publicidad

Cuba celebra 56 años del asalto al Cuartel Moncada

Cuba celebra 56 años del asalto al Cuartel Moncada

El presidente Raúl Castro encabeza este domingo el acto por el 56 aniversario del asalto al Cuartel Moncada.

Riden homenaje

HOLGUIN, Cuba - El presidente Raúl Castro encabeza este domingo en Holguín, 730 km al este de La Habana, el acto por el 56 aniversario del asalto al Cuartel Moncada -primera acción armada de su hermano Fidel- con himnos, banderas rojinegras y 200 mil asistentes, según los organizadores.

"No vamos a ceder ni un tantito así" ante el embargo de Estados Unidos y el impacto de la crisis económica, dijo un presentador del acto, ante un público donde se resaltaban las camisetas rojas, que madrugó para comenzar la celebración a las 07:00 (11:00 GMT).Con su uniforme verde olivo de general, Raúl Castro, de 78 años, rindió homenaje al héroe local, Calixto García, héroe de dos guerras de independencia contra la corona española en el siglo XIX, al depositar una ofrenda floral a los acordes de himnos.

Este es el tercer 26 de julio sin que esté presente Fidel Castro, que en igual fecha de 2006 y en la misma provincia, sufrió un fuerte sangrado y una crisis de salud, que lo alejó de su cargo. Fidel Castro, próximo a los 83 años, encabezó hace 56 el asalto al cuartel Moncada, inicio de la revolución.

La celebración se realiza en momentos de fuerte impacto sobre la isla de la crisis económica internacional y los daños, aún visibles, de tres huracanes en 2008.

Se espera que el discurso de Raúl Castro sea un llamado a la resistencia, el ahorro, el trabajo y la eficiencia.

publicidad

Discurso de Raúl

La economía de Cuba ha sido azotada por la crisis crediticia mundial, las relaciones con Estados Unidos no han mejorado mucho en el gobierno del presidente Barack Obama y las reformas económicas que debían mejorar las condiciones de vida en la isla han sido lentas.

El presidente Raúl Castro tiene al parecer pocas noticias positivas que presentar en su discurso del domingo para celebrar el Día de la Rebeldía, el principal festejo nacional del país comunista. De hecho, es posible que solicite más sacrificio a los cubanos ante incluso tiempos económicos más difíciles por venir.

"El trabaja para mejorar las cosas, pero con todo lo que ha ocurrido en la economía del mundo, el efecto ha sido mínimo", dijo Silvia Hernández, una retirada analista comercial de una firma estatal en Holguín, la cuarta ciudad más grande de Cuba donde Castro encabeza la celebración.

Castro ya ha implorado a los cubanos más tiempo mientras instrumenta "cambios estructurales" en la economía precaria que en más del 90% está controlada por el estado. También ha dicho que estaría dispuesto a reunirse con las autoridades estadounidenses para abordar cualquier tema, incluyendo los políticos prisioneros en el país y el expediente nacional en derechos humanos.

Acercamientos con EU

Delegaciones de Cuba y Estados Unidos examinaron la inmigración este mes por primera vez desde el 2003. El gobierno de Obama levantó restricciones a los cubano-estadounidenses que deseen viajar o enviar dinero a la isla. Pero Washington ha respondido que quiere ver algo de reformas políticas o económicos antes de seguir adelante.

publicidad

"La otra parte no quiere hacer nada", señaló la ama de casa Elena Fuentes, de 73 años. "Así hemos estado 50 años. Es demasiado. Ellos hablan de 'cambio', pero el cambio que queremos es para que las cosas mejoren con Estados Unidos".

Hay quienes consideran que la mejoría de relaciones no corresponde a Estados Unidos.

"Hacia dónde se dirija nuestro país, nos toca a nosotros", estimó Hernández.

Día de la Rebeldía

El Día de la Rebeldía conmemora el 26 de julio de 1953, la fecha que los cubanos consideran como el inicio de la revolución, cuando Fidel y Raúl Castro encabezaron un ataque rebelde contra los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en la provincia oriental de Santiago de Cuba.

El asalto fue un desastre. Muchos insurgentes fueron muertos y otros, como los hermanos Fidel y Raúl, cayeron detenidos. Pero los guerrilleros siguieron adelante hasta que derrocaron al dictador Fulgencio Batista el Año Nuevo de 1959.

En el pasado, Fidel Castro llegó a hablar durante horas en la efeméride. Pero su hermano, un general de cuatro estrellas del ejército que sustituyó en el poder al convaleciente Fidel en febrero del 2008, tiene un estilo más eficiente de tipo militar. Y Raúl Castro redujo la magnitud de la celebración del 50mo aniversario de la revolución en enero, después de que tres huracanes causaron daños por más de 10.000 millones de dólares en la isla al tiempo que llegaban duros momentos económicos.

publicidad

Más recientemente, el gobierno ordenó apagar luces y el aire acondicionado en bancos, tiendas y otras instituciones gubernamentales, además de que antes cerró comercios y fábricas estatales para ahorrar petróleo, aunque Venezuela envía a Cuba unos 100.000 barriles de crudo al día a precios favorables.

La reforma agraria ha aumentado la producción de vegetales, pero los problemas con el dinero gubernamental han demorado las importaciones de otros alimentos, lo cual ha causado escasez de abarrotes básicos como el aceite de cocina.

Otras reformas han sido instrumentadas sólo de forma esporádica. Castro ha incumplido sus promesas desde que recibió el poder de su hermano, dijo Oscar Espinosa Chepe, un economista con capacitación estatal que decidió volverse un disidente anticomunista y fue encarcelado en el 2003.

Los tiempos han cambiado

"Sabe que los tiempos han cambiado pero ... no ha enfrentado la muy fuerte inercia en el gobierno", añadió Espinosa Chepe, que desde entonces ha estado en libertad provisional por motivos de salud.

La atención médica gratuita y los subsidios en alimentos y vivienda en Cuba no aligeran las penurias en el país donde casi todos trabajan para el estado, y el salario promedio es menos de 20 dólares al mes.

"Soy más bien pesimista, se van a anunciar algunas medidas contra la crisis, algunos ajustes internos nada alentadores" expresó a la AP, Reina Delgado, una jubilada de 70 años.

publicidad

Las bicicletas y las carretas jaladas por equinos son medios más comunes de transportes que los automotores en Holguín, una ciudad famosa por sus jardines esmerados. La carretera que comunica con La Habana, 760 kilómetros (480 millas) al noroeste, está abarrotada de carteles recién pintados en los que Raúl Castro exalta el trabajo arduo y el socialismo.

Una teniente coronel del ejército, sentada en la calurosa sala de su casa, dijo que necesitaba un permiso especial para hablar con un periodista estadounidense.

"Puedo decir lo que quiera, pero no a extranjeros", manifestó al ceder a Hernández, su vecino, la oportunidad de contestar preguntas sobre la situación de Cuba en este Día de la Rebeldía.

"Raúl no siempre tiene noticias positivas", respondió Hernández. "Pero la gente lo apoya".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad