publicidad

El ejército hondureño detuvo al presidente Manuel Zelaya y lo condujo a una base aérea

El ejército hondureño detuvo al presidente Manuel Zelaya y lo condujo a una base aérea

El presidente hondureño Manuel Zelaya dijo desde Costa Rica que fue víctima de un "secuestro" y "golpe de Estado".

En Costa Rica

TEGUCIGALPA - El presidente hondureño, Manuel Zelaya, denunció a la cadena de televisión Telesur que fue víctima de un "secuestro", "un golpe de Estado" y un complot este domingo por parte de un sector del ejército, a su llegada a Costa Rica, donde fue conducido por la fuerza por militares.

"Estoy en San José, Costa Rica, he sido víctima de un secuestro por parte de militares hondureños (...) Me engañó la élite del ejército", aseguró Zelaya.

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

El gobierno costarricense confirmó que el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, se encuentra a salvo en Costa Rica, en calidad de "huésped", tras haber sido detenido por las Fuerzas Armadas y sacado por la fuerza de su país.

La ministra de Seguridad costarricense, Giannina Del Vecchio, confirmó a la cadena CNN que Zelaya aterrizó en el aeropuerto Juan Santamaría, que se encuentra en perfecto estado de salud y que fue "secuestrado".

Un portavoz de la Presidencia también confirmó a Efe la presencia del mandatario hondureño, con el visto bueno del presidente del país, "scar Arias.

Del Vecchio aseguró que conversó con Zelaya y que él mismo le explicó que fue trasladado a San José por los mismos militares que se lo llevaron "secuestrado" esta mañana de su casa.La ministra añadió que tanto el avión militar que trajo al presidente Zelaya como sus ocupantes abandonaron Costa Rica y que solo el gobernante hondureño permanece en el país, donde se alojará en un hotel.

publicidad

Arias y Zelaya han mantenido contacto telefónico y se espera que el gobernante hondureño ofrezca una rueda de prensa en las próximas horas."Costa Rica es un país que se ha caracterizado por dar su hospitalidad a personas que por diferentes razones deben salir de sus países", argumentó Del Vecchio sobre la decisión de San José de darle acogida Zelaya.

Llamado a gobiernos

El presidente de Honduras llamó a los gobiernos de la región para que se pronuncien, como reconoció que ya lo han hecho muchos, a favor de la democracia y legalidad en Honduras.

Zelaya exigió, además, a la embajada de Estados Unidos que "aclare que no está detrás" de su salida forzada del poder.

"Que lo aclare. Si Estados Unidos está detrás de este golpe (...) si Estados Unidos les niega el apoyo puede evitar este zarpazo que se le ha dado a la democracia", declaró.

Expresó su seguridad que un "grupo de militares" y no todo el Ejército está involucrado en el "complot" en su contra, preparado y ejecutado por una "elite" hondureña "muy voraz".

"La cúpula de militar me ha engañado, me ha ultrajado", dijo Zelaya.

Piden su retorno

Los partidarios, miembros de organizaciones sociales que han defendido al presidente durante la crisis política de las últimas semanas, seguían llegando a la sede del ejecutivo hondureño amenazando con romper el portón de acceso al complejo presidencial.

publicidad

"Queremos a Mel", gritaban cientos de personas fieles al depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, que a lo largo de la mañana del domingo se fue congregando frente a la Casa Presidencial, fuertemente protegida por decenas de soldados y una docena de tanquetas.

"Un oficial nos amenazó con lanzarnos bombas", dijo a la AFP el activista del bloque popular Isidro Portillo.

Los manifestantes quemaban llantas y coreaban consignas como "el pueblo unido, jamás será vencido".

Denuncian amenazas

Desde los altavoces espetaban a los militares diciéndoles que "si hay un sólo muerto, va a haber miles de muertos".

En una pancarta, también se podía leer "militares golpistas".

La casa presidencial, en el centro de la capital hondureña, estaba protegida por decenas de soldados y una docena de tanquetas, cuatro de ellas en el patio interno de acceso al edificio.

Desde primeras horas de la mañana aviones militares y helicópteros surcan el cielo de Tegucigalpa, que se ha quedado sin luz y prácticamente incomunicada.

Varios canales de televisión públicos, así como radios, fueron silenciados y las comunicaciones telefónicas con el exterior del país eran cada vez más difíciles a medida que transcurría la mañana.

Las consignas a la población era que se quedara en su casas.

En las últimas semanas, el presidente había desafiado a todos los poderes institucionales y militares. Pretendía realizar este domingo una encuesta popular para preguntar a la población si estaba de acuerdo en realizar en las próximas elecciones generales un referéndum para establecer una Asamblea Constituyente con poderes para reformar la Constitución y permitir la reelección.

publicidad

Según el diario El Heraldo, la detención de Zelaya fue ordenada por los tribunales para impedir que cometiera un acto ilegal.

Zelaya destituyó el miércoles al jefe del Estado Mayor Conjunto, general Romeo Vásquez, por negarse a distribuir el material electoral, aunque al día siguiente el Tribunal Supremo de Justicia lo restituyó, dejando sin efecto la decisión del presidente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad