publicidad
La visita de Rousseff a EEUU sería la primera en 20 años de un mandatario brasileño a la Casa Blanca.

Dilma Rousseff decidió no viajar a EEUU tras escándalo de espionaje

Dilma Rousseff decidió no viajar a EEUU tras escándalo de espionaje

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, decidió cancelar su viaje oficial a EEUU previsto para el 23 de octubre tras las denuncias de espionaje.

La visita de Rousseff a EEUU sería la primera en 20 años de un mandatari...
La visita de Rousseff a EEUU sería la primera en 20 años de un mandatario brasileño a la Casa Blanca.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, decidió este martes cancelar su viaje oficial a Estados Unidos previsto para el 23 de octubre tras las denuncias de espionaje en el país latinoamericano, según informó la Presidencia de la República a través de un comunicado.

"Los dos presidentes decidieron retrasar la visita de Estado, puesto que los resultados de esta visita no deben estar condicionados a un tema sobre el cual Brasil aún no alcanzó una solución satisfactoria", indica la nota oficial.

De acuerdo con el portal de CNN, un día antes el presidente Barack Obama sostuvo una conversación telefónica de 20 minutos con Rousseff para reiterar la invitación.

¿Qué opinas sobre las labores de espionaje de EEUU?

publicidad

"Ante la falta de una investigación oportuna de los hechos, con las explicaciones y el compromiso de cese de la actividad de interceptación correspondientes, no están dadas las condiciones para realizar la visita en la fecha previamente acordada", subraya la nota de prensa.

Posteriormente la Casa Blanca emitió un comunicado para informar que Obama "comprende y lamenta las preocupaciones que las revelaciones de presuntas actividades de inteligencia de Estados Unidos han generado en Brasil" y que había dejado claro su compromiso con "trabajar junto con la presidenta Rousseff y su gobierno en los canales diplomáticos para superar el problema".

La nota confirma que la suspensión fue decidida por ambos mandatarios, y agrega que Obama "espera dar la bienvenida en Washington a la presidenta Rouseff en una fecha establecida de mutuo acuerdo".

"Continuarán otros mecanismos de cooperación importantes, incluyendo los diálogos presidenciales en materia de cooperación política, económica, energética y de defensa", añade el comunicado.

México también era vigilado

Según indica CNN, Rousseff tomó la decisión de cancelar el viaje después de que el periodista Glenn Greenwald, radicado en Río de Janeiro, reveló el 1 de septiembre que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) espiaba tanto a la mandataria como a otros asesores del gobierno brasileño.

publicidad

Cabe señalar que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y nueve de sus colaboradores también estaban en la lista de políticos vigilados por Washington. Greenwald, columnista de The Guardian, fue el periodista al que el exanalista Edward Snowden entregó documentos filtrados de la NSA.

De acuerdo con los documentos, los recursos energéticos de Brasil destacaban entre los objetivos del espionaje. La directora de la Agencia Nacional de Petróleo, Magda Chambriard, compareció ante el Senado brasileño y garantizó que el banco de datos sobre exploración y producción de petróleo y gas natural es inviolable porque "no está conectado a Internet".

La visita de Rousseff a EEUU sería la primera en 20 años de un mandatario brasileño a la Casa Blanca. El único presidente brasileño convocado para una visita oficial fue Fernando Hernique Cardoso en 1995.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad