publicidad
.

Cuomo: Nueva York quiere “estar presente” en el deshielo con Cuba logo-n...

Cuomo: Nueva York quiere “estar presente” en el deshielo con Cuba

Cuomo: Nueva York quiere “estar presente” en el deshielo con Cuba

Al llegar a La Habana, el gobernador de Nueva York destacó los beneficios económicos que traerá la normalización de relaciones para Cuba y EEUU.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, llegó este lunes a Cuba encabezando una importante misión comercial dentro del proceso del restablecimiento de las relaciones entre Washington y La Habana, anunciado el pasado 17 de diciembre. Poco después de su aterrizaje, Cuomo dijo a la prensa acreditada en La Habana que su estado quiere “estar presente” en la isla “desde el inicio de la aventura”.

"Estamos asistiendo al comienzo de la transición en la relación entre los dos países, que va a tener beneficios económicos significativos para las dos partes", señaló en declaraciones a la agencia española Efe a su llegada al aeropuerto de La Habana, donde fue recibido por la directora para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal.

publicidad

Cuomo encabeza una delegación empresarial en la que figuran responsables de grandes compañías estadounidenses como Mastercard, la aerolínea JetBlue o la farmacéutica Pfizer, interesadas en hacer negocios en la isla.

El gobernador destacó que el propósito de su visita es trabajar para “construir una relación entre la comunidad empresarial de Nueva York y la de Cuba”, ya que están “muy emocionados con lo que los presidentes Raúl Castro y Barack Obama iniciaron” el 17 de diciembre, cuando anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, rotas desde 1961.

El primer punto en la intensa agenda de la delegación es un almuerzo de trabajo con el ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y a lo largo del día también se entrevistarán con el "número dos" del Gobierno, el primer vicepresidente Miguel Díaz-Canel, y el cardenal Jaime Ortega, máximo representante de la Iglesia católica en la isla.

Lea también: Obama y Castro dan un vuelco a la historia

La misión comercial llegó a Cuba en un vuelo chárter fletado por la aerolínea JetBlue, que fue una de las primeras en manifestar su interés en operar vuelos directos a la isla desde diversas ciudades estadounidenses desde el reinicio de los vínculos diplomáticos entre los dos países.

publicidad

El consejero delegado de la aerolínea, Robin Hayes, integra la delegación, en la que también destacan el vicepresidente de la compañía de tarjetas de crédito MasterCard, Walt M. Macnee, o la vicepresidenta de la farmacéutica Pfizer, Freda Lewis-Hall.

Además, estarán representadas en Cuba otras compañías como la tecnológica Infor, la farmacéutica Regeneron, el fabricante de yogures Chobani y responsables aeropuerto internacional de Plattsburgh.

La delegación la integran también responsables de instituciones como el Centro de Investigación del Genoma o la Universidad Estatal de Nueva York (NYU); además de varios representantes políticos del estado, como el presidente de la Asamblea, Carl Heastie. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad