publicidad

Desconcierto tras renuncia de

Desconcierto tras renuncia de

Generó emociones encontradas entre los cubanos de Florida, sin que haya grandes expectativas sobre la transición.

A la espera de cambios

ORLANDO - La renuncia al poder del líder cubano Fidel Castro ha desatado una serie de emociones encontradas entre los cubanos de Florida, ya que, por un lado, se alegran pero sin que haya grandes expectativas sobre la transición política.

"La renuncia de Castro es un indicio de que él le está dando su bendición a su hermano Raúl para que éste gobierne a su manera", dijo Luis Martínez Fernández, profesor de historia de la Universidad de Florida Central.

Según Martínez, no se trata de un cambio de régimen, sólo que al anunciar su retiro de modo gradual, como lo ha hecho desde julio de 2006, cuando traspasó temporalmente el mando a su hermano Raúl Castro, octogenario, como él, minimiza el impacto que el cambio de figura podría tener en los cubanos y el mundo una Cuba sin Fidel.

"Al hacerlo de esta manera, tan extraña, en una carta sin grandes elaboraciones ni elucubraciones históricas, publicada en medio de la noche, no sólo muestra que Castro sigue sorprendiendo al mundo y que hace las cosas cuando quiere, sino que además, permite una coyuntura favorable a un cambio que podría empezar por lo económico", agregó.

En el centro de Florida, donde según el Censo 2000 viven más de 30 mil cubanos, la noticia en realidad no ha producido manifestaciones ni a favor ni en contra, y más bien ha sido recibida como algo que se esperaba, aunque sin estar seguros de cuándo.

publicidad

Vicky Llevada, quien llegó a Estados Unidos hace 38 años, y aún recuerda las ráfagas de los disparos que en su ingenuidad infantil confundió con fuegos artificiales sobre la Bahía de Cochinos, allá en su natal Cuba, admite que la dimisión de Castro, aunque tomó por sorpresa, se esperaba.

"Como cubana que soy veo la renuncia como un buen paso, aunque no creo que traerá ningún cambio concreto (en Cuba) ya que se trata de la misma opresión, y no es más que un cambio lateral de gobierno que beneficia a su hermano Raúl", dijo Llevada, quien es la directora regional del Concilio Nacional Cubano, en Orlando.

Lo inesperado del anuncio, a juicio de Martínez, también fortalece la teoría de que la salud del mandatario está cada vez más deteriorada y es una muestra de "arrogancia" con la que Castro gobernó a Cuba durante los últimos 49 años.

"Una vez más el caudillo cubano demostró al mundo que se quedó en el poder hasta cuando quiso, no empujado por fuerzas externas o por presiones internas, ni la muerte misma, que parece tan cercana, sino que morirá sin las botas puestas porque así lo ha decidido", sostuvo.

El cambio de mando también sugiere un primer paso hacia un proceso de apertura económica que empezaría desde adentro, afirma por su lado, Carmen Diana Deere, directora de la escuela de Estudios Latinoamericanos y profesora de alimentos y recursos económicos de la Universidad de Florida.

publicidad

"En términos de la política económica, Raúl Castro parecería mucho más pragmático y abierto a experimentar con otros mercados (...) y podría enfocarse hacia un mejoramiento del sector informal de la economía interna, sostenido mediante la ayuda y facilidad de insumos para las cooperativas agropecuarias y pequeñas empresas colectivas, enfocadas hacia el consumo interno", sostuvo.

Mientras tanto, y el mundo reacciona una vez más a Castro, el líder cubano en su carta indica nostalgia por el poder y al mismo tiempo reconoce su derrota, impuesta por la salud y que ha dado oportunidad para que los cubanos de Florida comiencen a imaginarse, aunque sin grandes expectativas, una Cuba sin Fidel.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad