publicidad

Desgarradores testimonios de los niños sobrevivientes del bus incendiado en Colombia

Desgarradores testimonios de los niños sobrevivientes del bus incendiado en Colombia

Los niños que sobrevivieron al aterrador accidente añadieron más detalles sobre el terrible accidente.

Familiares de los niños muertos en un autobús en Colombia exigen justicia /Univision

Los pequeños que lograron salir con vida del incendio recordaron con horror el momento en el que una manguera del motor se soltó abruptamente y los bañó a todos con gasolina. Momentos después una chispa provocó el terrible suceso que mató al menos a 32 niñitos que iban a bordo del autobús.

Estos nuevos detalles surgen en medio del dolor y la rabia que se vive en el pueblo de Fundación.

Fundación, el pueblo colombiano que se quedó sin niños

Los pequeños sobrevivientes explicaron que el conductor sí llevaba tanques de gasolina adicionales en el pasillo central de vehículo.

"El motor estaba caliente y entonces se soltó la manguera de la gasolina y todo se prendió", relató uno de los pequeños que logró sobrevivir.

Ellos fueron testigos directos del incidente y estos nuevos detalles despertaron la ira de los familiares de las víctimas, quienes piden a la fiscalía que no acepte ningún trato con la defensa tanto del pastor de la iglesia, como con la del chofer del fatídico autobús.

"Yo iba a caer de cabeza pero metí el brazo y me fracturé la muñeca. Pero vi a un compañerito que estaba atorado y lo ayudé a salir. Después él ayudó a salir a otro", contó otro de los niños. 

En el autobús, que fue devorado por las llamas en cuestión de minutos, viajaban en total 52 personas, de las cuales sólo dos eran adultos.

Autobús en Colombia no tenía seguro y circulaba de manera ilegal /Univision

El Instituto de Ciencias Forenses confirmó que los cuerpos de los niños serán entregados el próximo martes, sin embargo, en Bogotá y Barranquilla los científicos de los laboratorios genéticos anunciaron que las pruebas de ADN están por concluir.

Las familias de las víctimas mientras tanto esperan justicia.

El conductor del autobús, Jaime Gutiérrez Ospino, y Manuel Ibarra, pastor de la iglesia evangélica a la que asistían los niños, fueron llevados a una audiencia judicial en Santa Marta y tendrán responder por cargos de homicidio y lesiones personales.

Ambos fueron afectados con medida de detención preventiva por su presunta responsabilidad en el delito de "homicidio simple con dolo eventual en concurso homogéneo", explicó la Fiscalía en un comunicado de prensa.

publicidad

Ninguno de los dos aceptó el mencionado cargo y ambos fueron enviados a una cárcel de Santa Marta, pero según la Fiscalía por razones de seguridad podrían ser trasladados a un penal de otra ciudad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad