publicidad

Destituyen a la primera ministra de Perú por escándalo de espionaje

Destituyen a la primera ministra de Perú por escándalo de espionaje

El Congreso peruano voto a favor de uqe la ministra Ana Jara renuncie a su cargo por un escándalo de espionaje. 

El Congreso peruano obligó a renunciar a la primera ministra Ana Jara por un escándalo de espionaje y generó una crisis política en el gobierno del presidente Ollanta Humala cuando falta poco más de un año para que culmine su mandato.

Cerca de la medianoche del lunes con 72 votos a favor, 42 en contra y dos abstenciones la oposición venció al oficialismo en el Congreso unicameral y censuró a Jara. Según expertos, la derrota mostró la debilidad del gobierno, que desde 2012 ha perdido 13 legisladores que abandonaron al oficialismo por diversas diferencias.

Según la ley peruana, la censura es un antiguo mecanismo constitucional de control político muy poco usado que posee el Parlamento sobre el Ejecutivo. Ahora el presidente Humala tiene plazo hasta el jueves para elegir un nuevo primer ministro, que será el séptimo de su gestión.

"Es un mensaje para el presidente Ollanta Humala", dijo la legisladora de la oposición Marisol Pérez-Tello. "Doy gracias al Señor Jesús por haberme dado la oportunidad de servir a mi país desde el Ejecutivo", sostuvo Jara, una abogada evangélica de 46 años, en su cuenta de Twitter. Jara había asumido el cargo en julio.

La oposición acusó a Jara de permitir que el servicio nacional de inteligencia espíe a la clase política, en su mayoría a la oposición, pero también a miembros del oficialismo alejados del entorno de Humala, como la vicepresidenta Marisol Espinoza.

Antes de la censura a Jara el mandatario había dicho a periodistas que "pretender dejar sin primera ministra al gobierno es para todos un problema porque genera desestabilidad política y parálisis". Humala, con una popularidad de 25% según un sondeo nacional de marzo de la firma Ipsos Perú, no se pronunció públicamente el martes sobre la censura a Jara.

Las denuncias de la oposición sobre presunto espionaje empezaron a comienzos del año y en febrero el gobierno anunció el cierre temporal del servicio de inteligencia por 180 días. En marzo una revista local publicó que el servicio de inteligencia había buscado información en los registros públicos de políticos, empresarios y algunos periodistas.

Las denuncias de espionaje en Perú no son nuevas. Durante el gobierno del presidente Alberto Fujimori (1990-2000) su asesor Vladimiro Montesinos usó el servicio de inteligencia para espiar, extorsionar y difamar a la oposición, proteger el tráfico de drogas y manipular a los medios de comunicación.

Humala inició su mandato en julio de 2011 y culmina su gestión en julio de 2016.


publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad