publicidad
Las liberaciones de disidentes políticos del grupo de los 75 se logróp tras el diálogo entre el gobierno del presidente, Raúl Castro y la Iglesia Católica.

Cuba liberó últimos dos opositores del grupo de los 75

Cuba liberó últimos dos opositores del grupo de los 75

 Cuba liberó últimos dos opositores del grupo de los 75

Las liberaciones de disidentes políticos del grupo de los 75 se logróp t...
Las liberaciones de disidentes políticos del grupo de los 75 se logróp tras el diálogo entre el gobierno del presidente, Raúl Castro y la Iglesia Católica.

Arrestados en el 2003

LA HABANA -  Cuba liberó el miércoles a los últimos dos presos políticos de los 75 opositores arrestados en 2003, lo que puso fin a un proceso de excarcelación a cuentagotas iniciado hace casi nueve meses con un histórico diálogo entre el gobierno y la Iglesia Católica.

Félix Navarro y José Ferrer, condenados a 25 años de prisión, sellaron el pacto de liberación de 52 de los 75 que quedaban presos al momento de iniciar, el 7 de julio de 2010, la mayor excarcelación de disidentes de la última década en Cuba.

La excarcelación terminó cuatro meses y medio después del plazo anunciado por la Iglesia, pues luego de que 40 emigraron a España, el proceso estuvo detenido en 12 que rechazaron el exilio, entre ellos Navarro y Ferrer.

publicidad

Retomarán lucha

"Me metieron a la cárcel por luchar por luchar para (...) que Cuba sea próspera y con libertades. Eso lo vamos a seguir haciendo", dijo a AFP Navarro, maestro de 57 años, desde Perico, Matanzas, 140 km al este de La Habana.

Ferrer, pescador de 40 años y quien al igual que Navarro cumplía condena de 25 años, celebraba su liberación con toda la familia en su casa en Palmarito, en la oriental provincia de Santiago de Cuba, a unos 1,000 km al sureste de La Habana, desde donde anunció que también retomará "la lucha".

Los 75 opositores, una veintena de los cuales había sido liberada en años anteriores por razones de salud, fueron detenidos bajo el gobierno del máximo líder de la revolución, Fidel Castro, en una redada en marzo de 2003, y condenados un mes después en juicios sumarios a penas de entre 6 y 28 años.

Acusados de trabajar para EU

El caso de los 75 opositores, acusados por el gobierno de trabajar para Estados Unidos con el fin de desestabilizar a la revolución, provocó una fuerte crítica de la comunidad internacional y congeló la relación entre Cuba y la Unión Europea, que saludó este miércoles el fin del proceso.

"Saludo la liberación de los dos últimos prisioneros políticos del grupo de 75", dijo la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, mientras que Amnistía Internacional lo calificó de "paso en la buena dirección para los derechos humanos en Cuba".

publicidad

La oposición cubana aplaudió las liberaciones "como un paso positivo", pero instó al Gobierno a continuarlas y a respetar los derechos humanos. "Hay otro medio centenar de presos por razones políticas", dijo el portavoz de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos, Elizardo Sánchez.

"Hablé con ambos por teléfono", indicó Sánchez, quien dirige la no gubernamental Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDDHHyRN).

"Con su salida se pone final al proceso de liberación de los 75 disidentes adoptados como presos de conciencia por Amnistía Internacional", agregó.

La víspera un comunicado de la iglesia católica informó sobre la decisión de excarcelar a ambos en virtud de un acuerdo de julio pasado entre la institución religiosa y el gobierno de la isla.

Celebración de Damas de Blanco

Las Damas de Blanco, esposas de los presos políticos y Premio Sajarov 2005, celebraron la conclusión de este proceso, pero señalaron que seguirán marchando por la Quinta Avenida tras la misa dominical en una iglesia del oeste de La Habana, por la liberación del resto de prisioneros.

"Estamos muy emocionadas. Fue un proceso lento, pero salieron todos. Aunque 40 aceptaron el destierro en España, están fuera de prisión y en un país libre. El Gobierno no estaba listo para que 12 se quedaran buscando la democracia", dijo Bertha Soler, activista de las Damas de Blanco.

publicidad

El diálogo que echó a andar las excarcelaciones fue instalado en mayo de 2010 en un inédito encuentro entre el propio presidente Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega.

Ocurrió en momentos en que Cuba capeaba la lluvia de críticas por la muerte, el 23 de febrero de 2010, del preso Orlando Zapata tras 85 días de huelga de hambre, el ayuno que inició un día después el disidente Guillermo Fariñas para reclamar la libertad de los opositores y el hostigamiento de oficialistas a las Damas de Blanco.

Aunque el pacto, tras el que Fariñas depuso su ayuno de 135 días, contempló la liberación de los 52 opositores, el Gobierno comenzó a excarcelar en octubre a otros presos que aceptaron salir a España, acusados de terrorismo o intentos de salida ilegal.

Con los 40 disidentes, suman 114 los presos enviados a España, según la Iglesia, en lo que es el mayor proceso de excarcelación desde que en 1998, tras la visita del papa Juan Pablo II, el gobierno indultó a unos 300 prisioneros, de ellos un centenar políticos.

Las autoridades también han permitido viajar a España a un grupo de personas presas acusadas de cometer delitos contra la seguridad del Estado y quienes no necesariamente tienen un historial político. Algunos enfrentan acusaciones por actos violentos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad