publicidad

El cautiverio de Betancourt

El cautiverio de Betancourt

Íngrid Betancourt y Clara Rojas, ex candidatas a la presidencia y la vicepresidencia respectivamente, cumplieron 2 mil días secuestradas.

Mantienen esperanzas

BOGOTÁ. Íngrid Betancourt  y Clara Rojas, ex candidatas a la presidencia y la vicepresidencia de Colombia, respectivamente, cumplieron hoy 2 mil días en poder de la guerrilla, sin que existan grandes expectativas de que recuperen la libertad.Betancourt, que también tiene nacionalidad francesa, y Rojas fueron secuestradas el 23 de febrero del 2002 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ( FARC) cuando viajaban por la región selvática del Caquetá, en el suroeste del país.

La última prueba fehaciente de supervivencia de ambas fue un video enviado en agosto del 2003.

Sus familiares y amigos, no obstante, mantienen viva la esperanza y no cejan en sus esfuerzos por lograr su libertad.

"Me parece muy impresionante que se estén cumpliendo 2 mil días", dijo la madre de Clara Rojas, Clara de Rojas, quien destacó como un "gran avance" que el Gobierno haya autorizado a la senadora opositora Piedad Córdoba a buscar un acercamiento con las FARC en favor de los rehenes en poder de esa guerrilla.

Piden diálogo a guerrilla

De Rojas opinó que el gobierno "ahora está en buena forma de comunicarse y dialogar" con las FARC.

"Me parece un paso muy grande y ojalá sigan así. Ojalá se pueda lograr un avance, lo acojo con mucha esperanza", afirmó la madre de Rojas, a quien su hija ha hecho abuela durante su cautiverio.

publicidad

Una de las pocas cosas que se ha sabido de las dos secuestradas es que la ex candidata a la vicepresidencia tuvo un hijo con un guerrillero que se llama Emmanuel y ha pasado sus tres años de vida secuestrado.

Además, el policía colombiano John Frank Pinchao que se evadió en mayo pasado de los guerrilleros que lo secuestraron en 1998, aseguró haber estado en un campamento de secuestrados con Betancourt.

Pinchao dijo que Betancourt intentó escapar por lo menos cinco veces, pero fue descubierta, encadenada como castigo y privada varios meses de la lectura de la prensa y la radio.

Como todos los días, "doña Clarita", como la conocen las madres de otros secuestrados, acudió hoy a misa en una capilla cercana a su casa, porque -dijo- "permanentemente" está orando por su hija.

Canje humanitario

En estos 2 mil días transcurridos desde que Clara Rojas perdió su libertad "la vida no ha sido fácil" tampoco para su madre, pero ha tratado de sostenerse de "la mejor manera posible".

La madre de Íngrid Betancourt, Yolanda Pulecio, que se ha destacado, al igual que los hijos de la ex candidata presidencial, por no desfallecer en sus esfuerzos por volver a tenerla con ellos, no se encuentra al parecer en Colombia.

Tanto Betancourt como Rojas están incluidas junto a políticos, soldados y policías colombianos, así como tres estadounidenses, en una lista elaborada por las FARC de personas "canjeables" por 500 guerrilleros presos.

publicidad

La lista está integrada actualmente por 45 personas, pues en junio pasado once de sus integrantes originales, ex diputados departamentales del Valle del Cauca, murieron en cautiverio.

Para lograr el intercambio de rebeldes por rehenes el derecho internacional propone el llamado "acuerdo humanitario", pero las FARC lo supeditan a que el gobierno colombiano desmilitarice dos extensos municipios del departamento del Valle del Cauca (suroeste) y el presidente colombiano, Álvaro Uribe, se opone rotundamente.

El pasado 4 de agosto la periodista venezolana Patricia Poleo aseguró en un artículo de prensa que tiene informes de que Betancourt ha sido vista en el estado de Apure (Venezuela) y que será liberada pronto para que el presidente de ese país, Hugo Chávez, la entregue a Francia.

El Gobierno venezolano negó tener conocimiento de ello, pero manifestó su disposición a hacer lo que esté en su mano para lograr la liberación, mientras el alto comisionado presidencial para la Paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, no dio "credibilidad" a la versión sobre su presencia en Venezuela.

Al cumplirse estos 2.000 días de cautiverio la Federación Internacional de Solidaridad con Íngrid Betancourt (FICIB) promovió actos de solidaridad en Francia, Bélgica, Noruega y Panamá.

En París el presidente francés, Nicolas Sarkozy, le pidió a las FARC gestos para favorecer el acuerdo humanitario que permita la liberación de rehenes y habló por teléfono con la familia de Íngrid Betancourt.

publicidad

Melanie y Lorenzo, hijos de Íngrid Betancourt y de su ex esposo, el francés Fabrice Delloye, pidieron en París al gobierno y a las FARC que dejen la "intransigencia""Ayúdennos a pedir a las FARC una prueba de vida", dijo Melanie, en tanto que su hermano Lorenzo afirmó que "2.000 días es una espera muy larga, insoportable".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad