publicidad
.

Cuba abrió puertas reelección logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

Cuba abrió puertas reelección

Cuba abrió puertas reelección

Su futuro político se desvelará en marzo, cuando se constituya el gabinete que optará entre el cambio o el continuismo en la isla.

¿Apertura o continuismo?

LA HABANA - Tras un año más de inmovilismo, el régimen cubano dio el primer paso para la reelección presidencial de Fidel Castro, cuyo futuro político se desvelará en marzo, cuando se constituya el gabinete que deberá optar entre el cambio o el continuismo para asegurar la supervivencia de la revolución.

Prácticamente nada ha cambiado en Cuba desde el 31 de julio de 2006, cuando Castro se vio obligado a delegar el poder en su hermano menor, el general Raúl Castro, por la grave enfermedad intestinal que le mantiene apartado de la vida pública.

La nominación de Fidel Castro como candidato a diputado abrió el camino a su reelección presidencial a primeros de diciembre, cuando parecía consolidado el liderazgo del presidente provisional, el general Castro, más pragmático que su hermano pero con menos carisma político.

Aunque su nominación no asegura que vuelva a ocupar la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros, la exclusión de Castro habría supuesto el final de su vida política activa tras casi medio siglo en el poder.

Altos dirigentes del país se han apresurado a asegurar que el jefe de la revolución sería el mejor candidato a la Presidencia, mientras la disidencia interna interpreta su nominación como una nueva señal de inmovilidad del régimen.

Habrá que esperar a marzo, cuando el Parlamento designe a los miembros del Consejo de Estado, para despejar la incógnita sobre el papel político reservado al comandante, de 81 años.

publicidad

Entretanto, Fidel Castro, que fue visto en público por última vez el 26 de julio de 2006, sigue presente en la vida de los cubanos con artículos de opinión en los que se ocupa de temas internacionales y muy rara vez se refiere a su salud o a los problemas internos del país.

Durante el último año, apenas ha mencionado a su hermano Raúl en sus escritos y ha evitado valorar su gestión, aunque no ha ahorrado críticas para los defensores de reformas aperturistas.

Etapa de cambios revolucionarios

Mientras, Raúl Castro ha optado por escasas apariciones públicas y mensajes claros, como el que lanzó el pasado julio, cuando, lejos de triunfalismos, enumeró los principales problemas del país, anunció ajustes estructurales -todavía pendientes-, y llamó a un debate nacional para repensar el socialismo e identificar las demandas de la población.

Las organizaciones de masas se pusieron manos a la obra y promovieron debates en toda la isla en los que, según fuentes oficiales, participaron 5 millones de personas cuyas propuestas no se han hecho públicas.

Más allá de planteamientos políticos, en estas reuniones los cubanos han hablado de problemas prácticos, como la necesidad de incrementar los salarios, mejorar el transporte, la educación y la sanidad, dos antiguos pilares de la revolución que acusan ahora la falta de recursos y de personal.

publicidad

Paralelamente, crecen las voces críticas contra medidas hasta ahora consideradas temas tabúes, como la prohibición a los cubanos de hospedarse en hoteles para extranjeros, las restricciones de viajes al exterior o las limitaciones a la propiedad.

En una reciente entrevista con un portal cultural cubano, Eliades Acosta, jefe del departamento de Cultura del Comité Central del Partido Comunista, admitía que Cuba vive "un momento de transformaciones revolucionarias" y reconocía la "necesidad de cambios".

La sociedad ideal planteada por Acosta, uno de los pocos dirigentes que se ha referido públicamente a posibles cambios, debería reconocer la crítica, desterrar la censura, satisfacer las necesidades materiales de la población y evitar que los cubanos se sientan "ciudadanos de menor categoría" en su propio país.

El silencio oficial sobre las reformas que estaría estudiando el gabinete provisional de Raúl Castro ha contribuido a alimentar todo tipo de conjeturas en ámbitos políticos, empresariales y diplomáticos sobre posibles ajustes para encauzar la debilitada economía cubana y no defraudar de nuevo las expectativas de la población.

La atención está ahora puesta en la próxima reunión del Parlamento, a finales de diciembre, aunque no son pocos los escépticos que opinan que no se aprobarán reformas que supongan cambios estructurales.

publicidad

El camino es complicado, reconocía el dirigente juvenil Carlos Lage Dávila, hijo del vicepresidente Carlos Lage, durante un debate sobre la transición: "Hacia dónde vamos, es algo que todavía no sabemos. Le llamamos socialismo, aunque el socialismo, como lo plantearon los marxistas clásicos no ha existido nunca".

La clave parece estar en la capacidad de los sectores reformistas para vencer las resistencia al cambio de los conservadores e iniciar un camino de reformas que satisfagan las demandas de la población sin saltarse los límites del modelo socialista.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
publicidad