publicidad

Ecuador no olvida incursión militar

Ecuador no olvida incursión militar

Aún espera las pruebas que permitan descartar que otro país además de Colombia participó aquel 1 de marzo en su territorio.

El ministro de Defensa, Javier Ponce, dijo a corresponsales de la prensa extranjera que, pese a la insistencia para que se presenten esas pruebas, el Gobierno de Colombia aún no las ha entregado.En la operación del Ejército colombiano fallecieron unas 26 personas, entre ellas el número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), "Raúl Reyes", el ecuatoriano Franklin Aysalla y cuatro estudiantes universitarios mexicanos.Ecuador rompió dos días después relaciones diplomáticas con Colombia, por considerar que ese ataque violó su soberanía y rompió los acuerdos de cooperación militar que existía entre los dos países.Ponce insistió, además, en que en ese ataque Colombia usó "alta tecnología" que no disponen sus fuerzas militares y que las bombas usadas, posiblemente, son estadounidenses, que tampoco pueden funcionar en aviones militares que usa ese país.Por ello, Ecuador ha pedido, a través de la Organización de Estados Americanos (OEA), los videos oficiales del bombardeo, para descartar que en esa operación intervinieron fuerzas bélicas de otros países."Hemos insistido" en pedir esa información, pero "no hemos conseguido, nada más, que nos enseñen unos videos que pueden haber sido grabados en cualquier parte y en cualquier terreno", añadió Ponce."Estamos insistiendo, por el instrumento que tenemos este momento que es la OEA, en dos sentidos: el tener los videos de los aviones que participaron en la agresión y las pruebas de las modificaciones hechas a los aviones colombianos, por una parte, y las pruebas de cómo Colombia obtuvo las bombas que eligió en el ataque", reiteró.De otro lado, el ministro insistió en que su país ha hecho grandes esfuerzos para impedir el eventual paso de grupos colombianos armados irregulares.

publicidad

Destacó que en lo que va de 2008, las Fuerzas Armadas de Ecuador han detectado y destruido unas cien bases de esos grupos (el año pasado desactivó 47 de esas bases), pertenecientes a las FARC, a paramilitares o bandas comunes de narcotraficantes.Ecuador, dijo Ponce, sostiene a unos 11 mil efectivos militares en la zona fronteriza, para vigilar las casi 450 millas de divisoria, aunque admitió que esa tarea es difícil, porque mucha de esa distancia se encuentra en zonas selváticas."Es una frontera permeable (...), es fácil cruzar, y es difícil descubrir quién de los que cruza es de la guerrilla o paramilitar" y cuál es un desplazado civil que requiere ayuda humanitaria, apuntó el ministro.Además, dijo que Ecuador no percibe "un debilitamiento de las FARC en la frontera colombiana".Aunque señaló que, "evidentemente, como toda la comunidad internacional lo conoce, las FARC han recibido duros golpes, pero no se evidencia una disminución de la presencia y la penetración de las FARC en la frontera ecuatoriana", insistió.Con relación a las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Ponce sospecha que "hay sectores que se están rearmando" y que miembros de esos grupos armados también están "engrosando las bandas criminales de secuestro y extorsión".El ministro ecuatoriano de Defensa aseguró que su país destina unos $100 millones anuales para mantener su dispositivo militar y policial en la frontera con Colombia y resaltó que su Gobierno invertirá otros $60 millones para mejor la capacidad operativa de esa fuerza.Con ese dinero, Ecuador prevé poner un funcionamiento, en el primer bimestre del próximo año, dos radares para vigilar el cordón fronterizo, así como aviones no tripulados de vigilancia, una flotilla de aviones Supertucanos y mejorar las condiciones de los 13 destacamentos militares que tiene en la zona.Asimismo, señaló que Ecuador "está haciendo un esfuerzo importante para regularizar a la población de la frontera" incluidos los colombianos que habiten en esa zona.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad