publicidad
.

Cristina cien días de gobierno logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bf...

Cristina cien días de gobierno

Cristina cien días de gobierno

La presidenta argentina, Cristina Fernández, ha optado por el continuismo durante sus primeros 100 días de gobierno.

Popularidad

BUENOS AIRES - Con el control absoluto del Congreso y el apoyo del peronismo, liderado por su marido y antecesor en el cargo, Néstor Kirchner, la presidenta argentina, Cristina Fernández, ha optado por el continuismo sin sobresaltos y ha huido de los grandes golpes de efecto durante sus primeros tres meses de gestión.Utilizando una política centrada en mantener los logros económicos heredados de Kirchner y potenciar el papel de Argentina como uno de los países líderes en la región, Cristina Fernández ha logrado mantener altos índices de popularidad y limitar el desgaste propio del cargo durante sus primeros cien días de gobierno, que se cumplirán el próximo miércoles.

publicidad

El golpe más duro se produjo apenas unas semanas después de tomar posesión del cargo, el pasado diciembre, cuando un fiscal estadounidense sostuvo que $800 mil no declarados que habían sido decomisados en agosto a un empresario venezolano en Buenos Aires estaban destinados a financiar su campaña electoral.

La presidenta no admitió la financiación irregular de su campaña y atribuyó las denuncias enmarcadas en el llamado "caso del maletín" a una maniobra de desestabilización y acoso.El escándalo, que provocó no pocas tensiones con Washington, quedó oficialmente cerrado en febrero, cuando la presidenta recibió en la Casa Rosada al embajador de Estados Unidos en Argentina.

Cristina no se refirió a la polémica en el informe que presentó ante el Congreso hace un par de semanas, en el que saltó de puntillas sobre las amenazas que enfrenta su gobierno, como una inflación galopante que fuentes oficiales cifraron en un 8.5 por ciento en 2007 y que estimaciones extraoficiales situaron por encima del 26 por ciento, y una crisis energética en ciernes.

Sobrevive a ecándalos

Tampoco en política exterior su estreno ha sido un camino de rosas. La reciente crisis desatada entre Colombia, Ecuador y Venezuela -uno de los principales aliados económicos de Argentina en la región-, puso en un brete a Cristina Fernández, que afianzó su protagonismo regional alineándose desde el primer momento con Brasil en la defensa de la paz.

publicidad

Pero ni el escándalo del maletín, ni la inflación, ni las escasas decisiones de calado tomadas durante sus primeros meses de gestión han logrado reducir significativamente su popularidad.

El 54 por ciento de los argentinos, según las últimas encuestas, mantiene una imagen positiva de la presidenta, apenas dos puntos menos que cuando estrenó su cargo, aunque sólo un 11 por ciento dice tener una imagen "muy buena" de Cristina y el 35 por ciento se inclina por el "mal" y el "regular" para calificar su gestión.

Continuismo

Los sondeos confirman que Fernández tiene sus mayores apoyos entre los argentinos de 30 a 49 años con un nivel de instrucción primaria: de ahí, probablemente, el lenguaje populista, muy propio del peronismo, que utiliza en sus intervenciones públicas, a las que la prensa extranjera no suele estar invitada.

Según La Nación, "las encuestas dicen que la firmeza, la fuerte personalidad, la imagen de autoridad y la preparación para el cargo son los atributos más elogiados de la Presidenta".

Las encuestas fueron realizados por las consultoras Poliarquía, Ricardo Rouvier & Asociados y Analogías, sobre la base de más de mil entrevistas y con un margen de error del 2 puntos porcentuales.

El diario advierte que, "no todas son rosas en el camino da la ex primera dama (su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner, le transfirió el gobierno en diciembre). Sus dos mayores enemigos a la vista se llaman 'inseguridad' e 'inflación'".

publicidad

Para los "kirchneristas", la continuidad que ha marcado la gestión de Cristina ha traído una "estabilidad" institucional y social que era muy necesaria para Argentina tras la crisis de 2001-2002.

A marcar su estilo

En los próximos meses, apunta un analista próximo al círculo de gobierno, Cristina Fernández marcará su propio estilo y tendrá que asumir los principales retos de su gobierno, como el control de la inflación y la inseguridad.

Para la oposición, no hay ventajas en el continuismo de la política de Kirchner.

"Parece que no hubo cambio de gobierno", asegura un dirigente de la opositora Coalición Cívica. "No hay sensación de liderazgo presidencial, no hay percepción de la conducción del poder en la Presidencia".

Las grandes decisiones de la política argentina "no se toman en la Casa Rosada (Casa de Gobierno), sino en el despacho de Puerto Madero", la exclusiva zona de Buenos Aires donde el ex presidente Kirchner (2003-2007) despacha sus asuntos y reorganiza el gobernante Partido Justicialista (peronista) a unos cientos de metros de la sede presidencial.

El tiempo dirá si Cristina Fernández, tal como aseguran sus colaboradores, es capaz de crear un estilo propio y desmarcarse de la imagen de Kirchner, quien -según analistas locales- no se encuentra demasiado cómodo en su traje de presidente consorte.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad