publicidad
.

Cuba dice que la salud de Alan Gross es normal logo-noticias.6bcb5218ff7...

El abogado y la esposa de Alan Gross.

Cuba dice que la salud de Alan Gross es normal

Cuba dice que la salud de Alan Gross es normal

El estado de salud del contratista estadounidense Alan Gross es "normal", aseguró la cancillería cubana.

El abogado y la esposa de Alan Gross.
El abogado y la esposa de Alan Gross.

Gobierno descarta lesiones cancerígenas

El estado de salud del contratista estadounidense Alan Gross, quien cumple una condena de 15 años de cárcel en Cuba, es "normal" y una biopsia practicada en una lesión en el hombro derecho descartó la presencia de cáncer, aseguró este miércoles la cancillería cubana.

"La biopsia fue negativa de células neoplásicas, observándose que la lesión está constituida por células musculares aisladas y áreas extensas de hematíes, que pueden estar en relación con un hematoma, lo cual le fue informado inmediatamente al Sr. Gross por sus médicos", dijo la cancillería en una declaración escrita entregada a la prensa.

publicidad

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex) informó que Gross recibe "tratamiento adecuado" para sus padecimientos, incluidos aquellos crónicos y "típicos de su edad" que tenía antes de ser arrestado en La Habana.

"Gross mantiene un régimen voluntario de ejercicios físicos sistemáticos y sigue una dieta balanceada de su elección, lo cual le ha permitido eliminar su anterior condición de obesidad", indica la nota.

Apunta que su peso es "normal" y que Gross mantiene comunicación telefónica semanal con su esposa y su familia y recibe visitas consulares mensuales.

Según el comunicado, el pasado lunes el equipo médico que atiende a Gross se reunió en la sede del Minrex con diplomáticos de la Sección de Intereses de EEUU en La Habana (SINA) y personal sanitario de esa oficina para informarle detalles de la salud del contratista estadounidense.

'Información actualizada'

En la reunión, a la que asistió el jefe de a SINA, John Caulfield, los médicos cubanos entregaron "información actualizada" sobre la salud de Gross, incluido el resultado de una biopsia que se le practicó a fines de octubre en una lesión en el hombro, que no resultó cancerígena.

"Esta prueba no pudo ser practicada con anterioridad, pues el señor Gross se negaba a ello", señaló el Minrex, y subrayó que la conclusión del estudio le fue informada "inmediatamente" al contratista.

publicidad

La nota agrega que el lunes la Sección de Intereses de Cuba en Washington también comunicó el resultado de la biopsia al Departamento de Estado y a la esposa del contratista, Judy Gross, quien en los últimos meses ha insistido en denunciar el deterioro de la salud de su marido en la isla.

Alan Gross, que trabajaba para una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), fue encarcelado en Cuba en diciembre de 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía.

En marzo de 2011 fue juzgado en la isla y condenado a quince años de prisión bajo la acusación de realizar actividades subversivas contra el Estado cubano.

Su caso se ha convertido en un nuevo foco de tensión entre el Gobierno de Cuba y el de EE.UU., que insiste en la inocencia del contratista y pide su liberación al presidente Raúl Castro.

Este mes Gross y su mujer presentaron una demanda contra Estados Unidos y la empresa que lo contrató por no haberle advertido de los riesgos de viajar a Cuba o protegido adecuadamente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad