publicidad

Cristina Fernández optimista

Cristina Fernández optimista

Cristina Fernández de Kirchner, no oculta su admiración por la mítica figura de Evita Perón ni tampoco por Hillary Clinton.

Discursos de campaña

BUENO AIRES - La primera dama argentina, Cristina Fernández de Kirchner, favorita en los sondeos para los comicios presidenciales del 28 de octubre, no oculta su admiración por la mítica figura de Evita Perón ni tampoco por la de la carismática Hillary Clinton, sus modelos del nuevo "poder femenino".

La candidata del peronista Frente para la Victoria (FTV) ha definido a la segunda esposa del tres veces presidente y general Juan Perón como un "hada", una mujer "incomparable, única e irrepetible", con su característica "mano crispada frente a los micrófonos", el mismo gesto que ella ha imitado durante sus discursos de campaña.

Pero Fernández, de 54 años, no sólo ha heredado de la "abanderada de los humildes" su férrea vocación de poder y sus dotes como oradora: también como Evita es coqueta y detallista en su aspecto físico, una faceta muchas veces criticada por sus detractores y que la primera dama defiende.

"Me critican porque me arreglo demasiado. Pero a los que me critican por mi maquillaje y mi cabello, en realidad les molestan los intereses que hemos tocado (con el presidente, Néstor Kirchner)", dijo la senadora en un reciente acto de campaña.

Hija de una matrimonio de clase media de La Plata (60 kilómetros al sur de Buenos Aires), Fernández conoció a su actual esposo en 1974, cuando ambos estudiaban abogacía en la universidad pública de esa ciudad.

publicidad

Su carrera política

Militantes del Partido Justicialista (PJ, peronista) desde la juventud, Néstor y Cristina se casaron en 1975 y un años después, huyendo de la represión desatada por la dictadura militar (1976-1983), se mudaron a Río Gallegos (ciudad natal de Kirchner, 2.500 kilómetros al sur de Buenos Aires), donde fundaron un estudio jurídico e iniciaron un negocio inmobiliario.

Allí, Cristina desarrolló su carrera política a la par de su esposo, elegido en 1987 alcalde de Río Gallegos y en 1995 gobernador de la provincia de Santa Cruz.

Fernández fue elegida en 1989 diputada provincial en Santa Cruz, cargo que dejó en 1995 para asumir como senadora nacional por la provincia sureña.

Dos años más tarde se convierte en diputada nacional y en 2001 regresa a su banca como senadora, puesto que ocupa hasta la actualidad y en el que ha tenido una destacada actuación.

Poder legislativo

Su trayectoria legislativa, su carácter de primera dama con vocación de poder y un perfil político progresista le han valido a Fernández una comparación con la también candidata presidencial Hillary Clinton, esposa del ex gobernante estadounidense Bill Clinton (1993-2001).

En septiembre pasado, el semanario estadounidense "Time" presentó a Fernández como la "Hillary latina". La esposa de Kirchner, que no habla con la prensa argentina, no hizo comentarios en público sobre esta comparación, pero en su entorno admitieron que la senadora se regodeó secretamente por el parangón.

publicidad

Cristina ya se siente la primera presidenta de Argentina elegida por el voto popular desde hace meses.

Su promoción

De hecho, actúa como tal en los actos públicos al estilo de "tanto monta, monta tanto" Fernández como Kirchner, como así también en los numerosos viajes al exterior que ha hecho en los últimos meses para promocionar su candidatura.

Incluso, a principios de este mes, en un acto proselitista a las afueras de Buenos Aires, hasta se animó a probarse una banda presidencial que le acercó un seguidor.

Madre de Máximo, de 30 años, y Florencia, de 17, Cristina se caracteriza por un carácter fuerte al que el ex presidente radical Raúl Alfonsín (1983-1989) ha tachado de "irascible".

"Ahora trata de ser más suave, pero pienso que va a ser una mujer de armas llevar", dijo el ex mandatario, viejo conocido de los Kirchner, pero con los que ahora está enemistado.

Su acérrima rival dentro del PJ, la senadora Hilda González, esposa del ex presidente Eduardo Duhalde (2002-2003), fue más allá al vaticinar que, una vez que sea presidenta, "por su carácter" Cristina "va a mandar de vuelta de Río Gallegos" a Kirchner.

Pero nadie fue tan lejos como la revista "Noticias", habitual denunciante de presuntos casos de corrupción en la actual gestión, que en julio pasado publicó una reportaje sobre el trastorno psiquiátrico bipolar que supuestamente sufre la primera dama.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad