publicidad

El ejército hondureño dijo que respalda la mediación de "scar Arias

El ejército hondureño dijo que respalda la mediación de "scar Arias

El derrocado presidente de Honduras exige su restitución al gobierno de Micheletti, que amenaza con detenerlo si entra al país.

Respaldan solución

TEGUCIGALPA - El ejército hondureño aseguró que respalda el proceso de negociación que se lleva a cabo en Costa Rica, una medida considerada por un analista como una respuesta a las acusaciones del depuesto presidente Manuel Zelaya.

"Esa declaración es innecesaria toda vez que el ejército está sometido al poder civil, quizá es una respuesta a Zelaya para que entienda que ellos no tienen nada que hablar con él", dijo el domingo a The Associated Press el analista político hondureño Juan Ramón Martínez.

Recibe noticias de Honduras en tu móvilEl comunicado del ejército indica que las fuerzas armadas "como institución, respaldamos una solución a la problemática que atraviesa nuestro país, mediante un proceso de negociación en el marco del Acuerdo de San José".

El viernes, tras cruzar brevemente la frontera entre Nicaragua y Honduras, el depuesto presidente dijo que el gobierno de facto se sostiene por obra del apoyo de las fuerzas armadas que "han traicionado al pueblo hondureño... sus oficiales tienen que rectificar", dijo a periodistas.

En su comunicado, el ejército añadió, "reiteramos nuestro apoyo irrestricto a los resultados de la (negociación en Costa Rica), conforme a nuestra Constitución y demás leyes".

El 28 de junio, un comando de militares irrumpió en casa de Zelaya, le detuvo y lo transportó a Costa Rica. Reclamo a EU y Latinoamérica

publicidad

En su comunicado, el ejército añadió, "reiteramos nuestro apoyo irrestricto a los resultados de la (negociación en Costa Rica), conforme a nuestra Constitución y demás leyes".

El 28 de junio, un comando de militares irrumpió en casa de Zelaya, le detuvo y lo transportó a Costa Rica.

El depuesto presidente de Honduras demandó el domingo a Estados Unidos y a los países de América Latina enfrentar "con fuerza" al nuevo Gobierno de su país, que preside Roberto Micheletti, para sacarlo del poder.

Desde el municipio nicaragüense de Ocotal, fronterizo con Honduras, donde se encuentra tras fracasar por ingresar a su país, Zelaya hizo especial llamado al Gobierno de Barack Obama de enfrentar a los golpistas para "saber realmente cuál es la posición" de Washington.

"A la secretaria (de Estado estadounidense, Hillary) Clinton, que enfrente la dictadura con fuerza para hablar bien del presidente Obama, que enfrente con fuerza" a los golpistas, exigió el derrocado mandatario hondureño.

"Que (la Casa Blanca) deje de evadir el tema de la dictadura, que la enfrente con fuerza para saber realmente cuál es la posición de Estados Unidos en relación a este golpe de Estado", reclamó.

Zelaya, quien continúa en el municipio nicaragüense de Ocotal, cabecera departamental de Nueva Segovia, a 25 kilómetros de la frontera con Honduras y a 225 kilómetros al norte de Managua, también demandó a los gobernantes latinoamericanos enfrentar "con fuerza" esta "dictadura", como califica al Gobierno de Micheletti.

publicidad

Urgió mayor compromiso

"Esperamos que América Latina, en forma conjunta, los presidentes que no quieren les den golpes de Estado, condenen este golpe, pero que nos ayuden (también) a sacar a los dictadores para que vuelva la paz", exhortó Zelaya a través de un megáfono para hacerse oír ante sus seguidores y los periodistas.

Consideró que la diplomacia se encuentra "desafiada con esta dictadura que se ha instalado en Honduras".

"El pueblo hondureño no se siente solo, se siente acompañado, pero honestamente le digo una cosa: los golpistas hoy se están burlando de los presidentes de América", señaló.

"Quiero saber qué van a hacer los presidentes de América, porque este grupo de facinerosos, militares golpistas, se están burlando de ellos también", reafirmó.

Apuntó que "algunos presidentes", sin precisar, no hablan de la "represión" que se sufre en su país, "sino que hablan de otros temas, pero no enfrentan las dictaduras".

Instalado en la frontera

Zelaya recorre desde el viernes la frontera entre Nicaragua y Honduras -cerca de la cual pasó la noche del sábado al domingo- y dijo que acampará allí por dos días para exigir su restitución al gobierno de facto de Roberto Micheletti, que amenaza con detenerlo si entra al país.

publicidad

Zelaya y el séquito de seguidores que lo acompañan pernoctaron en un hotel de la ciudad de Ocotal (226 km al norte de Managua), de donde este domingo tiene previsto partir de nuevo hacia el poblado fronterizo de Las Manos.

Mientras, el gobierno de facto extendió hasta las 18:00 locales de este domingo (00:00 GMT del lunes) el toque de queda en la zona fronteriza con Nicaragua para contener a los seguidores de Zelaya.

Éste anunció el sábado en Las Manos que se disponía a organizar la resistencia desde territorio nicaragüense, instalándose así en la frontera tras considerar fracasada la mediación iniciada el 9 de julio por el presidente costarricense Oscar Arias.

Por su parte, Arias afirmó en la prensa de este domingo que la presencia de Zelaya en la frontera "no ayuda a la reconciliación", aunque insistió en que cualquier acuerdo "pasa por restituirlo como presidente".

Actitud no ayuda a la paz

La decisión de Zelaya "no es el camino para la reconciliación", dijo Arias al diario español El País.

La tensión aumentó el sábado en la frontera -donde unos 3.000 militares y policías resguardaban la zona, según dijo Radio Globo- cuando un hondureño apareció muerto en un camino rural y partidarios de Zelaya culparon a la Policía. Periodistas de la AFP vieron el cadáver, con señales de golpes y heridas de arma blanca, tirado a un costado de un predio cafetalero.

publicidad

El hombre, identificado por amigos como Pedro Madriel Muñoz Alvarado, de 23 años, "apareció con señales de tortura, de que fue ejecutado", agregó la emisora, uno de los pocos medios hondureños de línea crítica al gobierno de facto.

Un oficial de la Policía que no quiso identificarse reconoció ante periodistas que el hombre había sido detenido el viernes, pero dijo que fue por fumar marihuana y que había sido liberado después.

¿Retorno en manos de EU?

Zelaya consideró que la llave de su retorno está en manos de Estados Unidos, al que llamó a ejercer mayor presión sobre el gobierno de facto.

"Estados Unidos tiene que apretar", indicó, convencido de que el golpe militar que lo expulsó el 28 de junio del poder fue apoyado por el Pentágono.

Mientras, dos legisladores republicanos estadounidenses llegaron el sábado a Honduras y conversaron con Micheletti -cuyo régimen no es reconocido por Washington- retirándose luego de la Casa Presidencial sin declarar a la prensa.

Los legisladores Brian Bilbray (California) y Connie Mack (Florida) -que previo al viaje había dicho que "la salida de Manuel Zelaya no se produjo por un golpe"- conversaron con Micheletti por una hora y media, dijo Rondey Moncada, del ministerio de Información del gobierno de facto.

Micheletti dialogó con EU

Una misión de congresistas republicanos de Estados Unidos se reunió con el nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, al iniciar una visita para conocer informes sobre la crisis que vive este país por el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, informaron fuentes oficiales.

publicidad

Los congresistas Tom Dime, de Florida, y Brian P. Bilbray, de California, se reunieron con Micheletti en la Casa Presidencial, dijo a Efe un portavoz de la Presidencia.

El canciller y la vicecanciller de Honduras, Carlos López y Martha Alvarado, también participaron en el encuentro, además de una asesora de Micheletti, Marcia Villeda, indicó, sin dar detalles sobre lo tratado.

En principio, otra fuente de la Presidencia había indicado a la prensa que la misión era encabezada por Connie Mack e integrada por republicanos y demócratas.

Con la Corte Suprema

Los congresistas también se reunieron con los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Además, prevén reunirse entre hoy y el próximo lunes con diputados del Congreso Nacional, funcionarios del Ministerio Público, empresarios y representantes de sectores sociales, indicaron las fuentes.

El objetivo de los legisladores, agregaron, es "verificar de fuente fidedigna la realidad" de lo que pasó en Honduras el 28 de junio pasado, cuando los militares derrocaron a Zelaya y el Parlamento designó en su lugar a Micheletti, hasta entonces jefe del Legislativo.

Esta es la primera visita de altos representantes del extranjero que recibe Micheletti, cuyo Gobierno no es reconocido por la comunidad internacional.

Ofrecen salir a familia

El nuevo Gobierno de Honduras que preside Roberto Micheletti le ofreció hoy un avión a la familia del depuesto presidente, Manuel Zelaya, para que pueda reunirse con él, oferta que fue rechazada por su esposa, Xiomara Castro.

publicidad

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad indicó que garantiza la protección de Zelaya y su familia, y que "en virtud de mantener dicha garantía, se le ha ofrecido a la familia" del derrocado presidente "la posibilidad de brindarle un vuelo privado para ser transportados a donde lo requiera".

Zelaya denunció el sábado que los militares de su país mantienen retenida a su esposa Xiomara Castro de Zelaya y a su familia en el departamento de El Paraíso, limítrofe con Nicaragua, donde fue encontrado muerto un joven presuntamente seguidor del depuesto presidente.

"Allí está detenida mi familia que no la dejan pasar en El Paraíso. Hay que rogarle a Dios. Allí está mi madre, mi esposa y mis hijos, mujeres valientes, enfrentando las bayonetas", dijo Zelaya a través de un megáfono para hacerse oír ante sus seguidores.

"No les da pena a estas cúpulas militares", agregó el depuesto presidente, que llegó a Las Manos, procedente del municipio nicaragüense de Ocotal, provincia de Nueva Segovia y 225 kilómetros al norte de Managua, donde pernoctó tras fracasar por segunda vez en su intento de entrar a su país.

OEA defiende su papel

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, defendió su gestión personal y la acción de la OEA en la crisis de Honduras y afirmó que trabajan con las herramientas que tienen.

publicidad

"Algunos han dicho que la OEA usa diferentes varas para medir y que no atiende a los abusos de derechos individuales o la manipulación de las prácticas democráticas con medios antidemocráticos en algunos países", señaló Insulza en un artículo que publicó el diario The Washington Post.

Los críticos "sostienen que la organización no cumple con su propia Carta, ni con la Carta Democrática Interamericana cuando invita a regímenes no democráticos para que retornen a nuestra comunidad de naciones", añadió Insulza.

La OEA, que condenó por unanimidad la deposición en junio del presidente hondureño Manuel Zelaya, también aprobó una resolución que invita a Cuba a que retorne como miembro activo de esa organización que lo suspendió en 1964.

Condena "unánime"

"Los acontecimientos recientes en Honduras han dado más munición retórica a quienes sostienen que la OEA ignora las amenazas a la democracia en algunos casos y la subvierte activamente en otros", añadió Insulza. "Pero las cosas no son así".

El funcionario recordó que, como organización internacional, "la OEA responde a sus estados miembros".

"De forma muy similar (sic) al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde una nación puede obstruir las medidas más firmes contra algunos países, la OEA opera con una larga tradición de consenso entre sus miembros", agregó.

publicidad

"Por lo tanto las decisiones de la organización a menudo requieren negociaciones y discusiones prolongadas", continuó Insulza.

Mediación fracasada

"De todos modos si a un Estado miembro le preocupa alguna situación que amenace la democracia dentro de la región, puede presentar el asunto en las discusiones", aseguró. "Esto es lo que ocurrió con Honduras".

"Los estados miembros pueden presentar sus preocupaciones al Consejo Permanente de la OEA", explicó Insulza. "Sin embargo, ningún otro país ha sido señalado para su discusión".

"A pesar de los intentos tempranos de la OEA por una reconciliación el 28 de junio hubo un golpe de estado, respaldado por los militares, que depuso al presidente democráticamente electo (de Honduras)", sigue el artículo.

Insulza recordó que la deposición de Zelaya fue condenada por cada uno de los miembros de la OEA, las Naciones Unidas y la Unión Europea.

"Ni un solo Gobierno del mundo ha reconocido al régimen interino (de Honduras)" apuntó. "Y, además, la resolución de la OEA prohibió que yo hablara con el Gobierno de facto en Honduras".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad