

Nadie lo olvidará

Milagrosamente, todos los niños sobrevivieron: Además de Michel, están la hija adoptiva de Roselaine, Cresna, de 16 años; y los hijos de Jean, Jonathan, de 14, y Clairemai, de 11. La pareja también cuida a Francia, de 11 años, y Jenny, de 15, hijos huérfanos de la hermana de Dolce, quien murió con su esposo cuando su casa se desplomó durante una reunión para rezar en la terrible tarde del 12 de enero.

"Sólo Dios puede darle un nombre a lo que sucedió. Pero en ocasiones lo llamamos 'el gran camión que pasó'", comentó Jean. "El gran camión de la muerte".

Sin desayuno, Dolce comenzó a realizar su lavado de ropa del día, en una cubeta de plástico llena de jabón y agua extraída de una fuente fétida cercana que está contaminada con excreciones humanas. La mayoría de los niños sólo tenían la ropa que vestían cuando ocurrió el terremoto.

publicidad

En cuanto a todos los demás, no había mucho que hacer mas que musitar y mirar la situación a su alrededor.

Gobierno al mínimo

El gobierno de Haití está faltando a las expectativas de los desamparados por el terremoto de hace nueve días, afirmó el jueves el primer ministro del país caribeño, Jean-Max Bellerive, y dijo que comparte la frustración de sus compatriotas ante la dilación de la asistencia.

Bellerive hizo un llamado a los grupos humanitarios para que se coordinen con el gobierno haitiano en la distribución de la ayuda de emergencia.

Las declaraciones fueron hechas durante un encuentro desordenado con periodistas en la Embajada de Canadá en Puerto Príncipe.

Numerosos haitianos se han quejado de una ausencia de liderazgo del gobierno para dirigir las operaciones de salvamento, rescate y ayuda.

Falta de estrategias

Bellerive consideró muy difícil que las organizaciones independientes y otros grupos afines puedan suministrar con eficacia la ayuda si no cuentan con la cooperación de las autoridades que les permitiría identificar bien las necesidades.

También señaló que no es fácil proveer ayuda cuando tiene que hacerse con un convoy de seguridad. "Hay ciertas reglas para la distribución debido a la seguridad. Tiene que hacerse con algún equipo de seguridad. No siempre es fácil al comenzar la entrega (de ayuda) con (un despliegue de) seguridad para cada caravana".

publicidad

Coincidió en que la población quiere que su gobierno tenga más comunicación y ofrezca respuestas.

"En este momento no estamos cumpliendo las expectativas. Hay mucha frustración aquí", dijo Bellerive, y agregó que la población quiere más comunicaciones y respuestas del gobierno.

"Saben que ocurrieron muchas cosas en Haití y no ven que les llegue nada de comida o agua, y están frustrados, pero creo que en general a la gente le gustaría (recibir) más servicios de su gobierno", subrayó.

No tienen cómo

Mencionó varios aspectos que consideró responsables de la lenta reacción. Dijo que había muy poco equipo en el aeropuerto por el sismo y que las descargas eran muy tardadas.

También señaló que la torre de control se cayó y que el gobierno pidió al Ejército estadounidense que restableciera la capacidad de aterrizaje en la terminal.

El primer ministro dijo que han fortalecido la coordinación con la comunidad internacional.

"El gobierno tiene su papel, los (países y organismos) socios tienen el suyo", apuntó Bellerive. "La gente siente que no ha recibido todo lo que necesita, el tipo de ayuda y apoyo que necesita, y como soy la persona responsable del gobierno, debo decir que comparto la frustración de la gente y que estamos trabajando muy, muy duro para hacerles llegar esa ayuda tan rápido como sea posible".

publicidad

Reparan puertos

El Ejército, la Fuerza Naval y la Guardia Costera de Estados Unidos se apresuraron el jueves a arreglar las fisuras en el único muelle industrial que funciona en la capital de Haití, mientras otros marinos estadounidenses trasladaron por aire desde un puerto de la Guardia Costera haitiana a un cercano hospital flotante a decenas de heridos graves por el devastador terremoto de la semana pasada.

La restauración del puerto es un factor clave para la recuperación de largo plazo en Haití, y es la manera más sencilla de transportar la gran ayuda que el país requiere. Pero los daños son tan considerables que los militares no tienen forma de decir cuánto tiempo tomaría dejarlo listo para que las embarcaciones lleguen y hagan numerosas descargas.

"Todavía tenemos buzos que evalúan la situación de la seguridad", dijo el capitán de fragata John Boulton, quien supervisó a los 18 buzos estadounidenses que trabajan actualmente en Haití. Muchos más están en camino.

El estudio que ellos condujeron en la bahía central de Puerto Príncipe ha sido enviado a ingenieros de la armada en Estados Unidos que están trazando un mapa de los daños para determinar cuántos trabajadores tienen que ser enviados para reparaciones.

Registro y tamaño

Las fuerzas armadas advirtieron el jueves a los buques de ayuda que deben registrarse y dar detalles específicos de sus dimensiones a la armada, que ha establecido una lista de espera similar a la existente en el atareado aeropuerto de la capital, ahora bajo control del ejército estadounidense. "Pero realmente no sé cuándo estará listo el puerto", dijo Boulton.

publicidad

En total, cuatro barcos han conseguido atracar en el único muelle, parcialmente destruido, que queda en el puerto: un buque civil de carga con 12 contenedores enviados por la organización caritativa estadounidense Christian Aid, un barco de rescate de la armada norteamericana que ha estado monitoreando el daño en el puerto, seguidos de buques de las armadas holandesa y francesa con cargamentos de ayuda, dijo el capitán de corbeta Mike Pierno, de la Guardia Costera estadounidense, cuyos hombres están coordinando las labores en el puerto.

Descargar la ayuda es una labor larga y difícil a causa de enormes rajaduras en todo el muelle, lo que solamente permite l uso de un camión a la vez.

Topadoras de la armada han creado una pequeña cabeza de playa dentro del puerto para permitir que embarcaciones anfibias descarguen palas mecánicas y otro equipo pesado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad