publicidad

Cunde la desolación y el desabastecimiento en Chile a tres días del terremoto

Cunde la desolación y el desabastecimiento en Chile a tres días del terremoto

Tres días después del terremoto que azotó Chile, seis regiones temen desabastecimiento de comida y combustibles.

Escasez de todo

El terremoto que devastó el centro-sur de Chile arrasó literalmente la ciudad de Constitución, en la provincia de Maule (500 km al sur de Santiago). Y después del terremoto vinieron tres olas gigantescas, de unos 15 metros cada una, y se tragaron la tierra entre las 3:40 y las 06:30 de la mañana del amanecer del 27 de febrero. "Estamos vivos de milagro", dijo una mujer que el lunes dio a luz en un improvisado hospital. "Y así le puse a mi hija, Milagros, porque nunca olvidaré esa noche".

Sigue  aquí en vivo los sucesos en Chile.

A casi 72 horas de ocurrida la tragedia la escasez de insumos crece y millones de chilenos están desesperados. Los saqueos, la falta de autoridad política, la falta de agua potable, energía eléctrica y agua potable se mezclan con la agonía de miles de sobrevivientes que preguntan adónde están las autoridades municipales, regionales y nacionales.

"Nadie ha venido hasta acá, solo ustedes los periodistas", dijo a un equipo de la televisión chilena una pobladora de la comuna de Chanco, zona del epicentro del terremoto de 8.8 grados, el de mayor intensidad en los últimos 50 años en Chile. "No tenemos nada que comer, no tenemos agua, no tenemos casa, no tenemos nada".

El gobierno de Santiago confirmo que dos barcazas de la Marina zarparon la noche del lunes rumbo a la zona de Maule para asistir a las víctimas. Las naves llevan unas 35 mil toneladas de alimentos y maquinaria pesara para la remoción de escombros.

publicidad

"El problema es que por las noches andan hombres armados robándose todo lo que pueden", dijo un hombre casi al borde del llanto. "No se dan cuenta que todos estamos sufriendo con esta tragedia".

Tierra arrasada

Al igual que en la comuna de Chanco, en dos regiones del centro sur de Chile, Bío-Bío y Maule, los daños son cuantiosos y todavía no han sido cuantificados por el gobierno.

Caletas, balnearios, pueblos, caseríos y ciudades desaparecieron o resultaron con daños severos. Las autoridades indicaron que la reconstrucción podría demorar dos años.

El General Bosco Peche, Jefe de Plaza de la región de Maule, anunció la vigencia de un toque de queda en la zona a partir de las 21:00 y hasta las 06:00 del martes para evitar la continuación de los saqueos.

¿Qué opina de la reacción del gobierno de Michelle Bachelet al terremoto en Chile? Comente aquí.

Problemas en Santiago

Quinientos km al norte, en Santiago, donde el terremoto impactó con menos fuerza que en Maule y Bío-Bío, la situación no es igual, pero sí parecida.

"Las casas se ven enteras, pero están destruidas por dentro", contó a Univision.com Adriana Hernández, en la Comuna de 'uñoa. "Fue un terremoto ciego; no se miran los daños pero son cuantiosos".

A pocas cuadras de ahí, en la Villa Olímpica, frente al Estadio Nacional, los pisos superiores de un complejo de departamentos se desplomaron. "El cuatro y el tercer piso están desplomados sobre el segundo. En cualquier momento se caerán. Nos quedamos sin nada, nada", dijo una pobladora.

publicidad

Pocos alimentos

Hernández también contó que en Santiago hay desabastecimiento. "Esta tarde mi hija Claudia salió de compras y todo esta cerrado. Y lo que no está cerrado está vacío. La gente se asustó y compró todo lo que pudo. También falta combustible en las gasolineras".

En las comunas cercanas el panorama es similar. Miles de personas hacen colas para conseguir agua potable, pan, bencina (gasolina) o un poco de dinero en efectivo. "Como no hay luz en algunos sectores, los cajeros automáticos no están funcionando", dijo Hernández. "Y los que tenemos un poco no podemos comprar lada porque no conseguimos nada".

En los portales sociales, como Twitter y Faceboock, chilenos dentro y fuera del país condenan al gobierno de Michelle Bachelet por la lentitud con que actuó frente a la tragedia.

Razones oficiales

En la víspera, la mandataria se justificó indicando que el país enfrenta el quinto peor terremoto en la historia. "Acabo de hablar con mi hermana en Concepción y me dijo que todo estaba igual que el día del terremoto", escribió un usuario.

"Concepción necesita ayuda urgente para detener las turbas", escribió otro.

Un hombre sentado junto a toneladas de escombros en Pellehue, en la desembocadura del río Maule, un hombre llora la desaparición del único nieto de un año de edad. Otra mujer cuenta que el mar le robó a su bebé de los brazos cuando subía a un árbol para escapar del maremoto.

publicidad

La televisión anuncia que esta noche se repartirán 80 mil raciones de comida en unos 40 puntos definidos por el gobierno, y que el esfuerzo se repetirá hasta que la situación se vaya normalizando.

Chile llora, grita, clama, pero se enjuga las lágrimas, se pone de pie y vuelve a caminar, con la mirada en alto, para reconstruir igual como lo hizo en 1960, 1965, 1971 y 1985, años en que violentos terremotos azotaron el centro-sur del país, sembraron la muerte pero no fueron capaces de arrebatar la esperanza.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad